keyboard_arrow_uptop
BP360 now on sale! A yearly subscription, '23 Annual & Futures Guide and t-shirt for one low price
Image credit: Brad Mills-USA Today Sports

Traducido por Fernando Battaglini

La temporada 2022 no fue exactamente un estandarte para los Washington Nationals.

Fueron el único equipo de béisbol en Grandes Ligas que no logró alcanzar las 60 victorias, terminando fácilmente con el peor récord (55-107). Fue un tercer quinto lugar consecutivo en el Este de la Liga Nacional para los Nats, y en ese tramo lucen un horrible récord de 146-238 (.380).

Sí, ese terrible período de tres años se produjo inmediatamente después de que los Nacionales ganaran la Serie Mundial. No fue hace tanto tiempo, lo prometo.

Los Nationals también intercambiaron a la superestrella Juan Soto en la fecha límite luego de no lograr una extensión de contrato a largo plazo. Eso ocurrió solo un año después de que intercambiaron a Max Scherzer y Trea Turner y unos años después de que dejaran ir al ícono de la franquicia Bryce Harper.

Lo siento si eres fanático de los Nationals y parece que estoy molestando a tu equipo. Pero se lo merecen.

Sin embargo, voy a decir algo positivo sobre ellos, y aquí está: desde el 2 de agosto en adelante, tuvieron a uno de los mejores bateadores del béisbol. Ese bateador fue Joey Meneses.

Lo dejaré pasar si no tenías idea de quién era Joey Meneses el Día Inaugural de la temporada 2022. A decir verdad, yo tampoco. Los jugadores que están a punto de cumplir 30 años y no tienen experiencia en las Grandes Ligas generalmente no son nombres familiares ni siquiera pensamientos profundos de la liga.

Sin embargo, Meneses logró algunos buenos números en las menores, comenzando en 2018 cuando comenzó a elevar más la bola. Tuvo un OPS de .870 con 23 jonrones en Triple-A en la organización Phillies ese año, lo que lo llevó a un contrato de $1 millón con los Orix Buffaloes en Japón. Desafortunadamente, fue suspendido por PED (Drogas Mejorar el Rendimiento) mientras estaba en el extranjero, lo que puso fin a su mandato con Orix después de solo 29 juegos.

Meneses luego jugó en México durante un par de años antes de resurgir en las menores con los Red Sox. Los Nats le dieron un contrato de ligas menores la temporada baja pasada, pero ni siquiera incluyeron una invitación para los entrenamientos de primavera. El jugador de 30 años trabajó en Triple-A Rochester durante cuatro meses con un OPS de .830 y 20 jonrones antes de finalmente recibir su primer ascenso en las Grandes Ligas.

Meneses llegó bateando con un jonrón en su primer juego de Grandes Ligas y totalizando cinco jonrones en sus primeros nueve juegos. Nunca bajó el ritmo y finalmente terminó con una brillante línea de bateo de .324/.367/.563 con 13 jonrones, 14 dobles y 34 carreras impulsadas en 240 apariciones en el plato.

A partir del día en que fue ascendido (2 de agosto), Meneses ocupó el puesto 12 en béisbol y cuarto en la Liga Nacional con un wOBA de .395. Estaba empatado en el octavo lugar en el juego durante ese lapso con sus 13 jonrones.

Hay algunos números a señalar que indicarían que Meneses experimentó alguna buena fortuna. La brecha entre su xBA (.267) y el promedio real (.324) fue bastante grande, al igual que la brecha entre su xSLG (.457) y el porcentaje de slugging real (.563). Meneses también lució un BABIP de .371. Esa fue la tercera marca más alta entre 358 jugadores en acumular al menos 200 apariciones en el plato.

Además, mientras que el promedio de Meneses de .338 y el porcentaje de slugging de .592 contra lanzamientos quebrados se ve muy bien en la superficie, solo tuvo un .236 xBA, .356 xSLG y una velocidad de salida de 87.5 mph en contra a esos lanzamientos. Dadas esas brechas, parecería haber algunas vulnerabilidades que es probable que eventualmente se aprovechen.

Por otro lado, Meneses golpeó la pelota bastante fuerte con regularidad, registrando una excelente velocidad de salida (91.4 mph) y una tasa de golpes fuertes (47.1 por ciento) junto con una tasa de barril sólida (9.9 por ciento). Hizo daño contra rectas y lanzamientos con cambios de velocidad y, a diferencia de los lanzamientos quebrados, las estadísticas esperadas dicen que en su mayoría fue bien merecido. Además, aunque Meneses continuó con su historial de ligas menores de no recibir muchos boletos (6.3 por ciento), también continuó con la tendencia de hacer una buena cantidad de contactos con una tasa de ponches de solo 21.7 por ciento.

Volviendo a la pregunta inicial planteada en el título de si Meneses es bueno, mi respuesta es… ¿quizás? Sé que parece una especie de evasión, pero ser más definitivo en función de un tamaño de muestra que aún es bastante pequeño se sentiría irresponsable.

Un jugador de 30 años que aparece de la nada y batea como Manny Machado durante un par de meses merece un escepticismo inmediato. Probablemente haya más posibilidades en 2023 de que Meneses se encuentre de regreso en las menores en algún momento que de que siga luciendo como un All-Star.

Dicho esto, Meneses se ha desempeñado bien de manera bastante consistente dondequiera que haya estado durante algunos años y sus datos de pelota bateada con los Nacionales en su mayoría se ven bien. Debería estar encerrado en el tiempo de juego diario de cara a la próxima temporada y tendrá doble elegibilidad en las ligas de fantasía (también registró 24 juegos en los jardines). Los primeros datos de posición promedio en el draft del Campeonato Nacional de Béisbol de Fantasía tienen a Meneses en la selección 220, lo que me parece correcto.

Thank you for reading

This is a free article. If you enjoyed it, consider subscribing to Baseball Prospectus. Subscriptions support ongoing public baseball research and analysis in an increasingly proprietary environment.

Subscribe now
You need to be logged in to comment. Login or Subscribe