keyboard_arrow_uptop

(More information on BP En Espanol.)

Traducido por José Hernández Lagunes

Al comenzar los partidos de la noche, la Liga Americana tenía récord de 148-133 en juegos de interliga esta temporada. (Estos números no reflejan el partido entre los Rangers y los Braves de anoche). Como cada equipo juega 20 partidos contra equipos de la otra liga, esto significa que con sólo tres victorias más, la Liga Americana amarrará la serie de interliga por decimocuarto año consecutivo. Éste es el récord:

(El último punto es al comenzar los partidos de anoche.) El récord de partidos de interliga es el mejor indicador que tenemos para demostrar que la Liga Americana es la mejor de las dos ligas. El declive del dominio de la Liga Americana es el mejor indicador disponible para demostrar que la Liga Nacional se está acercando. Y esto no es una idea original. Rob Arthur escribió sobre este tema en FiveThirtyEight.

Hay una teoría que indica que la Liga Americana tiene ventaja cuando se trata de partidos de interliga ya que sus equipos cuentan con bateadores designados, los cuales tienen turnos al plato cuando se juega en estadios de la Liga Americana, pero como demostré el mes pasado, los bateadores designados están por debajo del promedio este año. Es claro entonces que la superioridad de la Liga Americana se basa puramente en su talento.

Pero los partidos de interliga son polémicos. Mezclan a las dos ligas en el único deporte norteamericano en el que cada liga es verdaderamente independiente de la otra. El dilema del bateador designado crea un espectáculo en el cual un lanzador, quien podría nunca haber bateado en su carrera, obtiene un turno al plato. Elimina partidos que los equipos podrían haber jugado contra otros equipos de su propia liga y división. Incluso complican las agendas de viaje. Y los juegos de interliga son desbalanceados. Esto causa que algunos equipos tengan una ventaja relativa sobre otros. La falta de equilibrio tiene dos causas.

En primera instancia, cada equipo juega una serie de partidos contra equipos rivales designados. Cada año, los equipos de una división juegan contra los equipos de otra división en la otra liga. Por ejemplo, este año, los equipos de la Liga Nacional Oeste juegan contra los equipos de la Liga Americana Central. A continuación, se detalla cómo toca jugar a cada equipo de la NL Oeste:

  • Arizona: 3 Chicago, 3 Cleveland, 4 Detroit (2 en casa, 2 de visita), 3 en Kansas City, 3 en Minnesota
  • Colorado: 3 Chicago, 4 Cleveland (2 en casa, 2 de visita), 3 Detroit, 3 en Kansas City, 3 en Minnesota
  • Los Ángeles: 4 Chicago (2 en casa, 2 de visita), 3 en Cleveland, 3 en Detroit, 3 Kansas City, 3 Minnesota
  • San Diego: 3 en Chicago, 3 en Cleveland, 3 Detroit, 3 Kansas City, 4 Minnesota (2 en casa, 2 de visita)
  • San Francisco: 3 en Chicago, 3 Cleveland, 3 en Detroit, 4 Kansas City (2 en casa, 2 de visita), 3 Minnesota

En efecto, todos juegan 16 partidos contra la AL Central. Pero nadie juega el mismo calendario. Los Rockies tienen que jugar cuatro partidos contra el mejor equipo de la división, y seis partidos de visita contra los equipos en segundo y el tercer puesto. En cambio, los Giants sólo tienen seis partidos contra equipos de la AL Central con récord ganador, todos como local, y sus partidos de visita son contra dos de los peores equipos de la Liga Americana.

Es cierto que este rol de partidos no le da una ventaja competitiva al pobre equipo de San Francisco, pero Colorado se encuentra en la lucha por el segundo comodín. El ser uno de los dos equipos de la Liga Nacional que tienen que jugar cuatro partidos contra Cleveland (más sobre esto después) y jugar seis partidos de visita contra equipos competitivos como los Twins y los Royals les complica el camino más que a otros equipos. No por mucho, pero un juego puede hacer la diferencia.

Y lo mismo sucede para la AL Central. Los Twins juegan cuatro partidos contra los débiles Padres y reciben a los más competitivos Rockies y Diamondbacks en Target Field. Jugar contra los mejores y peores equipos de la NL Oeste es una ventaja competitiva muy dispareja.

Además, la ventaja de campo en la postemporada, sorteos de primera ronda y equipos comodines se otorgan en base a los récords contra toda la liga, no sólo dentro de la división. Esto coloca a los equipos de la Liga Americana Oeste—quienes juegan contra la débil NL Este dónde sólo un equipo es competitivo—en mejor posición que los demás equipos de la Liga Americana, tal y como los de la NL Central—quienes se enfrentan a la competitiva AL Este—tienen mayor dificultad que los demás contendientes por el comodín de la Liga Nacional.

¿Cuál podría ser la solución? No hay ninguna. No es posible balancear los juegos de interliga en cuanto a la separación entre juegos de local y visitante sin romper completamente las barreras entre ambas ligas.

Asimismo, existe el problema de los “rivales naturales”. Cada equipo juega contra su rival natural de la otra liga cuatro veces, dos en casa y dos de visita. Hay dos grupos de rivales naturales; algunos que tienen lógica. Otros, bueno…

Los rivales geográficos: Brewers-Twins, Cardinals-Royals, Cubs-White Sox, Dodgers-Angels, Giants-A’s, Marlins-Rays, Mets-Yankees, Nationals-Orioles, y Reds-Indians.

Algunas de esas rivalidades son más inventadas que otras, pero bueno, veo su lógica. Sin embargo, no las hace justas. Los Brewers, quienes se encuentran 3.5 juegos por detrás de los Cubs después de los partidos del martes, obtuvieron un rival natural mucho más difícil este año. Mientras tanto, los Yankees están luchando tanto por el liderato de su división como el comodín, y pudieron machacar a unos débiles Mets.

¿”Ké”? Braves-Blue Jays, Diamondbacks-Astros, Padres-Rangers, Phillies-Red Sox, Pirates-Tigers, Rockies-Mariners.

Entiendo lo de los Braves y Blue Jays, ya que es una revancha perenne de la Serie Mundial de 1992. ¿Pero Pirates-Tigers? ¿Será porque todavía existen rencillas de la Serie Mundial de 1909 con Honus Wagner y Ty Cobb? Phillies-Red Sox, ¿conmemorando todos esos años que fueron los peores equipos de sus respectivas ligas? ¿Los Rockies juegan contra los Mariners y los Diamondbacks contra los Astros para celebrar su legado como equipos de expansión?

Dejando la irracionalidad de lado, jugar contra Colorado es más difícil para los Mariners, quienes aspiran a un puesto como comodín, que los cuatro juegos que tienen los Rangers contra los Padres. Y si los Yankees tuvieron un rival fácil en los Mets, pues los Red Sox tuvieron uno todavía más sencillo.

Obviamente no todas las series resultaron cómo aparentaban en un principio. Los Yankees barrieron a los Mets, pero los Red Sox “sólo” ganaron tres de cuatro contra los Phillies. Los Mariners jugaron igual de bien contra los Rockies como los Rangers lo hicieron contra los Padres. Colorado le ganó tres de cuatro a Cleveland. Pero Milwaukee fue barrido por los Twins, quienes con un récord de 11-7 en partidos de interliga, llevaban tres juegos de ventaja a los Angels, quienes a su vez se encontraban tan sólo medio juego por adelante de Minnesota por el segundo comodín el miércoles en la mañana.

En resumen, la Liga Americana va a ganar la serie de interliga indicando su continua superioridad, aunque dicha superioridad comienza a desvanecerse. Dejando esto de lado, el calendario de partidos de interliga sigue siendo desbalanceado, y como tal, genera ventajas de para unos y desventajas para otros. Después de 20 años, ya deberíamos estar acostumbrados. No va a desaparecer.

*Para cuando leas esto, todavía serán cinco partidos (si es que Atlanta le ganó anoche a Texas) o tres (si Texas ganó). Y si, sé que un número mágico impar es imposible en los partidos de interliga, donde cada victoria tiene una derrota correspondida. Pero técnicamente, es correcto.

You need to be logged in to comment. Login or Subscribe