keyboard_arrow_uptop
Image credit: USA Today Sports

Traducido por Carlos Saiz Domínquez 

El cambio de escenario le ha dado a Alex Jackson una razón para sonreír estos días, y lo está haciendo mucho.

Las expectativas eran altas para el nativo de California después de ser elegido con la sexta selección del draft de una escuela secundaria de San Diego como uno de los bateadores con más potencia de la clase de 2014. Las cosas se agriaron rápidamente cuando los Seattle Mariners inmediatamente movieron a Jackson desde detrás del plato, la única posición que él conoce, a la esquina de los jardines.

Números pobres combinados con una defensa por debajo del promedio significaron que una carrera alguna vez prometedora estaba a punto de tocar fondo antes de que comenzara.

“Fue difícil”, dijo Jackson. “En ese momento, yo tenía 18 años y llegué al nivel profesional con grandes expectativas, así que naturalmente quieres intentar tener éxito al más alto nivel que puedas. Te presionas demasiado”.

“Hubo momentos en los que tal vez luché poco y no había madurado lo suficiente como para saber manejarlo.”

Entran los Atlanta Braves.

En noviembre 2016, los Braves adquirieron a Jackson en un intercambio de cambio de escenario para los diestros de techo limitado Max Povse y Rob Whalen. Atlanta inmediatamente dejó claro que moverían a Jackson de vuelta a cátcher.

Trabajando con caras nuevas en una organización que predica la comodidad en las ligas menores, Jackson recuperó su forma al plato mientras disfrutaba su tiempo detrás de él en 2017.

A los 21 años, Jackson comenzó la temporada en la Clase-A Avanzada de Florida y bateó .272/.333/.502 con 14 home runs en 282 apariciones al plato. Después de luchar los dos últimos años en clase-A, Jackson fue ascendido a Doble-A de Mississippi en la segunda mitad de 2017, manteniendo su promedio de .255 con cinco home runs  en 30 partidos antes de tener éxito en la Liga de Otoño de Arizona para terminar una temporada de rebote.

Estas cifras podrían no parecer significativas en principio, pero es el tipo de producción que uno debería esperar de Jackson al más alto nivel. Es un bateador potencial de 40 que confía en la fuerza pura en lugar de la velocidad de bateo para utilizar su potencia bruta plus-plus en los partidos, por lo que es susceptible a la velocidad y secuenciación. Eso significa que sus promedios de bateo no se destacarán, pero el poder adicional en los partidos desde la posición de cátcher jugará al nivel de Grandes Ligas si puede producir suficiente contacto. Piensa en algo parecido a. 250 con 20 home runs en su mejor momento.

Mientras tanto, la defensa de Jackson detrás del plato, en su primera temporada de vuelta, fue lo suficientemente buena como para ofrecer una promesa.

“Jugar como cátcher, eso es lo que hice toda mi vida”, dijo. “Eso es lo que me encanta hacer. Una vez que volví detrás del plato, esencialmente se activa un interruptor. Todo ha sido muy positivo desde entonces y me estoy divirtiendo mucho. Gracias a los Braves por darme la oportunidad de venir aquí y volver a mi posición original. Todo se ve muy bien”.

Jackson tiene un brazo por encima del promedio detrás del plato con una acción de látigo, aunque su juego de pies ocasionalmente puede retrasarse y conducir a la inexactitud. Por el contrario, las herramientas defensivas son más de nivel marginal, incluido un guante que es en su mayoría tranquilo, pero tiende a mostrar luchas en el área de la condición física. Es un receptor de gran cuerpo, por lo que cuadrar bolas en la tierra a los lados o caer a la tierra rápidamente puede ser a veces un problema. Además, su movimiento de atrapar y lanzar está algo limitado por su tamaño, y eso puede llevar a un juego de pies inconsistente.

Debe mencionarse que la evaluación de la captura es un proceso largo y Jackson simplemente está volviendo a la posición, por lo que se necesita otra temporada de trabajo detrás del plato para evaluarlo completamente. Una primavera en el campo de entrenamiento de las Grandes Ligas y otra temporada completa será importante para su desarrollo defensivo. Por ahora, la evaluación apunta hacia una defensa promedio marginal y un brazo superior a la media.

“Fue casi una de esas cosas como montar en bicicleta”, dijo Jackson. “Una vez que aprendes a montar en bicicleta, casi siempre sabes cómo hacerlo. No fue fácil, debo decir. Al no haber recibido durante esos años, definitivamente hay algunas cosas que han cambiado, ya sea físico con las caderas, las caderas no estaban tan sueltas, y simplemente cosas diferentes que vienen con la recepción”.

Por su parte, Jackson recibió críticas positivas de sus pares. La posición es exigente por varias razones más allá de simplemente atrapar y lanzar, como estar sincronizado con los lanzadores, dirigir al equipo en el campo y planificar para la oposición. Jackson tiene un buen coeficiente intelectual de béisbol y está dispuesto a escuchar y trabajar para mejorar en todas estas áreas, y ya ha tenido buenas relaciones de trabajo con sus lanzadores.

“Se podía pensar que Alex tal vez se estancó en Doble-A y tal vez estaba un poco inseguro porque era su primer año de vuelta al puesto de cátcher”, dijo Max Fried, la promesa zurda de los Braves. “Ahora está recibiendo de tipos que están cerca de las Grandes Ligas, así que es un gran salto. Después de mojarse los pies allí, se podía ver lo duro que trabajaba todos los días para tratar de averiguar lo que los lanzadores estaban haciendo y que podía hacer para mejorar su juego.

“Solo sabiendo lo duro que está trabajando allí y las mejoras que está viendo, no tuve problemas para confiar en él para atrapar una pelota o si él quería un lanzamiento y estaba muy seguro de que lo podía sacar, se aseguró de hacérmelo saber y confié en él. Ver su crecimiento en tan poco tiempo fue una gran alegría”.

El segundo año de Jackson con los Braves podría ser crucial para su futuro en las Grandes Ligas. Si sigue manteniéndose en los niveles más altos, podría estar en Atlanta antes del final de la temporada. Si impresiona lo suficiente a su organización, pronto podría haber una vacante en el puesto con su nombre.

Nada de esto fue posible para el tranquilo y sonriente californiano hace un par de años. Un traspaso marcó la diferencia, y Jackson está agradecido por las nuevas oportunidades.

“Fue un año tremendo. He sido muy afortunado “, dijo Jackson.

You need to be logged in to comment. Login or Subscribe

Baseball Prospectus uses cookies on this website. They help us to understand how you use our website, which allows us to provide an improved browsing experience. Cookies are stored locally on your computer or mobile device and not by BP. To accept cookies continue browsing as normal. You will see this message only once. Privacy Policy

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. See the BP Cookie Policy for more information. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close