keyboard_arrow_uptop
2023 SABR Analytics Conference Research Awards: Voting Open Now!
Image credit: Eric Hartline-USA Today Sports

Traducido por Fernando Battaglini

Con la Serie Mundial comenzando el viernes, echemos un vistazo a algunos jugadores que no participan en el Clásico de Otoño. En lo que ha sido una postemporada inestable hasta el momento, varios jugadores, jóvenes y viejos, han mostrado su potencial, naturalmente haciendo ruido sobre su valor para la próxima temporada. O murmuraciones, en algunos casos. Es difícil digerir un tamaño de muestra tan pequeño al tomar una decisión de béisbol de fantasía, pero ¿quién puede decir que no podemos aprender una cosa o dos?

Oscar González, Jardinero, Guardians

González es tan único; Él es grande. Él es alto. Hace muchos swings, persigue mucho, pero no se poncha más que el resto de la liga en promedio. Tampoco ha conseguido muchas bases por bolas, lo que lo convierte en un jugador con mejor promedio de bateo (AVG) que porcentaje en base (OBP). Como escribió recientemente Darius Austin, varias de las estadísticas de González, basadas en las tasas de boletos, ponches y swing de zona, fracasaron en las grandes ligas o sufrieron caídas extremas.

Pero a diferencia de muchos de esos bateadores, González está en un lugar perfecto para trabajar en su comprensión de la zona y el enfoque general: Cleveland. Con tiempo y esfuerzo, González puede convertirse en el mejor toletero del club, fuera de la división de José Ramírez, y tal vez finalmente ser un jardinero que cumple. Estoy de acuerdo con Darius en pensar que González puede proporcionar promedios de bateo superiores con 25-30 jonrones. Toda la prueba que necesita es su capacidad para manejar la calidad de los mejores lanzamientos en las Grandes Ligas en el escenario más brillante del juego.

Trent Grisham, Jardinero, Padres

Una temporada regular tambaleante se convirtió en una postemporada loca para Grisham. El drama parece seguirlo en octubre.

Pero en la temporada regular, Grisham siguió siendo positivo para los Padres. Obtuvo un DRC+ de 82, pero su WARP fue de 0.8, mientras que el bWAR lo fijó en 2.4 gracias a su sólida defensa, que también mostró en esta postemporada. Grisham seguirá siendo un jugador de todos los días en 2023, ya sea para San Diego o para otro equipo. Está entrando en su primer año de arbitraje y, si los Padres intentan pescar un pez más grande durante el invierno, podría volverse prescindible. Sin embargo, Bob Melvin dejó en claro, su confianza en Trent durante la carrera de playoffs de los Padres. Nunca bateó la parte alta de la alineación, pero siempre estuvo ahí, dejando su huella en los juegos más importantes del año.

Al menos, hasta la NLCS contra los Phillies. En las rondas de comodines y divisionales contra los Mets y los Dodgers, Grisham se fue de 21-8 (.381) con tres jonrones, cinco carreras impulsadas, siete carreras y cuatro bases por bolas, el eje de la frenética ofensiva de los Padres. Pero Philly desarmó al zurdo en sus cinco juegos, manteniéndolo sin hits en 19 turnos al bate. Grisham alcanzo base una vez, por un error, y se ponchó nueve veces contra los Phillies. Es fácil ver cómo lo hicieron: a la izquierda están los lanzamientos de Grisham vistos en las series Wild Card y Division y a la derecha, el NLCS.t;

Los beisbolistas tradicionales han promovido durante mucho tiempo las albóndigas giratorias al final del orden, pero Grisham no es un verdadero octavo bateador, más como un toletero en un mal equipo. Bateó solo .184 durante la temporada, pero aun así bateó 17 jonrones.

Entonces, ¿qué sucede después para él? No estoy seguro, pero creo que a) los lanzadores toman la postemporada, y el enfoque de los Filis, como una lección sobre cómo lanzarle a Grisham, o b) toma los ajustes y el éxito de la NLWC y la NLDS y regresa, un poco, a su yo de 2020.

Anthony Rizzo, 1B, Agente Libre

Rizzo sigue siendo uno de los mejores turnos al bate del juego para ver. Es tan sólido, inquebrantable, alto y equilibrado como un roble. ¿Le lanzas fuego de 100 mph? Es probable que no le importe. Sigue siendo uno de los primera base más consistentes en el béisbol incluso cuando ingresa a la temporada nro. 13 de su carrera en 2023.

Si desea exprimir la confianza de cualquier conjunto de datos de tamaño de muestra pequeño, busque corredores en posición anotadora. Rizzo bateó solo .200 en 110 turnos al bate con RISP en la temporada regular. Incluso con esos problemas, impulsó a 75 corredores en la temporada, solo para irse de 7 – 5 en esa situación en la postemporada. Ho hum.

No hay mucho que decir sobre la futura producción de Rizzo aparte de esperarlo. No importa dónde termine el próximo año, será un bate de nivel medio y probablemente estará en un buen equipo. Si regresa a El Bronx solo para que Aaron Judge se vaya, esas posibilidades restantes de RBI caerán en su plato. Ha superado con creces sus mejores días en Chicago, pero ha mantenido un nivel de juego que sigue siendo productivo.

También tengo curiosidad por ver cómo la prohibición de cambios defensivos afecta a Rizzo. Tuvo un wOBA más alto contra shifts defensivos que no esta temporada, pero también jaló la bola a un ritmo de 45.9 por ciento, el más alto de su carrera, este año. Y su tasa de rodados es mucho más baja (33.3 por ciento) que en 2017 (40.7 por ciento) cuando bateó para un OPS de .899. Tal vez encuentre el éxito con más jugadores en el cuadro el próximo año y aumente un OBP ya sólido.

Luis Castillo, Lanzador Abridor, Mariners

Castillo se ve bastante cómodo con Seattle. Lanzó 14 1/3 entradas en la postemporada y permitió solo tres carreras limpias y ponchó a 12 bateadores. Castillo sigue caliente y frío durante el año, permitió cuatro carreras o más en seis aperturas diferentes, pero un entrenamiento de primavera completo con el cuerpo técnico de los Marineros podría hacer que husmee los votos del Cy Young el próximo año. Ya comenzó a intercambiar cambios por más sinkers y vio resultados positivos, ponchando a más bateadores y dando menos boletos mientras generaba mejores estimaciones periféricas de efectividad.

Además, este es el club que renovó a Matt Brash después de pasar al bullpen, resucitó la carrera de Paul Sewald y convirtió a Chris Flexen, Chris Flexen, en un abridor promedio de la liga. ¿Cuál es el techo para Castillo? No sé, pero mi boca está echando espuma.

Thank you for reading

This is a free article. If you enjoyed it, consider subscribing to Baseball Prospectus. Subscriptions support ongoing public baseball research and analysis in an increasingly proprietary environment.

Subscribe now
You need to be logged in to comment. Login or Subscribe