keyboard_arrow_uptop
The BP Merch Store is now open! BP360 is back, plus tons of apparel options!
Image credit: USA Today Sports

Traducido por Carlos José Lugo

Una de las ideas centrales de Platón dentro de sus obras es la teoría de las Formas. La idea detrás de las Formas es que toda y cualquier cosa que existe lo hace porque hay una Forma (una idea) que la contiene en toda su esencia. Esto incluye todo lo que sabemos – y lo que no sabemos o todavía no conocemos – acerca de un concepto.

Es una idea interesante porque va de la mano con los diálogos de Platón – donde Sócrates trata de encontrar una definición que abarque cada instancia de un concepto – pero que aún puede ser aplicada a eventos cotidianos, como el béisbol.

Por ejemplo, retrocedamos en el tiempo a Moneyball (la película, en este caso). Específicamente, quiero enfocarme en la escena en donde Billy Beane (personificado por Brad Pitt) está sentado con los scouts tratando de encontrar tres jugadores para reemplazar a Jason Giambi. Ahora, aguarden un minuto. ¿Cómo puede Giambi – o cualquier otro jugador, en todo caso – ser reemplazado por un grupo de jugadores, y ni hablar que por un solo jugador? Bueno, hay dos razones.

La primera es básicamente la razón por la cual usted viene a un sitio como el nuestro. Es la razón por la que estamos constantemente comparando estadísticas, generando comparaciones entre jugadores, y actualizando nuestros modelos. Nosotros queremos saber cómo los jugadores de hoy día se comparan con la historia; y hasta cierto punto, con los datos suficientes, sabemos qué tan buenos son los jugadores en ciertos aspectos en el béisbol – por ejemplo, bateando, fildeando, lanzando, etc.

La segunda razón es que, puesto que ya sabemos lo que ha pasado, nosotros también podemos – en cierta medida – conocer lo que se encuentra dentro del ámbito de posibilidades en el deporte. Lo que un jugador puede hacer, desde ser capaz de batear .400 hasta lanzar siete partidos sin hits en su carrera – nosotros lo conocemos y lo podemos prever porque ya ha ocurrido y puede que posiblemente ocurra otra vez, independientemente de cuán difícil pueda ser el replicar esas hazañas hoy día.

Pero porque las mismas pueden ser replicadas, un jugador (o un grupo de jugadores) pueden lograr una hazaña particular. Esto puede ser teóricamente posible por la teoría de las Formas de Platón.

Tomemos, por ejemplo, las diez cifras más altas en OPS en una temporada.

Jugador Temporada OPS
Barry Bonds 2004 1.422
Barry Bonds 2002 1.381
Barry Bonds 2001 1.379
Babe Ruth 1920 1.379
Babe Ruth 1921 1.359
Babe Ruth 1923 1.309
Ted Williams 1941 1.287
Barry Bonds 2003 1.278
Mookie Betts 2018* 1.274
Babe Ruth 1927 1.258

*La temporada aún no termina pero ¿por qué no?

Si nosotros hubiésemos mirado esta tabla antes del 2001, Barry Bonds no aparecería entre los primeros 10. De hecho, Babe Ruth y Ted Williams ocuparían los primeros ocho lugares y el jugador más contemporáneo habría sido Mark McGwire en la temporada de 1998, ocupando el duodécimo lugar.

Nada más observando estos, al llegar el 2001, habría sido una locura pensar que veríamos jamás alguna vez una temporada tan prolífica en OPS (mucho menos varias). Pero, porque en algún punto en la historia hubo bateadores prolíficos, entonces podría haber de nuevo bateadores prolíficos. Es por eso que, después del año 2000, nosotros vimos a Bonds. Es por eso que Mookie Betts es incluido, en este momento en el octavo puesto. Porque alguien lo ha hecho, es entonces posible que tarde o temprano veremos a un tipo colocar un OPS de 1.422 ¡y quizás hasta superarlo!

Volvamos a la escena de Moneyball.

Beane necesita tres jugadores para reemplazar la productividad de Giambi. Estadísticamente, y filosóficamente, es posible que una combinación de jugadores –mínimo uno- sea capaz de reemplazar a otro jugador. ¿Desea un equipo infundir el poder de Mike Trout (porcentaje de slugging de por vida de 568) en la alineación? Ese equipo pudiera tener cualquiera de estas opciones de bateadores derechos que han sido igual o mejores que Trout:

Jugador PA SLG
J.D. Martinez 1126 .608
Aaron Judge 909 .586
Nolan Arenado 1490 .581
Rhys Hoskins 338 .578

Claro, estamos considerando únicamente el valor en slugging de Trout, y desestimando cualquier otro valor que él pueda proveer, pero en este experimento conceptual nosotros podemos insertar cualquiera de estos jugadores en el lugar de Trout y obtener aproximadamente la misma producción.

O piensen acerca de la actual situación de los Dodgers sin Corey Seager. Muchos claman porque los Dodgers hagan un intercambio por Manny Machado, pero ¿es Machado la mejor opción? Él está disponible, y los Dodgers podrían obtenerlo. Pero tengan en cuenta que los Dodgers pueden mover a Chris Taylor o Enrique Hernández al shortstop, y podrían en cambio tratar de llenar la vacante de Corey Seager en el jardín izquierdo, jardín central o segunda base.

Si ese es el caso, ellos pudieran intentar obtener, digamos a, David Dahl, Ozzie Albies, Trey Mancini o incluso atenerse a usar a Andrew Toles. Ninguno de estos agrega la emoción que Machado agregaría. Quizás, a excepción de Toles –y posiblemente Mancini- ninguno de ellos está disponible. Pero, asumiendo que lo estuvieran, podría ser quizás menos costoso adquirirlos para reemplazar a Seager que lo que resultaría adquirir a Machado.

Jugador Posición PA AVG OPS TAv FRAA
Manny Machado SS/3B 3499 .282 .815 .279 55.6
David Dahl LF 273 .310 .853 .287 -1.9
Ozzie Albies 2B 381 .283 .853 .291 -3.0
Trey Mancini LF 725 .289 .825 .277 -1.3
Andrew Toles OF 217 .294 .824 .289 2.9

Sí, Machado tiene más experiencia que cualquiera de los otros candidatos –y muchísimo más tiempo de juego. Pero de nuevo, en el vacío, en esta pieza conceptual, cualquiera de las otras opciones probablemente produzca el mismo valor para los Dodgers.

El béisbol es diversión. Es divertido tener los argumentos que comparan Jugador X a Jugador Y, y tratan de medir quien fue/es mejor. Pero la belleza descansa además en descubrir que todo es reproducible -aunque la dificultad dependerá de qué estamos tratando de reproducir.

Es posible que jamás volvamos a ver un jugador batear más de 700 jonrones otra vez. Pero como eso ya ha pasado, es emocionante pensar que podría ocurrir de nuevo – y es completamente plausible. Sí, su jugador favorito acaba de retirarse y usted teme que su equipo nunca será capaz de reemplazarlo. Bueno, ellos podrían, pero no en la posición o en la capacidad que usted pensó a primera vista.

Hay una última cosa que es clave para el entendimiento de las Formas: la distinción entre conocimiento y opinión. Podemos conocer el valor que un jugador aporta a su equipo (al menos estadísticamente). Pero cómo valoramos los jugadores –sea por el slugging, pitcheo, embasarse, o ser el disc jockey del clubhouse – es una cuestión de opinión que nos permite reemplazar y reproducir valor.

Thank you for reading

This is a free article. If you enjoyed it, consider subscribing to Baseball Prospectus. Subscriptions support ongoing public baseball research and analysis in an increasingly proprietary environment.

Subscribe now
You need to be logged in to comment. Login or Subscribe