keyboard_arrow_uptop

Traducido por Carlos Saiz Domínquez 

Tal vez desde el comienzo del béisbol, los entrenadores han estado preguntando a los lanzadores si han pensado en lanzar desde una ubicación diferente en la goma. Comienza en el lado de la tercera base. Comienza en el lado de la primera base. Párate en el medio. Durante casi tanto tiempo, los observadores han estado tratando de descubrir cuál es la diferencia.

Anecdóticamente, se pueden encontrar todo tipo de formas en que los cambios tienen sentido. Hombre, si ese zurdo se para en el lado de la primera base, parecerá que todos los lanzamientos a la izquierda están llegando a sus oídos. Y cuando se obtienen mejores resultados, los escritores y analistas y los propios lanzadores aclaman el cambio como el elixir que resolvió lo que les afligía.

“Soy un gran creyente en intentar algo, y si no funciona, vuelves a lo que estabas haciendo “, dijo el entonces relevista de los Nationals Blake Treinen en 2015, después de pasar a la tercera base. Pero esto ha funcionado. No me ha hecho peor, así que vamos a ir con él”.

El relevista de los Twins, Tyler Duffey, ofreció un aval igualmente inspirador de su minúsculo pero trascendental viaje a través del montículo a principios de 2017, uno provocado por una conversación con el miembro del Salón de la Fama Bert Blyleven. “Parece que hasta ahora ha funcionado”.

Sin embargo, los números no han sido tan fáciles de discutir como las anécdotas. En 2008, Josh Kalk (quien desde entonces trabajó para los Rays y fue contratado recientemente por los Twins) preguntó cómo los puntos de lanzamiento afectaron el éxito. Después de sumergirse lo más profundo que pudo en ese momento -el amanecer del pitch tracking- emergió con poco más que una serie de gráficos de correlación que podrían haberse duplicado como salpicaduras de escopeta, y palabras de advertencia para los aulladores que beben de las historias optimistas de cambios de montículos que llevaron a la gloria.

“Aunque de vez en cuando oirás que un lanzador es muy difícil porque varía su punto de liberación o debido a un punto de liberación extremo”, escribió Kalk, “no parece que ninguna de estas dos cosas marque la diferencia a nivel de las grandes ligas”.

***

Cuando el Chicago Tribune se propuso detallar la historia de éxito financiero que fue McDonald’s en 2004, reconoció que “cientos de cambios, grandes y pequeños” habían llevado a un cambio significativo y sorprendente. Pero condujo a la más deliciosa de las cosas: un antiguo ejecutivo, retirado de la jubilación para ayudar a la empresa, había redescubierto y vuelto a poner en práctica la receta original de la “salsa especial” que viene en las Big Macs.

Famosa sobre todo por una campaña publicitaria de 1975, la fórmula había sido cambiada en algún lugar a lo largo de la línea. ¿Qué mejor para ilustrar el resurgimiento de la potencia mundial de comida rápida que este ajuste fácilmente identificable?

***

Como es de esperar que lea en la excelente pieza que describe las últimas investigaciones sobre túneles de lanzamientos de BP, estamos avanzando hacia una mejor comprensión de estos cambios mediante el uso de las percepciones del bateador como punto de partida.

Basado en ese marco, empiezas a imaginarte cómo debería ir esto. Y algunas cosas salen justo de la manera que usted pensaría: Los diestros les cuesta más diferenciar entre los lanzamientos de Chris Sale, por ejemplo, porque tanto las sliders como las bolas rápidas parecen que están irrumpiendo desde el campo derecho hasta que uno de ellos pasa por encima de la letra alta y el otro los golpea en el pie. La bola rápida y la slider de Stephen Strasburg son ciertamente imposibles de separar al principio de su vuelo, etc.

Otros resultados son menos intuitivos. Rich Hill, que es famoso por lanzar su bola curva desde todo tipo de ángulos formados con su brazo, se movió al lado de la tercera base durante su absurdo ascenso hacia convertirse en un as. Si usted está tratando de visualizarlo, eso sería lo opuesto de lo que esperaría para “crear ángulos difíciles” como los que usa Sale. Esencialmente ha evitado completamente el túnel, pero encontró suficiente control (normalmente) para permitir que sus cosas jueguen.

Uno de los ajustes más llamativos en los últimos años fue el cambio del zurdo de los Mariners, James Paxton, a un ángulo inferior del brazo. Al hacer ese cambio, él no cambió su posición física sobre la goma, sino la dirección de su paso, alterando efectivamente su punto de liberación.

Desde su aparición en 2016 como abridor excepcionalmente bueno, Paxton ha estado avanzando hacia la primera base, su brazo extendiéndose en esa dirección a medida que avanza, y luego disparando la pelota hacia el plato.

Un resultado: Sus secuencias que van de cuatro costuras a cortador o viceversa están entre las más mortíferas y engañosas que se han registrado. Para los zurdos, pueden parecer un tren que pasa por el morro de su coche. Para los diestros, son moscas que zumban en sus rostros, pero girando en diferentes direcciones en el último segundo.

El Twin Ervin Santana -que ha experimentado un pequeño renacimiento a mediados de de sus treinta- obtuvo beneficios serios de una manera diferente. Un zurdo de derecha, también movió su punto de liberación hacia la primera base (la misma dirección en la que fue Paxton) y recalcó al mismo tiempo su recta ascendente al mismo tiempo. Resulta que se parece a su slider de vuelo temprano.

Los lanzamientos en tándem han sido de élite en casi todos los parámetros de tunelización. Alcanzaron su punto máximo de diferenciación tan tarde como cualquier secuencia de desplazamiento/desplazamiento, y esa diferenciación máxima aún no es muy grande. Lanzados de ida y vuelta a los diestros, los lanzamientos complementarios terminan 17 o 18 veces más separados en el plato de lo que parecen en el punto de decisión de los bateadores-elite no solo entre los lanzadores contemporáneos que manejan el combo, sino entre aquellos que lo he hecho desde 2008.

***

Lo curioso de la “salsa secreta” o “salsa especial” de la búsqueda en Google es que no se te presentan cuentos de intriga. No se tejen hilos en torno a una nave espía corporativa o reconocimiento culinario. No hay una fórmula familiar escrita a mano en una caja fuerte. En cambio, aparecen instrucciones precisas para hacer “salsa especial”, hasta el mínimo detalle.

De hecho, hay muchas maneras de hacer una salsa secreta y/o especial. Todos parecen ser de varios tonos de naranja, lo suficientemente viscoso como para sumergir las patatas fritas, con motas de naranja oscura o elementos gruesos mezclados para satisfacer los gustos del creador. Algunos de ellos, como la mezcla ketchup/mayonesa que ha enriquecido a la familia del restaurador de Utah que pensó en darle un nombre transparente, son extraños por su simplicidad.

***

Duffey, el relevista de los Twins cuyos primeros resultados fueron suficientes para validar su modificación, en realidad estaba tomando medidas bastante excepcionales. Un derecho tratando de resolver los problemas de la sección contra los zurdos, decidió simplemente usar dos lados diferentes de la goma, dependiendo de la destreza del bateador. Es una estrategia poco común, aunque una que el abridor de los Brewers, Chase Anderson, también tomó a mediados de 2017, y otra que tiene algo de historia en Minnesota.

Cuando Max Marchi miró de manera crítica el posicionamiento de Francisco Liriano en el montículo en mayo de 2011, el zurdo de los sliders había utilizado durante mucho tiempo esa táctica poco convencional y dependiente de la táctica. Pensando que podría estar detrás de los problemas de dominio de Liriano, un entrenador de pitcheo le pidió que se quede con un lado. Después de algunas aperturas pobres, abandonó la idea y volvió a crear gráficos de punto de lanzamiento bifurcados, lanzando inmediatamente un juego sin hits que, aunque parezca mediocre, probablemente cerró el libro sobre el tema. Nadie, recuerde, tenía una gran manera de descubrir lo que estaba sucediendo.
Seis años más tarde, después de que Duffey se reuniera con Blyleven -quien se percató de la prueba de Liriano desde la cabina de televisión-, tuvimos un caso en el que esta estrategia potencialmente brillante podría tener una panorámica completa. Al pasar a la tercera base, Duffey logró un pequeño éxito, pero no está claro que el movimiento estuviera detrás. Sus lanzamientos estaban 12,3 veces más separados entre sí que en el punto de decisión para los zurdos, sólo un tic por encima de la media de la liga, y sólo una modesta mejora con respecto a 2016. Parece que la abandonó en septiembre.

***

Hace unos años, estaba trabajando en un periódico en Roanoke, Virginia. Había un bar en el centro que frecuentaba con mis compañeros de trabajo. Aparte de la principal atracción que se explica por sí misma, la tarjeta de presentación de este bar era hamburguesas, patatas fritas y la “salsa especial” que venía con ellos. Aunque no creo que ninguno de nosotros haya pensado dos veces sobre la salsa en las Big Macs. La salsa podría habernos convencido de comer casi cualquier cosa. Desarrollamos una curiosidad natural al respecto, y hay al menos un hilo de Reddit para demostrar que no estábamos solos. Una noche incluso guardé una taza extra y la llevé a mi departamento- diciéndome que llegaría al fondo de lo que contenía.

Al igual que generaciones de lanzadores y aquellos que intentan ayudarlos, no tenía forma de lograr ese objetivo. Me tomó menos de 24 horas darme cuenta de ese hecho y sacar la salsa de la nevera para mejorar la propuesta de pollo y patatas fritas que había hecho de una caja del congelador. Y si bien sirvió para el propósito general, no fue lo mismo. Fuera de su emparejamiento previsto, no era tan especial en absoluto.

El secreto sobre las salsas especiales es que no son más que historias superficiales, todas y cada una. No son solo los condimentos de la salsa lo que importa, sino la forma en que interactúan con las patatas o hamburguesas.

Los lanzadores no son patatas fritas ni hamburguesas, pero tienen una relación similarmente compleja con las pequeñas cosas que podrían hacerlas mejores. Lo que los nuevos números de BP (y, para estar seguros, investigaciones relacionadas dentro de los clubes) permiten es una cierta desmitificación del proceso de desarrollo para aquellos que realmente quieren entenderlo. En vez de probar cada uno de los ajustes arbitrarios que encuentran, los lanzadores están tomando en cuenta lo que funcionó para otros con repertorios similares o tipos de cuerpo o entregas.

Sí, hay un encanto casi mágico en la bondad inexplicable -nos proporciona historias de Dave Duncan y Ray Searage – que se extrañarían. Y sí, puede estar en peligro, en cierto sentido. Pero no está ni cerca de extinguirse. Los lanzadores que sí encuentran caminos más personalizados y directos hacia su ser ideal, después de todo, pueden decir lo que quieran en las entrevistas. Algo me dice que aún no transmitirán sus secretos.

You need to be logged in to comment. Login or Subscribe