keyboard_arrow_uptop
BP360 now on sale! A yearly subscription, '23 Annual & Futures Guide and t-shirt for one low price
Image credit: Lindsey Wasson-USA Today Sports

Traducido por José M. Hernández Lagunes

En las últimas semanas, hemos estado analizando algunas formas diferentes de conceptualizar el cambiante entorno de los robos de bases. Ya hemos considerado la posibilidad de pensar en los jugadores si sacáramos los robos del tema por completo, pero eso no necesariamente te ayuda en tus drafts cuando todavía estás tratando de encontrarlos.

Después de todo, si los robos están subiendo, no puedes salir a draftear un montón de jugadores con cero robos que corren entre las bases en cinco segundos y esperar competir. Si quieres competir, necesitarás tenerlos, e idealmente adquirirlos de tal manera que no tengas que comprometer la calidad de los bateadores como lo has hecho en el pasado.

Averiguar quiénes podrían ser estos jugadores podría ser una misión imposible. Si los jugadores se adaptan constantemente a las nuevas reglas y el panorama cambia rápidamente en el transcurso de la temporada, la respuesta puede ser que encuentres a estos jugadores en el cable de descartes, o que los que has incluido en la plantilla por otras razones te den de repente 15 robos como una buena cuelga. Eso no significa que no podamos intentar desenterrar algunas joyas potenciales que no se consideran grandes amenazas al robar, utilizando tanto el conocimiento de las nuevas reglas como parte de la información que ya utilizamos para identificar el potencial de robo.

Sabemos que sólo los jugadores que alcanzan los 75 pies (22.9 metros) en 3.6 segundos o menos han sido propensos a proporcionar una base robada de dos dígitos como porcentaje de oportunidades (SBA% por sus siglas en inglés). Eso no es lo mismo que decir que esos jugadores lo harán, obviamente, pero el potencial existe, donde no existe al otro lado de esa línea. Eso es evidente en el gráfico del artículo enlazado anteriormente, y se mantuvo en 2022: el jugador más lento en 75 pies para producir un SBA% de dos dígitos fue Elvis Andrus, con 3.59. Aquí está el mismo gráfico, utilizando los datos de 2022, y de nuevo, los jugadores con al menos 50 oportunidades de robo. Muestra el SBA% en función del tiempo de separación a 75 pies en segundos.

Vuelve a aparecer la misma tendencia. (El mayor atípico en la línea del 30% justo después de los 3.5 segundos es Dylan Moore, por si te lo estás preguntando). Sólo cinco jugadores con algún número de oportunidades superaron los dos dígitos en ese rango de 3.5-3.6 segundos. Ninguno se acercó después de 3.6 segundos, y ninguno estaba siquiera en el cinco por ciento después de 3.7.

Eso no significa que los jugadores más lentos no puedan robar una base. Muchos de esos nombres a la izquierda de 3.6 están por encima de cero. Lo que sí muestra es que estos jugadores necesitan circunstancias muy específicas para superarse, y va más allá de tener unas centésimas de más. El lanzador y el receptor promedio tardan alrededor de 3.5 segundos desde el primer movimiento hasta que la pelota está en el guante del jugador de campo para un intento de ponerle out.

En otras palabras, incluso si uno de esos jugadores más lentos se fuera en el instante en que el lanzador hiciera su primer movimiento—lo que normalmente no hacen, ya que tardan un par de décimas si están reaccionando a ese movimiento—necesitarían que 1) el lanzador fuera muy lento hacia el plato o 2) el receptor tuviera uno de los peores tiempos de salto en las Mayores o 3) ambos. Si Yasmani Grandal (el segundo dato más lento de los mencionados, justo por delante de Yadier Molina) estuviera corriendo, necesitaría este tipo de salto. Aún así, podría no llegar a tiempo.

Todavía es justo preguntarse si las nuevas reglas empujarán ese umbral de 3.6 segundos un poco más alto, por algunas razones. En primer lugar, los jugadores tienen que desplazarse un poco menos, aunque sea unos pocos centímetros, porque las bases son más grandes ahora. Tienen más espacio en el exterior de la base para usar, lo que hace un poco más difícil hacer un toque con el guante. Si el reloj de lanzamiento ofrece la oportunidad de salir incluso unas centésimas de segundo antes en el conjunto, eso vuelve a reducir la ventana para que el receptor y el jugador de campo atrapen al corredor. Y, por supuesto, si la situación del pickoff se desarrolla hasta un punto en el que son viables mayores ventajas, podríamos estar viendo uno o dos pies menos para viajar.

Teniendo esto en cuenta, decidí buscar jugadores con posibilidades de robar bases basándome en algunos factores:

  • Al menos 50 SBO en 2022
  • Un split de 75 pies de 3.65 segundos o menos, para tener en cuenta una cierta expansión de esa ventana
  • Un SBA% por debajo del 10%, para no decirte que los jugadores que corren van a correr más
  • Un TRAA (índice de despegue por encima de la mediador sus siglas en inglés) superior, lo que indica que al menos tienen una intención positiva de correr

Podría reproducir la lista aquí, pero en su lugar voy a enlazar con todo el conjunto de datos que he reunido para este ejercicio para que puedas jugar con él tú mismo, ya que incluso utilizando los criterios anteriores me quedé con 142 jugadores de la temporada pasada. Esto es a lo que he llegado anteriormente, y lo que el gráfico ilustra de nuevo: muchos jugadores son al menos teóricamente lo suficientemente rápidos para robar una base.

Asumiendo que quieres un poco más de especificidad, vamos a añadir un par de criterios más a nuestra búsqueda. Si no has leído algunas de mis investigaciones más antiguas sobre bases robadas, tal vez te preguntes por qué no me fijo en los que tienen un buen SRAA o porcentaje de bases robadas. La razón es que no es predictivo. Sin embargo, eso nos da una fuente potencial de valor: aquellos que están siendo descartados porque tuvieron un mal porcentaje de éxito en 2022, ya sea por su SB% o porque sus totales crudos están deprimidos como resultado. Así que añadamos a los que tuvieron un 60% de éxito o menos en 2022.

La semana pasada discriminé por la edad con la curva de envejecimiento en los robos, así que vamos a incluir eso en la mezcla y sólo buscaremos a los jugadores que todavía están en sus 20s. Por último, y de forma un tanto arbitraria, queremos que estos jugadores jueguen, así que eliminé a jugadores como Víctor Reyes, cuya posibilidad de conseguir al menos un tiempo de juego medio regular parece baja.

Eso me dejó con un número mucho más manejable de 19 jugadores:

Nombre Edad SBO BR CS SB% SBA% 75ft TRAA
Ozzie Albies 25 89 3 5 38% 8.99% 3.35 0.017
Oswaldo Cabrera 23 61 3 2 60% 8.20% 3.45 0.002
Diego Castillo 24 72 1 1 50% 2.78% 3.60 0.003
Paul DeJong 28 62 3 2 60% 8.06% 3.49 0.013
Santiago Espinal 27 150 6 6 50% 8.00% 3.53 0.015
Luis Garcia 22 138 3 4 43% 5.07% 3.46 0.008
Nick Gordon 26 165 6 4 60% 6.06% 3.38 0.009
Riley Greene 21 176 1 4 20% 2.84% 3.38 0.002
Lourdes Gurriel Jr. 28 215 3 4 43% 3.26% 3.55 0.001
Austin Hays 26 220 2 4 33% 2.73% 3.48 0.002
Gunnar Henderson 21 56 1 1 50% 3.57% 3.36 0.008
Jonathan India 25 177 3 4 43% 3.95% 3.55 0.001
Chas McCormick 27 149 4 3 57% 4.70% 3.41 0.006
Shohei Ohtani 27 236 11 9 55% 8.47% 3.37 0.018
Edward Olivares 26 75 2 3 40% 6.67% 3.43 0.013
Cristian Pache 23 76 2 2 50% 5.26% 3.46 0.012
Jorge Polanco 28 173 3 3 50% 3.47% 3.42 0.005
Harold Ramírez 27 185 3 5 38% 4.32% 3.46 0.003
Alek Thomas 22 143 4 3 57% 4.90% 3.33 0.003

Es un grupo muy variado. En la actualidad, sólo Ohtani, Albies y Henderson parece que podrían costar un pick top-100. Hay un número de habituales de rango medio como India, Polanco, Hays y Gurriel que probablemente serán drafteados en la mayoría de las ligas pero no parecen ser prohibitivamente caros. Desde la perspectiva de la curva de envejecimiento, es prometedora la presencia de Thomas, Greene, García y Cabrera, además de Henderson.

Gurriel, India y especialmente Castillo—si consigue el tiempo de juego—serán una buena prueba de si estas reglas cambian el umbral para contribuciones significativas de bases robadas. Con 3.6 segundos en la nariz, Castillo no es realmente lo suficientemente rápido bajo las antiguas reglas para superar los lanzamientos de forma regular, ni tampoco corrió mucho en las menores en ninguno de los dos últimos años, por lo que podría indicar que el efecto en este rango será más apagado. Sin embargo, es probable que tenga el beneficio de una alineación que necesita generar más ofensiva en las bases. Greene parece un candidato particularmente intrigante, como alguien que debería tener un rol diario, podría estar en una ofensiva sub-par en general, que claramente tiene la velocidad bruta para proporcionar más de lo que hizo en su debut, y sin embargo, actualmente está siendo drafteado justo fuera del top 200.  Voy a investigar más sobre él en el futuro, así como a considerar algunos de los jugadores y factores mencionados anteriormente en el contexto de las proyecciones, cuando se publique PECOTA.

Thank you for reading

This is a free article. If you enjoyed it, consider subscribing to Baseball Prospectus. Subscriptions support ongoing public baseball research and analysis in an increasingly proprietary environment.

Subscribe now
You need to be logged in to comment. Login or Subscribe