keyboard_arrow_uptop
BP360 now on sale! A yearly subscription, '23 Annual & Futures Guide and t-shirt for one low price
Image credit: Jerome Miron-USA Today Sports

Traducido por José M. Hernández Lagunes

A principios de esta semana hicimos un recorrido por algunas de las estadísticas que, aunque decepcionantes, podrían haber pasado desapercibidas entre los grandes encabezados del año. Pasamos a la segunda parte de este servicio público, esta vez con cifras que cumplen lo mismo, pero en el lado positivo. No se trata de un despunte o culminación estándar; esto no pretende ser útil desde una perspectiva de fantasía. Es sólo una colección de estadísticas extrañas y sin valor, como la concha que encuentras en la playa, te llevas a casa y luego la tiras.

14.0 BB%.

No fue el año de Jorge Polanco, en el sentido de que no fue el año de Minnesota: el segunda base fue a la lista de lesionados en junio con dolor de espalda, y claramente batalló en su regreso, con un slugging de sólo .321 en la segunda mitad antes de ser relegado por su bien (y ver a su equipo irse con él) en septiembre con una rodilla lesionada. Pero si bien las 200 apariciones al plato que le faltaron hicieron que toda su línea ofensiva pareciera una decepción, también ocultaron un cambio importante y positivo en su enfoque. Jorge Polanco, en su novena temporada en las Grandes Ligas, decidió repentinamente caminar.

Para resumirlo: Polanco vio 45 conteos de 3 y nada en 2022, exactamente el mismo número de veces que caminó en cualquier conteo (¡en un 50% más de entradas!) en 2021. Sólo cuatro bateadores en el béisbol (incluyendo a su compañero de equipo, Luis Arráez) se fueron de 0-1 con menos frecuencia que Polanco, quien difícilmente buscó poner el bate en la bola y esperar roletazos a los huecos. En todo caso, siguió con su enfoque habitual de producir elevados incluso cuando esos dejaron de superar la valla. Pero esperó más tiempo a los lanzamientos correctos, y aceptó cuando esos lanzamientos nunca llegaron. No es un sustituto de buen bateo, pero dado que aparentemente no podía hacerlo, no es un mal ajuste.

1.95 ERA.

Los zurdos nunca mueren, y qué bueno. Matt Moore no lanzó para su sexto equipo en seis temporadas, pero solo porque se reincorporó a los Rangers que lo vieron por última vez en 2018, cuando Jon Daniels estuvo reviviendo a todos los abridores acabados de la Liga, excepto él. Pero esta vez hizo clic, y no fue solo la suerte de los relevistas de poca muestra: el ex número 1 (alerta: chiste interno) finalmente recibió un papel predecible después de años de trabajo como relevista largo, y realmente se dedicó al relevo completo. No sólo sus periféricos respaldaron sus estadísticas de conteo (2.95 FIP, un DRA- por debajo de 100 en toda la temporada), sino que su bola rápida encontró algo de su antigua vida, volviendo a 94 mph (151 kph). Necesitaba esa velocidad, porque en 92 que estaba siendo dominado. Ahora, es un lanzamiento funcional.

Pero más que nada, su éxito vino de no lanzarla. Moore redujo el uso de su bola rápida del 65% al 45%, apoyándose mucho en su curva, incluso cuando no era capaz de lanzarla. El resultado fue un indecoroso 4.62% de BB/9, y sin embargo no le costó, en parte porque estaba dispuesto a lanzar la cuarta bola en lugar de un strike fácil. (La única excepción en todo el año fue una bola rápida por el medio a Robinson Chirinos, de todos los bateadores; si DRA pudiera tener en cuenta la vergüenza, tal vez Moore no habría roto 100 después de todo).

21 SB.

Es lo más insignificante que hay en las estadísticas: Según el BRR, la métrica general de BP, Thairo Estrada ganó una centésima de victoria gracias a sus bases robadas. Pero como Russell Carleton señaló en su reciente artículo, hay una creciente división analítica entre lo que gana juegos de pelota y lo que hace que los juegos de pelota sean agradables, y Estrada ganó un poco de tinta negra en el último libro. Considera: Estrada es un velocista perfectamente aceptable, con una velocidad de sprint de 28.3 pies/seg, (31.05 kph) lo que lo coloca en compañía de gente tan exaltada como Cesar Hernández y Zach McKinstry.

Pero lo que hace que esa cifra de 21 sea divertida es que, después de 10 temporadas profesionales, es el máximo de su carrera; lo más cerca que estuvo fue de 18, repartidos entre ligas A-baja y -alta cuando tenía 20 años. También es una marca reciente para su equipo. Como señaló el redactor de The Athletic Andrew Baggarly en septiembre, “Thairo Estrada robó su 17ª base. Esa es la mayor cantidad de un Gigante desde… eh, ¿Eduardo Núñez en 2017? ¿De verdad? (Sí, lo he comprobado dos veces).

164 IP.

Corey Kluber no entró en el Top 50 de agentes libres. Iba a hacerlo, hasta que nuestro editor en jefe y experto en crear tendencias Craig Goldstein llegó a él, e informó a nuestro grupo, “Tenemos a Kluber en el puesto 42 en esta lista y / estoy redactando esto y el tipo apesta”. No estoy seguro de estar totalmente de acuerdo, lo tenía 39, porque la alternativa incomprensible era subir a Michael Wacha, pero la verdadera historia es lo increíble que es que está alrededor de apestar en absoluto. No hace mucho tiempo, lanzadores en sus 30s que se pierden la mayor parte de tres temporadas con lesiones en el hombro no siguen, excepto en academias de béisbol privadas y anuncios locales de televisión. Kluber estuvo bien en 2022, pero lo más impresionante es que fue uno de los únicos 45 lanzadores que se clasificaron para el título de carreras limpias admitidas.

Es medio fascinante cómo los jugadores defectuosos aprenden a limitarse. Matt Moore apestaba, así que decidió caminar a los bateadores para no permitirles cuadrangulares. Kluber hizo lo contrario: registró la tasa de caminatas más baja de su carrera, sin convertirse en Josh Tomlin. Puso el 42.5% de sus lanzamientos en la zona de strike, lo que le sitúa justo en la media, y de hecho terminó por encima de la media en abanicadas.

Pero lo fascinante de su línea es que se volvió Súper Saiyan en el momento en que la cuenta llegaba a tres bolas. Sólo la mitad de los 16 bateadores que alcanzaron el 3-0 con él obtuvieron un pasaporte a primera, y los bateadores lograron sólo .185/.408/.222 en todas las cuentas de tres bolas. Dale a un bateador al azar una cuenta de tres bolas contra Kluber y de repente batea como Trent Grisham. Eso no es repetible, probablemente, por lo que es quizás el 51º mejor agente libre de esta temporada. Pero es un tercer acto infernal.

.727 SLG.

Si quieres ser feliz, la verdadera clave es no acostumbrarse nunca a las cosas. Hay una cierta personalidad en redes sociales llamada el chavo “¡Wow!”, alguien cuyo único propósito en la vida es tomar la mundanidad de la vida y emocionarse realmente con ella. Es como un collie mirando una pelota de tenis, o un poeta sin la poesía. Los chavos “Wow” son una maldición absoluta, el reflejo de los hipsters sin el autoconocimiento, pero en gran parte porque realmente tienen razón. Deberían asombrarse por los sonidos de los bebés y el color de las hojas y demás. Simplemente es muy difícil comunicar esa sensación de belleza, que es por lo que los poetas solían conseguir dinero y fama antes de que la televisión lo arruinara todo.

El punto de todo esto es que la verdadera lucha de la vida, después de ser alimentado y vestido y abrigado, es evitar el hastío. Mira ese número. 727. Setecientos veintisiete. Aaron Judge acaba de llegar a 62 cuadrangulares en una temporada y ha bateado .686 de slugging. La última vez que alguien superó esa cifra, hace dos décadas, era tres cuartos de Barry Bonds y un cuarto del mutante de las Tortugas Ninja. Y esta vez, fue un segundo bateador de 36 años que bateó .281 el año pasado y fue liberado de su contrato de ligas menores por los Rangers de Texas.

Ya sabes todo esto. No es noticia. Y, sin embargo, tienes que repetirlo. Matt Carpenter bateó .727. Cuando encuentres un billete de $20 en el pavimento, anótalo en un universo donde la temporada 2022 de Matt Carpenter puede ocurrir. Cuando un rayo caiga en el árbol de tu vecino y éste caiga en la habitación de tu hijo, sólo para que esté en tu cama porque no podía dormir, encógete de hombros y di: “Después de todo, Matt Carpenter bateó .727”. La vida es así. Uno no puede dejar de sorprenderse en público.

Thank you for reading

This is a free article. If you enjoyed it, consider subscribing to Baseball Prospectus. Subscriptions support ongoing public baseball research and analysis in an increasingly proprietary environment.

Subscribe now
You need to be logged in to comment. Login or Subscribe