keyboard_arrow_uptop
Image credit: USA Today Sports

Traducido por Carlos Saiz Domínquez 

San Francisco Giants adquir al 3B-D Evan Longoria y dinero en efectivo de los Tampa Bay Rays a cambio de los IF-D Christian Arroyo, OF-I Denard Span, LD Stephen Woods, y LI Matt Krook. [12/20]

Tiempos desesperados requieren medidas desesperadas, y después de una abismal temporada 2017 en San Francisco, la desesperación puede ser el nombre del juego para los Giants. A pesar de tener a la mano un potencial tercera base, Brian Sabean y compañía apuestan por un juego de alto riesgo y alto rendimiento al traer a Longoria, esperando que el cambio a césped real y a la costa oeste le devuelva algo de vida al ex All-Star. Es un movimiento valiente, que incluso podría funcionar.

Durante los primeros nueve años de su carrera, Longoria ha sido una versión del mismo jugador: bateador por encima del promedio y buen defensor, si no genial, de tercera base. Durante sus mejores temporadas, fue una combinada amenaza de potencia y embasamiento, castigando errores y jugando a menudo a pesar de lesiones ocasionales que lo dejaron como jugador desequilibrado o, en el caso de 2012, costándole media temporada. Pero en los últimos años, Longo ha sido más lento, y su producción ha ido de All-Star al territorio del “buen regular”. Todavía conecta más de 20 jonrones, pero su porcentaje de embasarse se ha mantenido alrededor de .320 en las últimas cuatro temporadas. Como puede imaginar, con el tiempo sus habilidades defensivas, una vez increíbles, se han embotado hasta el punto en que es un defensor aceptable, si no excepcional, más capaz con sus manos que con su brazo o rango. Y, estos días, tampoco es un gran corredor.

Si los Giants traen a un veterano moderadamente costoso para mantener la tercera base durante los próximos años, ¿por qué abandonar a Arroyo y su excelente capacidad de contacto para realizar un movimiento lateral? Piensan que Longoria renacerá en su temporada de 32 años… y quizás no estén equivocados. Por bastante tiempo Longoria ha ridiculizado jugar en la superficie artificial de Tampa Bay, y aunque el daño ya se haya causado en los isquiotibiales, tal vez el aire fresco y la hierba fresca de San Francisco aligeren su espíritu y su paso.

Más críticamente, hay una forma en que Longoria podría mejorar su bateo en San Francisco y que está bajo su control: dejar de abanicar tanto. Entre 2013 y 2014, Longoria vio su ratio de bases por bolas disminuir porque su ratio de swing aumentó, y esto coincide con su deslizamiento desde bateador de altura a un tercera base regular. En 2017 hizo swing más que nunca, hizo más contacto que nunca… y resultó en más bolas roladas que nunca. No digo que un cambio sea la panacea perfecta, pero, la temporada pasada, los lanzadores le dieron menos con que trabajar en la zona. Al no hacer contacto con lanzamientos fuera de la zona (o peores lanzamientos en la zona), podría aumentar su ratio de bases por bolas y también esperar lanzamientos que permitan alcanzar los jardines o más allá.

Aún así, un observador inteligente de Longoria debería proyectar un rendimiento promedio o ligeramente superior a la media a medida que envejece en la fase de declive de su carrera. Si eres los Giants, eso probablemente esté bien. La desventaja de Longoria no es muy pequeña: su defensa y sus habilidades de bateo subyacentes probablemente le den el suelo absoluto de un jugador de una victoria, y su ventaja es relativamente alta dados sus niveles anteriores de rendimiento. Si los Giants no tienen miedo de seguir mejorando su plantilla, Longoria tiene algo de sentido como otro más en una línea de veteranos que podría ayudar a empujarlos cerca de la cima de una abarrotada NL Oeste. La pregunta es si este jugador en particular -y no, por ejemplo, otro jardinero o lanzador- es la asignación correcta de dinero y recursos potenciales.

Puedo estar en el tanque por Longoria gracias a 10 años de producción sólida y a veces espectacular, pero me gusta esta jugada para San Francisco, a pesar de que el costo sea legítimo. Los Giants casi siempre han sido un equipo veterano durante su última década de éxitos -o incluso más tiempo en la era Barry Bonds – y el entrenador Bruce Bochy y compañía probablemente puedan exprimir lo mejor de lo que les queda de su nuevo jugador de tercera base. A diferencia de los Rays, que tienen que recortar la nómina y exprimir cada dólar marginal por cada carrera, los Giants pueden permitirse el lujo de agregar un veterano caro, de nuevo, y esperar que la experiencia y las habilidades sean más que la suma de todas las partes. No debería sorprender a nadie que estén buscando extender su ventana actual y atacar mientras puedan. —Bryan Grosnick

***

Tampa Bay Rays adquirieron a los IF-D Christian Arroyo, OF-I Denard Span, LD Stephen Woods, and LI Matt Krook de los San Francisco Giants a cambio del 3B-D Evan Longoria y dinero en efectivo. [12/20]

Cuando Longoria fue convocado el 12 de abril de 2008, ese fue el comienzo del fin de las Grandes Ligas de Béisbol en Tampa Bay. Durante los primeros 10 años de su existencia, los Devil Rays fueron un equipo terrible, terminando último en la AL Este en nueve de esas temporadas y cuarto en su “mejor” temporada, 2004. (Ganaron 70 partidos ese año, un récord de equipo.) Ellos habían pasado por una interesante colección de veteranos y desarrollaron una estrella local (Carl Crawford), pero nunca habían sido buenos. Sin embargo, las cosas se movían y cambiaban en segundo plano. Andrew Friedman y Joe Maddon jugaban al Moneyball moderno en la oficina principal y en el campo, y el equipo tenía un excepcional joven jugador a punto de abrirse paso.

Reclutado tercero en el draft de 2006, Longoria se impuso a los diabólicos lanzamientos de las ligas menores y forzó su camino a las grandes ligas para comenzar la temporada 2008. Y desde el momento en que apareció, fue una estrella. Un excepcional tercera base defensivo y un extraordinario bateador completo, podría haber sido “el tipo cuyo nombre suena como una famosa actriz” si su carrera no hubiera sido tan buena. Su ascenso coincidió con uno de los reveses de fortuna más excepcionales e improbables en la historia de MLB -la carrera de los Rays a la Serie Mundial de 2008 contra los increíbles Phillies. Esa temporada también vio la aparición de David Price y Ben Zobrist, pero mientras que el equipo produjo otras estrellas, ninguna de ellas brilló tan brillantemente como Longoria, que era la estrella bateadora prototípica.

Jugó como un All-Star durante seis temporadas consecutivas (aunque sólo formó parte del equipo All-Star en sus tres primeros años) antes de que el tiempo y las lesiones comenzaran a desvanecerle. Tuvo un poco de revitalización en 2016, pero el 2017 fue otro año malo para la veterana estrella. Era su décimo año en Tampa Bay, y al igual que los jóvenes y hambrientos equipos de los últimos años, empezó a parecer que su época había pasado entre los blancos y los azules de los Rays. Los Rays de hoy no se parecen en nada al equipo de las 10 temporadas pasadas: sin Maddon, sin Friedman, sin Longoria. Donde su vieja metodología analítica de “Wall Street” alguna vez pareció la forma valiente en que un desvalido podía vencer las probabilidades y adelantar a los enormes Yankees y Red Sox, ahora el equipo parece una corporación fría e impersonal. Lo peor de todo, ni siquiera son tan buenos para todas sus adquisiciones cibernéticas de control de costos.

Los Rays robaron victorias usando sus metodologías de El 2% Extra , pero la fuerza de los equipos más antiguos y grandes que los Rays siempre estuvo en las estrellas: Crawford, Price, Zobrist, James Shields e incluso el también olvidado Carlos Pena. Ahora ese último eslabón, y el mejor jugador de la corta historia del equipo, han desaparecido. Desde una perspectiva puramente analítica, este paso tenía sentido: conseguir un joven y talentoso reemplazo a una fracción del costo, más un par de brazos interesantes, hacen que el equipo mejore a largo plazo. Tal vez tanto el jugador como el equipo estaban listos para seguir adelante. Aún así, para aquellos de nosotros que fuimos al Trop a ver jugar a los Rays, a menudo eso significaba ir a ver jugar a Longoria. Eso significaba un par de jugadas en tercera base y tal vez un home run y un doble. Ningún jugador significó nunca más para la franquicia de Rays y eso significa que, sin importar el retorno, este movimiento duele.

Denard Span es simplemente lastre salarial en este acuerdo; es poco probable que desbanque a cualquiera de los habituales del equipo, conseguirá trabajo como jardinero a tiempo parcial o conseguirá algún tipo de liberación para que Jake Bauers o Mallex Smith puedan jugar todos los días. Hubo un tiempo que su tarjeta de visita de sus habilidades fueron la velocidad y la defensa, pero demasiadas lesiones en la parte inferior del cuerpo le han robado las ruedas y lo han dejado como un terrible defensor en el jardín central. Aunque todavía puede pegar un poco y tiene sentido como jardinero de esquina, los Rays están cargados de bates zurdos. Con los Rays, nunca se puede decir cómo desplegarán a alguien, o qué tipos de intercambios inteligentes o fichajes se llevarán a cabo para llenar los vacíos en su lista, pero yo proyectaría el equipo para poner sus talentos más jóvenes en el campo antes de Span y usarlo con moderación, si es que lo hace. -Bryan Grosnick

Pongamos un signo de exclamación en un año de altibajos para Christian Arroyo.  La primera ronda de los Giants en 2013 pasó, en abril, de una ridícula dominación de dos semanas y media de la Triple A de .446/.478/.692 a un debut en las grandes ligas que fue, bueno, casi lo opuesto a ese. Nunca ha sido un bateador especialmente paciente, y los lanzadores de Grandes Ligas explotaron su exuberancia para inducir vaivenes y errores mucho más grandes que los lanzadores de ligas menores. Luego vino una degradación a la PCL, luego una temporada en la lista de lesionados, luego otra, con el último golpe final a su temporada cortesía de una bola rápida a la muñeca a principios de julio. Trató de compensar parte de ese tiempo perdido en la Liga Invernal Dominicana, pero el recurrente dolor en la muñeca puso el freno a ese esfuerzo. Y ahora, ha sido traspasado.

La tarjeta de presentación de Arroyo siempre ha sido su herramienta de golpe, que es un lugar fundamental para empezar. Ha demostrado una excelente fuerza de mano, coordinación y control del cañón que se remonta a sus días de aficionado, y la agresividad antes mencionada se ha arraigado generalmente en una confianza bien fundada en su capacidad para poner contacto de calidad en los campos de cualquier cuadrante. Añadió un puntapié el año pasado con la esperanza de que su mitad inferior se comprometiera mejor para aprovechar la potencia adicional, aunque aún queda por ver si el cambio será positivo, dada la suerte de la lesión.

Por lo general, se ha asumido la posibilidad de que tendría que retirarse del campo-corto en los niveles más altos, y fiel a su forma, se deslizó a la esquina caliente para la mayoría de sus entradas de Grandes Ligas. La fuerza del brazo y las reacciones de un sólido tercer sacador están presentes, y él debe continuar ofreciendo la versatilidad necesaria en todo el campo. Con suerte, una muñeca curada y un camino ostensiblemente más claro para jugar en Tampa Bay deberían ir bien con su nivel natural de preparación para enfrentarse a un papel cotidiano la próxima temporada.

Una selección de primera ronda que no fichó al terminar la secundaria, las acciones de Matt Krook cayeron hasta la cuarta ronda tres años después de una salvajemente inconsistente temporada juvenil en Oregon. “Salvajemente” es la palabra operativa allí, ya que el mando y control de Krook han demostrado ser un problema en casi todas las ocasiones. Luchó con fuerza como abridor en la organización de los Giants, con problemas que en gran parte podían atribuirse a un equilibrio pobre a través de su manejo y problemas de cronometraje subsecuentes que vieron su llegada al punto de variar considerablemente de lanzamiento a lanzamiento. Permitió bases por bolas a más de siete bateadores por cada nueve entradas en 17 partidos para San José la temporada pasada, antes de que una conversión a mitad de temporada al bullpen ofreciera una nueva oportunidad de vida.

El éxito en el relevo no fue un desarrollo particularmente extraño, ya que la materia prima es bastante buena. Que haya jugado en ráfagas cortas no debería sorprender necesariamente. Como titular, la bola rápida alcanzaba alrededor de 90 mph con un movimiento escandaloso que exacerbó aún más los problemas de control. Trabajando exclusivamente fuera del tramo, lo recorrió más eficazmente a través de la zona mientras mantenía el plano y se movía. La bola curva fue una de las mejores del año pasado en California, y sobre todo en el contexto de un riguroso uno-dos acelerado, funciona muy bien para perder a los bateadores. Las 65 apariciones al plato que los bateadores de clase A Alta tuvieron contra Krook el Relevista rindieron una línea lamentable de .121/.215/.138, y la esperanza para los Rays es que él pueda retener esas ganancias de su nuevo rol a través de las ligas menores más altas. —Wilson Karaman

You need to be logged in to comment. Login or Subscribe

Baseball Prospectus uses cookies on this website. They help us to understand how you use our website, which allows us to provide an improved browsing experience. Cookies are stored locally on your computer or mobile device and not by BP. To accept cookies continue browsing as normal. You will see this message only once. Privacy Policy

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. See the BP Cookie Policy for more information. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close