keyboard_arrow_uptop
Image credit: USA Today Sports

Traducido por Carlos Saiz Domínquez 

Como lector de Baseball Prospectus, sin duda estás familiarizado con gráficos como este:

Ese gráfico, popularizado por el sitio web BrooksBaseball.net (que es administrado por Harry Pavlidis y Dan Brooks), muestra el movimiento de lanzamiento para una variedad de lanzamientos. Es posible que también hayas visto esta misma tabla con los ejes X e Y claramente marcados, mostrando lanzamientos que se mueven hacia arriba o hacia abajo en relación a un “lanzamiento sin rotación” -como en este ejemplo del antiguo escritor de BP y actual director de investigación y desarrollo para los Houston Astros Mike Fast:

Este paradigma para describir el movimiento del lanzamiento se centra en el movimiento de forma corta, y eso es lo que llamaremos de aquí en adelante. ¿Por qué se llama forma corta? Pues bien, este método de mostrar el movimiento compacta la ventana en la que vemos el movimiento del lanzamiento para comparar todos los lanzamientos con un origen que sería creado por un lanzamiento con un giro de giroscopio al 100 por ciento, es decir, un lanzamiento sin movimiento inducido por la rotación.

Esto nos da la apariencia familiar de las bolas rápidas que se mueven “hacia arriba” debido a su rotación, y las bolas curvas que caen debido a su rotación superior. Francamente, es una forma inteligente de mostrar el movimiento del lanzamiento, ya que pone claramente de manifiesto cómo la rotación engendra fuerzas magnas, que generan movimiento.

Sólo hay un problema al ver el arsenal de un lanzador a través de esta lente: no refleja la realidad. Para reflejar mejor las acciones de los lanzamientos en el mundo real, necesitamos mirar al movimiento de forma prolongada. Es mucho menos probable que usted esté familiarizado con una tabla de movimientos de forma prolongada, así que echemos un vistazo y veamos cómo se compara con su hermano más popular:

A la izquierda está el gráfico de movimiento de forma corta de arriba, y el de la derecha es el gráfico de forma prolongada. A primera vista, se ven exactamente iguales, pero vamos a echar un vistazo más profundo. El gráfico de forma corta varía de -15 pulgadas a +15 pulgadas en el eje Y, mientras que el gráfico de forma prolongada va de -80 a 0 pulgadas. Esta discrepancia es el resultado del gráfico de movimiento de forma prolongada incluyendo los efectos de la gravedad, que es la razón por la cual todos los lanzamientos ahora caen por debajo de 0 en el eje Y. El gráfico de forma prolongada ilustra el fenómeno “las bolas rápidas no se elevan”, mientras que el gráfico de forma corta muestra bolas rápidas con un valor de movimiento positivo en el plano vertical.

Este efecto se ilustra claramente en el gráfico a través de la relación entre sinkers y las cambios de velocidad. En el gráfico de forma corta, parecen ser una sola gota, con un movimiento casi idéntico. En el gráfico de forma prolongada, sin embargo, hay una clara ruptura entre los dos grupos, ya que las bolas con cambio bajan hasta cinco pulgadas más que las pesadas.

En nuestra investigación de túneles de lanzamiento, llegamos a la conclusión de que la diferencia de tiempo de vuelo, la diferencia de velocidad relativa de los lanzamientos secuenciales, era importante notarlo. Estos gráficos de forma prolongada también resaltan ese fenómeno. Cuando eliminas los efectos de la gravedad, el movimiento de cambio y sinker de Clayton Kershaw es similar. En realidad, hay una diferencia de ocho millas por hora entre los lanzamientos. Su cambio está en vuelo aproximadamente 10 por ciento más que su sinker, lo que significa que la gravedad tiene más tiempo para actuar sobre este lanzamiento, lo que resulta en más “caída” de lo que cabría esperar si consideraras que se mueven igual.

La gravedad impone su voluntad sobre casi todo, por lo que parece que no deberíamos ignorar el papel que desempeña en el movimiento del lanzamiento. Cuando se tiene en cuenta los impactos de la gravedad, la bola curva de Kershaw cae más de 60 pulgadas, y casi 50 pulgadas más que su bola rápida. ¡Eso es más de cuatro pies!

Siempre me ha parecido desafiante ver como los lanzadores rebotan bolas curvas en la tierra y rectifican eso con gráficos de movimiento de forma corta que muestran solo 15 pulgadas de caída vertical. Es difícil rectificar eso porque no es verdad. Esas bolas curvas que brincan en la tierra tienen 40 o 50 o 60 pulgadas de caída: cuatro o más pies de movimiento en el plano vertical. Esa es la realidad, y es mucho más cercana a la realidad que vemos cuando observamos a los lanzadores.

La idea de utilizar el movimiento de forma prolongada se originó con Mike Fast y Matt Lentzner en las reuniones anuales organizadas por Sportvision. Surgió del deseo de representar de forma más precisa lo que el bateador ve, un carácter distinctivo que hemos incorporado a nuestros túneles de lanzamientos casi una década después. En ese momento, Harry Pavlidis aprendió a apreciar esa perspectiva, y ha trabajado para guiarla a través de su trabajo en BrooksBaseball y Baseball Prospectus. A pesar de los esfuerzos de Pavlidis, los gráficos de movimiento de forma corta se convirtieron en la norma, y ​​el movimiento de duración prolongada fue relegado a un extremo segundo plano.

Sin embargo, resucitar la idea que hay por detrás de esto es importante. Echemos un vistazo a otro ejemplo para ilustrar por qué el movimiento de forma prolongada captura con mayor precisión el movimiento que la forma corta. Aquí hay una curva rápida de Andrew Miller, uno de los mejores proveedores del campo:

Ese lanzamiento ciertamente parece caer y moverse de izquierda a derecha de Miller. Según su tabla de movimientos de lanzamientos, es bastante preciso:

Allí se puede ver que el slider de Miller se movió aproximadamente cinco pulgadas desde el lado del brazo hasta el lado del guante. Es una hazaña impresionante teniendo en cuenta que una pelota lanzada desde el ángulo extremo de su brazo naturalmente quiere moverse en la dirección opuesta. Lo que es confuso, sin embargo, es que el lanzamiento aparentemente no tiene casi ningún movimiento vertical. Tal vez una o dos pulgadas de caída, pero no mucho.

Eso simplemente no pasa la prueba del olfato. Al mirar ese GIF arriba, está claro que la bola cae. Aquí es donde el movimiento de forma prolongada realmente hace un gran trabajo al capturar la realidad:

El gráfico de forma prolongada muestra la curva deslizante de Miller con más de 30 pulgadas de caída en el plano vertical, además del movimiento horizontal habitual. Ahora eso tiene mucho más sentido, y generalmente coincide con el video de arriba. En este caso, el gráfico de movimiento de forma prolongada capta mejor la realidad a la que se enfrenta el bateador.

Esto no quiere decir que sólo debas usar gráficos de movimiento de forma prolongada o que los gráficos de forma corta sean malos. El punto aquí es simplemente que los dos gráficos hacen cosas diferentes y cuentan historias diferentes. Los gráficos de forma corta son útiles cuando se considera la mezcla de lanzamientos y cómo ciertos lanzamientos y sus perfiles de movimiento trabajan juntos. Los de forma prolongada representan con mayor precisión la realidad de los lanzamientos a los que se enfrenta un bateador.

Ambas versiones deben ser una herramienta en la caja de herramientas para analizar el rendimiento del bateador / lanzador. Es importante que entendamos el propósito y los usos de ambos para comprender mejor el emparejamiento de bateador / lanzador.

You need to be logged in to comment. Login or Subscribe