keyboard_arrow_uptop

Traducido por Carlos José Lugo

La Situación: A pesar de que los Rangers tienen a Jurickson Profar en la banca como jugador de utilidad y mutua de seguros en caso de una lesión, los Rangers están ahora necesitando de otro infielder luego de perder a Rougned Odor por un jalón en el tendón de la corva y a Elvis Andrus por fractura en un codo. Dado el desprecio que sienten los Rangers por el guante de Willie Calhoun en…cualquier lugar, Ronald Guzmán recibe la llamada para su primera oportunidad en las Mayores con Joey Gallo moviéndose a los jardines de vez en cuando.

Los Antecedentes: Guzmán fue firmado en la República Dominicana con un bono de $3.45 millones de dólares como parte de uno de los más grandes botines de firmas 2-J (2 de julio) en la historia de MLB junto con Nomar Mazara, Yohander Méndez y Jairo Beras. Guzmán se ha cocido a fuego relativamente lento en las ligas menores ya que el poder que muchos scouts pensaron iba a desarrollar se ha rezagado detrás de su habilidad para conectar la pelota en el barril del bat. El gran salto vino en 2016 cuando Guzmán obtuvo línea de .288/.348/.477 con una marca personal en su carrera con 16 cuadrangulares y mejorando su proporción de BB/K en su temporada con 21 años de edad. Esa mejoría en su enfoque en el plato continuó en el 2017 cuando él recibió 47 bases por bolas y se ponchó 85 veces en 527 apariciones al plato en el equipo Round Rock de Triple-A, pero sus números de poder siguieron siendo pedestres para un prospecto de la primera base.

Reporte de Scouts: Guzmán mide 6 pies 5 pulgadas (1.95m) y pesa 245 libras (111kg). Es un buen atleta a pesar de su tamaño y tiene un buen entendimiento de cómo mover su gran cuerpo. Aunque carece de la explosividad y las reacciones rápidas para tener una velocidad de bat superior al promedio, su excelente coordinación y manejo del bat le permite hacer contacto sólido de forma consistente. El swing de Guzmán es fácil; ajusta el plano de sus hombros a la localización del lanzamiento, y no aprieta su brazo en lanzamientos adentro, lo que le permite cubrir la mayor parte del plato. Su velocidad de bat y tamaño le provocan algunos problemas con altas velocidades en la zona alta y adentro, pero es un problema mas de creación de poder ya que  sigue siendo capaz de llevar el bat a la pelota en ese lugar. Guzmán ha tenido problemas reconociendo lanzamientos lentos en el pasado, pero ha mejorado en ese aspecto a medida que también ha mejorado su enfoque general al plato. De acuerdo a Scott Lucas, los resultados en este inicio del 2018 sugieren que esta es una tendencia que se mantiene:

Su relativa carencia de poder tiene mas que ver con el plano de su swing y su enfoque que con falta de fuerza cruda. Además de que su swing genera la mayoría de su contacto fuerte en formas de líneas o violentos roletazos, Guzmán emplea un enfoque de usar todo el terreno y rara vez busca provocar daño halando una pelota en el aire. Si va a avanzar más allá de su proyección actual, lograr un ajuste sin sacrificar mucho contacto será la clave. Guzmán tiene pobre velocidad en los pies y un brazo marginal que lo limita completamente a la primera base. Deberá ser un defensor promedio o ligeramente mejor que eso ahí, puesto que es un blanco enorme que puede estirarse buscando tiros abiertos y hacer jugadas con su considerable radio de acción. En general, proyecta ser un primera base promedio en la liga, con la promesa de más si es capaz de hacer un ajuste para incorporar a su juego más de su considerable poder nato.

video cortesia de Scott Lucas

Futuro Inmediato en Grandes Ligas: Guzmán probablemente se mantendrá con el equipo hasta el regreso de Rougned Odor en tres a cuatro semanas y, a menos que ocurra una lesión o una adquisición importante, debe ver un tiempo de juego significativo hasta entonces. Probablemente no encenderá el mundo en llamas, pero puede proveer un bat promedio en un momento en que los Rangers necesitan desesperadamente de uno. –Kevin Carter

Impacto en Fantasy: Algunas veces lo bueno es echado a un lado en busca de lo grandioso. Guzmán es bueno. ¿Puede ser grandioso? Pues, es posible, pero definitivamente no está en esa trayectoria. Está bien, puede que esa sea una nota pesimista para empezar porque Guzmán ha logrado claros avances con su enfoque en el plato abarcando partes de las últimas tres temporadas en Triple-A. Al momento de su primera promoción, se ponchó casi una cuarta parte del tiempo, más que en cualquier otro nivel anterior en su carrera profesional. Recortó ocho puntos porcentuales de esa proporción la temporada pasada, mientras afinaba su ojo al plato y recibía bases por bolas casi en el nueve por ciento de sus apariciones al plato. No es grandioso pero, vaya, bueno.

Con toda probabilidad, Guzmán será un gran éxito o un total fracaso con el bat. Un bateador de por vida de .275/.334/.414, el jugador de 23 años ha enseñado capacidad para mejorar en cada nivel con la experiencia, una habilidad que sin dudas él va a necesitar luego de su llamado al roster de grandes ligas. Acerca de su poder (ustedes nunca creerán esto), es bueno, pero no grandioso. El slugger despachó 12 cuadrangulares la temporada pasada luego de conectar 16 en el 2016. Aunque esa no es una exhibición de poder que amerita babear, se encamina a un buen estadio para el poder y se debe beneficiar de la pelotas adulteradas, este, mejor nutrición en el nivel de grandes ligas. Por favor, no confundan esta tibia y poco entusiasta recomendación con odio, Guzmán puede ser bastante bueno en el próximo nivel, ya que ha mostrado mejoría en cada parada y ha refinado su enfoque en el plato, especialmente para un prospecto corpulento de  primera base. En ligas profundas y de selección única, Guzmán definitivamente vale la pena, pero su vibra de Josh Bell para pobres (antes de que este se transformara un tanto fabuloso este año) probablemente no hagan de él un absoluto “hay que tenerlo” en formatos más superficiales. – Mark Barry

You need to be logged in to comment. Login or Subscribe