keyboard_arrow_uptop
Baseball Prospectus is looking for a Public Data Services Director. Read the description here.
Image credit: USA Today Sports

Traducido por Martin Alonso y Carlos Saiz Domínquez 

Boston Red Sox fichan al JD-R J.D. Martinez a un contrato de cinco años, $110 millones. [2/18]

Los Red Sox no tienen a los mejores jardineros del béisbol. No pueden. No tienen a Mike Trout, y Trout convierte a cualquier grupo de jardineros en el mejor del béisbol. Pero los Red Sox tienen tres enormemente talentosos jardineros estrellas en Mookie Betts, Jackie Bradley, y Andrew Benintendi. Cuando la temporada baja empezó, su necesidad por una mejora de poder inició rumores de una mejora en primera base y una posible adquisición de Eric Hosmer, lo que tenía sentido. Pero, en lugar de fichar a un jugador de alto valor para jugar primera base e introducir poder a su alineación, los Red Sox fueron por otro camino, fichando a un jugador de alto valor para introducir poder a su alineación e instalarlo como el bateador designado, mientras que movían al actual BD a primera base.

Entra J.D. Martinez, una de las historias más memorables de la temporada 2017, y el único productor ofensivo en el mercado de agencia libre que no deja ninguna duda. Mientras que el poder de Hosmer es una proyección holográfica de de lo que podría deparar el futuro, la habilidad de Martinez de forzar la pelota es real, presente, y tangible. Ya sabes que bateó 29 cuadrangulares en sólo 62 partidos con los Diamondbacks después de un pase a mitad de temporada. Ya sabes que al desarrollar su swing para parecer a su excompañero Miguel Cabrera, desató su poder y le permitió tener cuatro temporadas consecutivas con un True Average superior a .300. Y ahora sabes que Martinez le dará a los Red Sox un DH de poder muy similar a su jugador estrella que se retiró en la cumbre de su producción después de la temporada 2016. (Sí, sé que Martinez es diestro. Llegaremos a eso.)

Es fácil compara a Martinez con el David Ortiz de las últimas temporadas porque ambos tienen bastante poder que van de la mano con habilidades de bate-a-bola menospreciadas y que no tienen nada que hacer en el campo de juego. Cuando hablamos del tiempo de juego de Martinez en el campo, deberíamos reconsiderar cambiar el nombre de la métrica defensiva de BP de Fielding Runs Above Average a Fielding Runs Below Average (sobre el promedio por debajo del promedio), porque Martinez no tiene números en negro en esa métrica. Como un jardinero defensivo muy pobre, ha dañado su valor en años recientes porque las métricas lo penalizan por sus desaventuras en el campo; es un pésimo corredor y no toma los mejores caminos hacia la bola. Introducirlo como el BD no debe dudarse, pero significa más que nunca que tendrá que apoyarse en su bate para que sea relevante. Afortunadamente, sus últimos años son claros indicadores de que no es algo superfluo.

Desde que los Astros terminaron su relación con JDM antes del 2014, ha sido uno de los 10 mejores bateadores en el juego. Su porcentaje de alcanzar base de .362 y su porcentaje de slugging de .574 son casi los mismos que el .366 OBP y .573 SLG de su nuevo rival, Giancarlo Stanton. Camina menos que varios bateadores en su vecindad – de los que, debo recordarles, no hay muchos – pero lo compensa teniendo un promedio alto en bolas en juego. (Eso no es algo sencillo para alguien lento como Martinez.) Es un poco mayor que muchos de los otros en la tabla de posiciones, pero recién está entrando en su temporada de 30 años de edad, y el característicamente conservador PECOTA lo proyecta a un TAv de .292 en unas 600 apariciones al plato. Dado que no ha bateado pobremente desde sus días en Houston, sería sabio ir por encima de la proyección, y esperar que mantenga su nivel de producción por una o dos temporadas antes de su fase de declinación.

Por supuesto, no es un jugador perfecto para ningún tramo de la imaginación. Las pequeñas lesiones son siempre una preocupación para Martínez, y él sólo ha jugado más de 125 partidos una vez en los últimos cuatro años. Si quieres preocuparte por una cosa relacionada con este contrato, ahí está tu fruta colgada. Pero Martínez tampoco ha sido nunca un BD a tiempo completo, y aunque ocasionalmente puede deletrear a los asiduos en el campo, una temporada completa de sólo salir a balancear su palo podría ayudarle a mantenerlo en perfectas condiciones hasta los playoffs.

El contrato tiene una duración de cinco años con 110 millones de dólares en juego, que puede parecer mucho, pero no es lo que se esperaba en octubre pasado. El acuerdo está cargado al principio y cuenta con dos opciones de exclusión, una después de 2019 y una después de 2020, lo que significa que los Red Sox pagarán más por lo que probablemente serán sus dos mejores temporadas, pero luego tendrán que verlo marchar si él pone todos los números de bateo mundiales. De hecho, me gusta mucho la estructura de este acuerdo para el equipo y para el jugador, pero el salario probablemente se desinfle artificialmente debido a las condiciones miserables del mercado de agentes libres de este año y los equipos que trabajan activamente para suprimir los salarios de los jugadores. Para mí, es difícil ver este acuerdo como algo más que una ganga para los Red Sox, quienes habrían tenido problemas para encontrar a cualquier jugador en el mercado o en el mercado de agentes libres que pudiera proporcionar la producción de Martínez en cualquier lugar cercano a su precio.

Puede que quieras ahora discutir como la alineación de los Red Sox se inclina un poco hacia la derecha, pero eso es un lienzo que no vale la pena escoger. De arriba a abajo, los Sox cuentan con una alineación cargada y dos jugadores de calibre titular en el banquillo una vez que Dustin Pedroia vuelva de su lesión. (Y oye, su rotación de salida se inclina bastante a la izquierda, así que piensa en ello como equilibrar el resto del equipo) Son capaces de marcar carreras en racimos, y la llegada de Martínez emparejada con una temporada completa de Rafael Devers garantiza que este equipo no acabará cerca del final de ninguna tabla de clasificación en 2018.

Si usted quiere encontrar una crítica real de este movimiento, probablemente tenga que retroceder en el tiempo. Critiqué el fichaje del Mitch Moreland bastante antes de esta temporada baja, pero hoy parece casi indefendible. Con Lucas Duda y Logan Morrison todavía sin trabajo, y con los Rays incapaces de deshacerse de Corey Dickerson, el fichaje de un jugador ofensivo de primera base por un acuerdo de dos años parece insondable. En vista de lo mucho que los Sox probablemente querrían pellizcar sus centavos ahora que el contrato de Martínez está en los libros, yo apostaría que ellos querrían una segunda oportunidad, aunque eso haría a este equipo aún más diestro de lo que ya es.

Pero el pasado está en el pasado, y podemos cambiarlo antes de pedirle al sol que no salga por el (AL) Este. PECOTA está en desacuerdo, pero creo que este movimiento pone a los Red Sox parejos con los Yankees, y posiblemente el favorito en la carrera divisional, pero sólo por ahora. El problema de ser los Red Sox y luchar contra los Yankees por el corazón, las mentes y las victorias es que tienes que seguir esforzándote. Tienes que seguir haciendo ajustes (tanto grandes como pequeños) para mantenerte en la cima de tu juego en un mercado muy competitivo. Supongo que es apropiado que uno de los actores del juego para ajustes efectivos venga a jugar en Beantown. Pero por muy buena que sea esta jugada en la alineación de los Red Sox, no hay tiempo para dormirse en los laureles; Martínez y su nuevo equipo tendrán que seguir encontrando maneras de mantenerse en forma, o quedarse atrás.

Thank you for reading

This is a free article. If you enjoyed it, consider subscribing to Baseball Prospectus. Subscriptions support ongoing public baseball research and analysis in an increasingly proprietary environment.

Subscribe now
You need to be logged in to comment. Login or Subscribe