keyboard_arrow_uptop
Image credit: USA Today Sports

(More information on BP En Espanol.)

Traducido por Martín Alonso

Previamente en esta serie:

Confesiones de un falso manager: El inicio
Confesiones de un falso manager: Abril
Confesiones de un falso manager: Mayo
Confesiones de un falso manager: Junio
Confesiones de un falso manager: Julio

En un esfuerzo para volverme el mejor SaberManager ™, estoy tomando mando de los Cubs del 2005, liderándolos en una temporada simulada en OOTP. Haré todas las cosas que he dicho que los managers deberían hacer, mientras que estudio cómo funcionan estas estrategias de manera aislada y dentro del contexto de un equipo de béisbol jugando una temporada. Para mayor detalle y una explicación sobre por qué y cómo decidí hacer esto – y con los Cubs del 2005 – haga clic aquí.

***

Partido 108 (4 de agosto) – en Filadelfia; Derrota 2-9; Record: 61-47

Hora de establecer el escenario de lo que probablemente será una carrera hacia los playoffs. Después de perder dos de tres contra los Phillies en Filadelfia, los Cubs están medio partido detrás de los Marlins por el puesto del Comodín. Los Cardinals, mientras que no les prestaba atención, han logrado alcanzar y empatar a los Cubs. La brecha por la división es de cinco partidos, lo cual es poco probable de alcanzar. El equipo más cercano detrás de los Marlins/Cubs/Cardinals para el Comodín son los Mets, cinco partidos atrás. Así que parece que será una lucha de tres equipos por un puesto en los playoffs.

Y me doy cuenta que esto está ocurriendo en un momento donde este ejercicio ya parece tarea. Tengo que acordarme de preparar con anticipación los días en que Henry Blanco reemplazará a Michael Barrett para recibir un partido de día después de uno nocturno, especialmente si también quiero darle un día de descanso a alguien más. Tengo que revisar diariamente a mi bullpen y planear cómo sobreviviré el día. Ocasionalmente, hay bates frescos enviados desde Iowa.

He tomado un par de viajes por la carretera en mi vida. Dos veces al año, llevo a mi familia desde Atlanta hasta Cleveland (y de regresó) para visitar a mis padres.  Camino hacia el norte, la parte que menos tolero es la ruta entre Columbus y Cleveland. Es el último tramo de la ruta y estoy cansado y listo para terminar. Y no hay nada para ver más que granjas. Hay un tramo similar entre Knoxville, Tennessee y Lexington, Kentucky, pero hay salidas cada cierto número de millas y la mayoría tiene la cortesía de tener una gasolinera al final de la rampa, al igual que un par de pueblos pequeños. En Ohio, lo único que puedes hacer es poner el carro en cruise control a 60 (la Patrulla de Carreteras de Ohio tiene…una reputación conocida) y contar las millas que avanzas.

Siento que estoy en medio de Ohio.

***

Partido 111 (8 de agosto) – vs Reds; Derrota 5-8; Record: 62-49

Después que los Mets, los Cubs, y la lluvia tomaran cada uno un partido de tres en Nueva York, los Cubs viajaron a Cincinnati (ya que estábamos en Ohio). Ese partido cancelado por lluvia se jugará un día de descanso en Septiembre. Seguro que me estaré pateando cuando llegue a ese punto, pero por ahora, es bonito tener uno para poder reenfocarme.

Antes de este partido, me permití adelantarme a los resultados. ¿Cómo manejaría la rotación si llego a los playoffs? Carlos Zambrano y Greg Maddux se han mantenido firmes esta temporada, y continuarán siendo abridores “regulares”. ¿Pero cómo manejar mis lanzadores emparejados? Estas son sus estadísticas actuales para esta temporada:

Lanzador ERA FIP
Rusch 2.57 3.13
Hill 3.32 3.88
Prior 3.50 4.06
Nolasco 4.94 4.00
Wood 6.11 5.89

Kerry Wood normalmente se empareja con Rich Hill, Mark Prior con Ricky Nolasco, y Glendon Rusch lanza en relevo. Al llegar los playoffs, mi mejor “abridor” podría ser una combinación de Hill y Rusch. Pero como me he acostumbrado a tener a Rusch como relevista. En una serie de playoffs, la habilidad de poder introducirlo en una situación donde pueda ser útil sería un lujo. Pero ese lujo quizás no sea lo adecuado.

Mentalmente, me estoy preparando para una rotación de Zambrano/Hill-Rusch/Maddux y luego Prior/Nolasco, de ser necesario. Quizás lo mejor sería tener una rotación de tres hombres, y tener a Prior y Hill como los abridores emparejados y tener a Rusch, Nolasco, y…bueno, Wood tiene que lanzar de reserva.

Luego sucedió este partido. Maddux lanzó seis entradas, permitiendo tres carreras, y luego Rusch puso dos ceros adicionales en el marcador. En la baja de la octava, cuando Eric Patterson bateó un home run de dos carreras para desempatar el partido, parecía que los Cubs ganarían. Tenía a Michael Wuertz y Will Ohman en el bullpen, listos para lanzar. Wuertz ingresó para enfrentarse a los bateadores 8-9-1 de los Reds (Jason LaRue, Santiago Perez, Felipe Lopez), y Ohman estaría preparado en caso apareciera el cañon zurdo de la muerte que eran Sean Casey/Ken Griffey Jr./Adam Dunn. Me sentía muy bien sobre lo que iba a suceder.

Cinco. Carreras. Después…

No puedo contar con nadie del bullpen, excepto Rusch. Antes del partido, estaba pensando en los playoffs. Ahora, tengo que preocuparme de llegar. (Me encuentro un partido y medio detrás de los Cardinals.) Y aun si llegase ahí, me aterra pensar en la octava entrada del primer partido. No hay una forma sabermétrica de escaparme de ésta. Solo hay terror.

***

Partido 113 (10 de agosto) – vs Reds; Derrota 3-5 (11); Record: 63-50

Lo bueno: Jason Dubois conectó su vigésimo home run de esta temporada. El verdadero Dubois solo tuvo 25 apariciones al plato en el 2004 con los Cubs, y luego 202 en el 2005 con los Cubs y los Indians, y a pesar de jugar cinco años más en Triple-A, nunca volvió a ver las mayores. En este universo alternativo, emergió de ser el hombre que iba a ser el diestro del pelotón de jardín izquierdo junto a Todd Hollandsworth a ser un jugador regular y bateando cuarto o quinto en la alineación. Me he dado cuenta que su aparición     ha cubierto parte de lo que perdí cuando Aramis Ramírez se lesionó a principio de la temporada. Un aplauso para los universos alternativos.

Lo malo: Mike Remlinger tiene una contractura en la espalda desde hace una semana, y ha persistido. Mi gerente general se rehúsa a ponerlo en la lista de lesionados, dejándome con un bullpen más pequeño de lo usual. Y esa es la razón por la cual Jaret Wright y su ERA de 7.28 estuvieron en el montículo en la novena, 10ª, y 11ª entrada de un partido empatado.

Lo que se viene: Los Cubs están aun un partido y medio por detrás de los Cardinals para el puesto de Comodín. Adivinen contra quien serán los siguientes cuatro partidos.

***

Partido 114 (11 de agosto) – vs Cardinals; Derrota 2-20; Record: 63-51; 7 GB División, 2.5 GB Comodín

Me gustaría decir que este fue un partido donde le fue bien a la verdadera rotación, pero de ahí dejé que un par de jugadores de posición lanzaran y las cosas se salieron fuera de control. Sí, tanto Scott McClain como Corey Patterson lanzaron. Pero solo permitieron cuatro de esas carreras.

No fue el inicio anticipado para esta serie. Ni siquiera sé lo que le habría dicho a mis Cubs virtuales en nuestros camerinos después de este partido. Supongo que, “mañana todo empieza 0-0.” De alguna forma, se siente que esta derrota es más fácil de manejar que un partido vaivén que finalmente terminase en una derrota 9-8. Este fue un lapso. Todos sigan con su vida.

***

Partido 115 (12 de agosto) – vs Cardinals; Victoria 8-4; Record: 64-51; 7 GB División, 1.5 GB Comodín

Partido 116 (13 de agosto) – vs Cardinals; Victoria 14-2; Record: 65-51; 6 GB División, 1.5 GB Comodín

Partido 117 (14 de agosto) – vs Cardinals; Victoria 2-1 (11); Record: 66-51; 7 GB División, 1.5 GB Comodín

Sí, así.

En el partido 14-2, las últimas dos entradas fueron lanzadas nuevamente por Scott McClain y Corey Patterson. (Uno de mis jugadores hubiera sido apabullado el día siguiente por eso.)

***

Partido 120 (17 de agosto) – en Houston; Victoria 12-3; Record: 67-53; 6.5 GB División, 3 GB Comodín

Tuve mi primer momento de desesperación hoy. Los Cubs fueron a Houston después de ganar tres de cuatro contra los Cardinals, y perdieron los dos primeros partidos de la serie. En la baja de la primera entrada, los Astros obtuvieron una ventaja de 3-0 gracias a Prior. Mentalmente, me he dado por vencido de alcanzar a los Astros para el título de la división, pero todavía está el Comodín. El problema es que esas dos derrotas me ponen tres partidos detrás de los Marlins, quienes actualmente están posicionados ahí. Me he encontrado diciéndome a mí mismo cosas como “No puedo perder este partido. No puedo caer más atrás.”

Afortunadamente, los Cubs anotaron 12 carreras, aunque gracias a la victoria de los Marlins, no mejoré mi posición inicial. Puedo sentir que estoy comenzando a manejar en modo “debo ganar”. Tuve que recordarme que tengo que darles días de descanso a mis regulares, tan solo porque aun estamos a mediados de agosto, y no pueden jugar todos los días por las próximas seis semanas.

***

Partido 121 (19 de agosto) – en Colorado; Derrota 4-8; Record: 67-54; 7.5 GB División, 4 GB Comodín

Y luego este partido sucedió. No hubo nada dramático en él. Simplemente perdimos. Y ahora estamos cuatro partidos por detrás. Por alguna razón, tres se siente razonable. Cuatro se ve imposible. El béisbol nos enseña a pensar implícitamente en series de tres partidos ya que se juegan varios a lo largo de la temporada. Podríamos barrer una serie de tres partidos contra los Marlins (¡a una semana de hoy!) y empatarlos con un déficit de tres partidos, pero con una brecha de cuatro partidos, incluso si barremos, aun estamos detrás de ellos.

Me encuentro luchando contra la necesidad de manejar cada partido en modo “debo ganar.” Esos días podrán venir, pero no puedes correr una maratón a velocidad. Entrando a este ejercicio, pensé que mi habilidad para ejecutar estratagemas sería la más importante. Si esto fuera la vida real, mi trabajo sería prepararme para mantener a mis jugadores frescos por las próximas seis semanas.

***

Partido 123 (21 de agosto) – en Colorado; Victoria 6-4; Record: 69-54; 6.5 GB División, 3 GB Comodín

Dos victorias consecutivas contra los Rockies resultaron en reducir mi carrera contra los Marlins por un partido. Este partido tuvo 1 2/3 entradas de Ohman, Wuertz y Remlinger seguido de una aburrida entrada de Dempster para salvar el partido. ¿Recuerdan cuando tuve una pequeeeeeeeeeña sobre-reacción a una muestra pequeña y dije que no podía confiar en nadie?

Por otro lado, en el partido en cuestión, dejé que Rusch lance cuatro entradas en un partido empatado porque…no puedo confiar en nadie más.

Después del partido, recibí el mensaje que ¡ARAMIS RAMIREZ HA REGRESADO! En la vida real, le conté esto a mi esposa, y me dijo, “Te estás tomando esto muy en serio, ¿verdad?” Luego me preguntó quién es Aramis Ramirez.

***

Partido 125 (23 de agosto) – vs Braves; Derrota 6-7; Record: 70-55; 5.5 GB División, 2 GB Comodín

Partido 126 (24 de agosto) – vs Braves; Victoria 5-4; Record: 71-55; 4.5 GB División, 1 GB Comodín

Odio mi bullpen. Los Braves ya habían ganado el primer partido de la serie 6-3, manteniéndose a distancia de los Marlins que también habían ganado ese día.

En la octava entrada del segundo partido, Rusch logró convertir una ventaja 4-3 de los Cubs en una ventaja 5-4 de los Braves. E incluso cuando un RBI de Jeromy Burnitz y un fly de sacrificio de Jerry Hairston Jr. devolvió las cosas a su verdadero orden, Ohman y Dempster permitieron dos carreras adicionales en la alta de la novena. En el tercer partido, Remlinger no pudo mantener un empate 2-2 en la octava, pero fue rescatado por la ofensiva de los Cubs que anotaron dos carreras en la baja de la octava y ganando gracias a un lanzamiento salvaje de Mike Hampton.

Si hubiesen podido mantener la ventaja como lo haría un buen bullpen, podríamos haber entrado a la siguiente serie contra los Marlins empatados. Pero una y otra vez, las ventajas se desvanecen, y solo hay un número limitado de eventos heroicos con los que puedes contar. Creo que empiezo a entender la tentación de sobre-pagar por ayuda en el bullpen, sea en el mercado de agentes libres o en la fecha límite de intercambios, cuando parece que hasta los más mediocres lanzadores obtienen un prospecto en retorno.

Quizás este sea más el nivel emocional, pero también hay un elemento estratégico. Hay un montón de partidos cerrados en el béisbol, y en el juego moderno, se requieren 3-4 relevistas para terminar el partido. Si uno de ellos se echa a perder en un partido cerrado, pierdes el partido. Individualmente y en el agregado, todos podrían estar bien, pero cuando se trata de cumplir con la tarea, el bullpen es tan fuerte como su eslabón más débil.

Aramis Ramírez bateó 1-de-11 en su primera serie de vuelta de la lista de lesionados. Ahí va el mesías de la temporada de los Cubs.

Pero, ahora, nos acercamos a lo que será la serie clave de la temporada. Los Marlins vienen a Chicago para tres partidos. Los Cubs tuvieron un día de descanso el 25 de agosto, mientras que los Marlins jugaban y le ganaban a los Brewers, así que empezamos el fin de semana un partido y medio detrás del Comodín. Todo se alineaba perfectamente para que Zambrano y Maddux lanzaran. Creo que en un par de días sabré cuál es el destino final de los Cubs del 2005.

***

Partido 127 (26 de agosto) – vs Marlins; Derrota 2-6 (14); Record: 71-56; 5.5 GB División, 2.5 GB Comodín

Partido 128 (27 de agosto) – vs Marlins; Derrota 0-5; Record: 71-57; 6.5 GB División, 3.5 GB Comodín

Partido 129 (28 de agosto) – vs Marlins; Derrota 6-10; Record: 71-58; 7.5 GB División, 4.5 GB Comodín

Demonios.

***

Partido 132 (31 de agosto) – vs Dodgers; Victoria 17-10; Record: 73-59; 8 GB División, 4.5 GB Comodín

El último día de agosto, y el último día de jugar nueve partidos como local que terminó en un récord de 4-5, los Cubs derrotaron a los Dodgers 17-10. Y fue más desordenado de lo que el marcador final muestra. El partido se jugó con lluvia, y Zambrano permitió tres home runs y cinco carreras en la alta de la primera entrada. Impávidos, los Cubs anotaron dos carreras en la baja de la segunda, y después de otra en la tercera, llenaron las bases para Nomar Garciaparra, quién procedió a vaciarlas.

Arriba 7-5, los Cubs continuaron anotando mientras que la lluvia seguía cayendo (lo que llevo a un retraso de una hora en la cuarta entrada). Ramirez finalmente bateó como un jugador estrella, terminando 3-de-5 con un home run. Barrett y Garciaparra tuvieron cuatro hits cada uno. Arriba 17-6 en la octava entrada, dejé que el cátcher Henry Blanco y el jardinero Jerry Hairston Jr. terminen el partido en el montículo. Blanco lanzó una entrada vacía 1-2-3. Quizás lo deje salvar partidos.

Nomar ha renacido desde que lo mandé al final de la alineación hace un par de meses. Su grand slam fue su 21º home run de la temporada, y ha dejado su OBP dentro del rango .310, 50 puntos por encima de su punto más bajo. Sin embargo, aún lo veo como ese jugador fallado que asumía que era. Cuando armo mis alineaciones, tiendo a ponerlo al final del orden, aunque ahora tengo evidencia de que está bateando mucho mejor, y quizás su desliz al principio de la temporada fue el resultado de una rara muestra pequeña.

Sin embargo, dada la reputación de Ramirez, lo volví a colocar en el tercer puesto de la alineación cuando volvió de la lista de lesionados, sin tener la menor idea de si bateará como un bateador de poder o no. (¡Después de todo, solo tuvo un turno al plato al empezar el año!) Siempre hay un montón de críticas hacia los managers que mantienen sus ideales sobre dónde debería batear un jugador. Debo decir que soy víctima del mismo impulso.

También me he dado cuenta que no sé quién debería jugar el jardín central para los Cubs. Si estoy jugando con pelotones, Corey Patterson es zurdo, por lo que debería empezar con mayor frecuencia, pero su línea de bateo ha sido la peor de los tres candidatos de este año. Hairston ha tenido un buen desempeño, mas no espectacular, pero no es el defensor que es Patterson. El viajero Calvin Murray se sumó a principios del año y jugó regularmente cuando los otros dos estaban lesionados (y ha conseguido unos hits cruciales), pero no es una respuesta a largo plazo.

Los Cubs tienen prospectos como Felix Pie y Sam Fuld, quienes quizás obtengan tiempo de juego, pero no estoy seguro de lo que podrían ofrecer al equipo ahora mismo, y en este instante, aun tengo esperanza (¿o ilusiones?) de alcanzar los playoffs. Para ser honestos, cuando llega el momento de llenar ese punto en la alineación, pierdo el interés y escojo uno al azar.

You need to be logged in to comment. Login or Subscribe