keyboard_arrow_uptop
Baseball Prospectus is looking for a Public Data Services Director. Read the description here.
Image credit: USA Today Sports

Traducido por Carlos Pérez 

¿Es posible para un prospecto tener éxito en la organización de los New York Yankees y estar infravalorado? Miguel Andújar podría ser la respuesta a esa pregunta. Posiblemente tercera base titular para un equipo aspirante a la Serie Mundial, Andújar ha luchado contra la percepción general y la realidad para llegar a su destino actual.

En 2011, los Yankees firmaron a Andújar por $750,000 desde la República Dominicana cuando él tenía 16 años. Al contrario que otros fichajes internacionales, no hubo mucha fanfarria. Baseball America lo ubicó el 20º de los 40 mejores prospectos. Los informes de los ojeadores lo nombraron como un tercera base que podía batear, tenía los cimientos para generar un poder promedio, tenía un buen brazo para lanzar pero no disponía de un arma que sobresaliera. A veces, los informes de ojeador pueden hacer al autor quedar mal. Este no es uno de esos casos. Andújar es exactamente el tipo de jugador que ha sido descrito tanto en otras publicaciones como en esta página web.

La primera cosa que puede leer sobre Andújar quizá sea sobre sus muñecas. Más específicamente, lo fuertes y rápidas que son. Debido a esto, Andújar siempre ha sido capaz de ser un jugador que se poncha mucho. En su debut profesional en la Gulf Coast League, registró su peor porcentaje de strikeout hasta la fecha – solo el 19 por ciento. No se equivoquen, su primer año fue difícil: solo registró un .216 TAv en 191 apariciones al plato. Pero también esquivó la lista de lesionados y fue dos años más joven que sus competidores. Sus dificultades iniciales en ese nivel también fueron el primer paso de una tendencia.

En su segundo año en la liga de novatos, la rompió. Su TAv saltó casi 100 puntos porcentuales hasta una marca de .311 y continuó progresando en el campo. Aunque fue limitado a 34 partidos esa temporada, fue suficiente para impresionar a los Yankees; tanto, que fue asignado durante una temporada completa en 2014 con los Charleston Riverdogs. En 127 juegos conectó 10 cuadrangulares, robó 5 bases y su línea fue de .267/.318/.397. En general, una buena temporada, donde su futuro comenzaba a tomar forma. Su defensa aún era torpe y comenzamos a aprender que su enfoque era mediocre. En 2015 y 2016 pasó un año en High-A, repitiendo una vez más la tendencia inicial. Tuvo problemas en su primer año pero en la primera mitad de 2016 mostró su mejor poder (10 HR en 54 partidos) y su mejor habilidad de contacto hasta la fecha. Aunque su swing era plano y limitaba su futuro potencial de poder, se podía intuir calidad de jugador de ligas mayores gracias al cañón de su brazo y su presencia en el plato.

Ascendió a Doble A en la segunda mitad de aquel año y tuvo problemas una vez más. Pero después de ser titular con el Trenton Thunder en 2017, hizo los ajustes necesarios, registró un OPS de .836 en 67 partidos y recibió la llamada para ascender a Triple A. Solo unas semanas después de su aparición en Triple A recibió una breve llamada a las mayores e incluso se fue 3 de 5 con cuatro RBIs en su debut. Pero los Yanks estimaron que todavía no estaba listo y lo enviaron de vuelta a las menores, donde tuvo una oportunidad de trabajar en su selección de lanzamientos. Después de todo, a pesar de sus bajos porcentajes de strikeouts, solo había caminado más del 7 por ciento una sola vez. El trabajo con los entrenadores funcionó y aunque su ratio de caminadas no subió, su poder sí lo hizo. Al final, Andújar batió su propio récord y conectó 16 vuelacercas entre Doble A y Triple A en 2017.

En este momento, Andújar ha estado en las listas de los 10 mejores prospectos de los Yankees y, para bien o para mal, nos ha mostrado exactamente quién es. En un ambiente de fantasía, él no es alguien que estás deseando adquirir. Se está convirtiendo en un jugador que podría conectar 15 o 20 jonrones en una temporada con un buen promedio y un OBP normalito. Aunque robó 12 bases un año en High A, probablemente no superará las cinco en una temporada. En otras palabras, es un buen activo para una liga profunda o para ligas con equipos de la Liga Americana. Aunque parece alguien que tendrá cierta transición hacia las ligas mayores, siempre se ha ajustado y ha mejorado drásticamente en su segundo año general. Sus fuertes muñecas y su velocidad con el bate funcionarán en el Yankee Stadium.

Es importante tener en cuenta que los Yankees esperan mucho de él –más de lo que usted piensa, dado su perfil, al menos- y lo convirtieron en intocable en conversaciones por Gerrit Cole. Su inusual valoración alta deja pistas sobre cómo planean usarlo. Roster Resources lo tiene anotado como el tercera base titular. Y aunque el super prospecto Gleyber Torres debería necesitar solo un par de semanas en Triple A para estar a la altura, él tiene para sí la segunda base después de la salida de Starlin Castro’s. Esperen que Andújar llegue a 400 apariciones al plato este año con margen para más. Esta temporada será clave para él porque cierto tercera base de los Orioles está continuamente ligado a los Bombarderos del Bronx. Una buena temporada para Andújar le aseguraría seguir con la organización de alguna manera. Nuestro compañero Jarrett Seidler lo ubica como primera base. Pero una mala temporada podría significar que se convierte en regular en otro equipo.

Me remito a mi frase inicial. ¿Es posible que un prospecto de los Yankees esté infravalorado? Estamos a punto de descubrirlo.

Thank you for reading

This is a free article. If you enjoyed it, consider subscribing to Baseball Prospectus. Subscriptions support ongoing public baseball research and analysis in an increasingly proprietary environment.

Subscribe now
You need to be logged in to comment. Login or Subscribe