keyboard_arrow_uptop
2023 SABR Analytics Conference Research Awards: Voting Open Now!
Image credit: Mark J. Rebilas-USA TODAY Sports

Traducido por Marco Gámez

Es el 17 de octubre de 2022. Llevamos once días de la postemporada de la MLB y, ya, la gente está realizando procesos de selección simulados para 2023. Algunas de las personas que hacen esto tratan de generar contenido de béisbol de ligas de fantasía y escribir sobre béisbol de fantasía es su trabajo de tiempo completo, así que lo entiendo. Algunas otras personas, de verdad, disfrutan hacer esto, y no les voy a quitar ese gusto. Mi pasatiempo cuando no hay temporada de beisbol es revisar, en Wikipedia, los enredos dentro del árbol genealógico de los vicepresidentes de los Estados Unidos del siglo XIX. (Nota del editor: Gritando a Franklin Pierce.) Haz lo que quieras.

Eventualmente participaré en algunos procesos de selección simulados una vez que llegue 2023. Solía ​​despreciarlos y pensar que pasar dos horas construyendo un equipo que olvidaría unos cinco segundos después de que terminara el proceso de selección era una pérdida de tiempo sin sentido. A medida que perfeccioné mi experiencia, descubrí que los procesos de selección tienen algo de valor y me han ayudado a mejorar mis verdaderos equipos de rediseño una vez que comienza la temporada.

Al igual que con cualquier otra herramienta, la forma en que la usas determina, en gran medida, si los simulacros son un instrumento útil, un implemento sin valor o un arma peligrosa que hace más daño que bien. Hoy, analizaré por qué deberías considerar participar en algunos procesos de selección simulados si aún no lo has hecho y proporcionaré algunos consejos generales sobre cómo debes y no debes usarlos.

¿Por qué participar en simulacros?

Si no eres un novato en los deportes de fantasía (y si estás leyendo esto, supongo que no lo eres), entonces probablemente estés pensando lo que solía pensar sobre los procesos de selección simulados: “¿Por qué debería pasar dos horas construyendo un equipo que nunca jugará en una liga cuando ya soy un seleccionador capaz? Tienes razón. Si eres bueno en la valoración (o si estás usando mis valoraciones o las clasificaciones de procesos de selección de pretemporada elaboradas por Bret Sayre y por mí), entonces probablemente te irá bien con solo usar esas clasificaciones/valoraciones sin simulacros.

Sin embargo, incluso si eres un excelente seleccionador, vale la pena hacer cualquier cosa que puedas desarrollar en diferentes formas para mejorar tus habilidades. También hay cosas sobre los simulacros que no agregan mucho valor, por lo que no debes pasar demasiado tiempo obsesionado con ellos.

NO DEBES: preocuparte por las rondas 1-2

Este es más un problema de “los sitios web necesitan generar contenido” que un problema de verdad, pero he notado que la cobertura de los procesos de selección simulados gira en gran medida en torno a la primera o segunda ronda. Tiene sentido desde el punto de vista de “Estoy escribiendo/haciendo un podcast sobre esto” (“¡Tengo a Aaron Judge!” es mucho más emocionante de leer/escuchar que “¡Tengo a Cavan Biggio!”), pero no es necesario perder demasiado tiempo pensando en las primeras 30 o incluso 45 selecciones en un simulacro.

NO DEBES: intervenir en simulacros en un formato de liga en el que no juegas

No participo en ligas poco profundas, por lo que no tiene mucho valor para mí participar en un proceso de selección simulado de una liga mixta de 10 equipos. Las clasificaciones en la primera mitad del grupo de jugadores en cualquier formato son extremadamente similares en la primera mitad de un proceso de selección, pero comienzan a variar a medida que avanzas. Saber que puedo reclutar a alguien con mi selección final en una liga de 10 equipos no es información útil ni procesable para mí.

Con ese par de advertencias de lo que no debes hacer, veamos las formas en que puedes usar procesos de selección simulados de manera inteligente.

Nivel de prioridades/Nivel de comodidad

Después de compilar mis clasificaciones preliminares, me siento confiado de aproximadamente el 80 % de los jugadores en mi lista. Si estoy clasificando a 300 jugadores, eso significa que hay alrededor de 60 jugadores de los que no estoy seguro. Una cosa es creer que vale la pena elegir a un novato en la sexta ronda, y otra muy distinta seleccionar a ese jugador en función de tu clasificación. Si llegas al punto en un simulacro en el que Gunnar Henderson es el mejor jugador en la pizarra y tienes dudas, es una oportunidad para escuchar esa voz interior y reconsiderar tu clasificación.

La construcción: escasez de posición

Antes de hacer simulacros, entraba en un proceso de selección con mi lista de jugadores y simplemente hacía un proceso de selección basado en valores. En general, lo hice bien, pero un problema que noté con este enfoque es que a veces terminaba con un equipo desequilibrado que tenía dos receptores malos o un tercera base marginal o demasiados jardineros en las primeras 5 o 7 rondas.

En realidad, puedes simplemente mantener intacta tu lista de proceso de selección inicial y decir “bueno, voy a recordar seleccionar a un tercera base en la ronda 12” o “Dejaré de seleccionar los jardineros si obtengo tres después de cuatro rondas”. Esto es bueno, pero me doy cuenta que si sucede en más de un simulacro, mi clasificación está mal, lo que significa que no solo corro el riesgo de seleccionar un equipo desequilibrado, sino que estoy perdiendo oportunidades valiosas más adelante en una posición donde clasifiqué demasiado agresivamente.

La construcción: categoría escasez

Los simulacros son una buena prueba de dónde puedo elegir robos y bases robadas, y me dan una idea confiable de dónde está mi nivel de comodidad en ambas categorías. Para los robos, puedo optar por tomar temprano a un muy rápido jugador de más de 30 robos o tratar de repartir el dinero entre las rondas intermedias y posteriores y ver qué opción me brinda un camino más directo hacia la “victoria”. Para los juegos salvados, una buena manera de encontrar dónde está el nivel general de comodidad de todos es seleccionar cerradores en las diversas bandas de valor.

Tragamonedas del proceso de selección

En algunas ligas, tu puesto en el proceso de selección se determina simplemente por el lugar en el que terminó tu equipo la temporada pasada. Sin embargo, algunas ligas te dan la oportunidad de elegir tu puesto en el proceso de selección. Los procesos de selección simulados ofrecen un campo de prueba útil para ver cómo se vería un equipo desde el puesto 12 en la primera ronda comparado con el séptimo puesto, por ejemplo. Siempre me fascina observar cuán diferentes se ven dos equipos simplemente en función de dónde estaba mi elección.

Explorando a tus oponentes

Esto no siempre es posible, pero si puedes simular junto a los oponentes con los que estás en una liga, es mucho mejor. No todas las selecciones en un proceso de selección simulado reflejarán lo que sucede en uno real más adelante, pero te da una idea de lo que los otros están pensando. Es aún mejor si la sala de proceso de selección tiene una función de chat y los participantes discuten activamente sus selecciones y cómo se sienten acerca de los jugadores que han elegido.

Experimentar/Salir de tu zona de confort

Reconozco que soy un aburrido jugador/analista de ligas de fantasía, ya que tengo mis métodos y creo en ellos lo suficiente como para seguirlos, pero he descubierto en ligas más exactas que seguir un enfoque basado estrictamente en valores es el camino al tercero o cuarto lugar. Un proceso de selección simulado es un gran lugar para probar estrategias o tomar los jugadores que normalmente no reclutarías para ver cómo luciría tu equipo con una construcción atípica. ¿Te sientes incómodo al tomar un cerrador en la segunda ronda pero quieres ver cómo resultaría eso? Selecciona a Edwin Díaz en un simulacro y mira cómo impacta a tu equipo. ¿Quieres ver cómo luciría tu equipo si tomaras dos receptores en las primeras seis rondas? Hazlo en un simulacro antes de hacerlo en una liga que si se juega.

Sin embargo, no te obsesiones demasiado con las simulaciones de procesos de selección. Probablemente solo necesites completar algunos para lograr lo que describí anteriormente. Pero hay muchas conclusiones útiles que puedes obtener al agregar algunos simulacros a tu programa de invierno, que te llevarán a obtener mejores resultados cuando te sientes para los procesos de selección que sí cuentan y que se realizan en marzo y principios de abril.

Thank you for reading

This is a free article. If you enjoyed it, consider subscribing to Baseball Prospectus. Subscriptions support ongoing public baseball research and analysis in an increasingly proprietary environment.

Subscribe now
You need to be logged in to comment. Login or Subscribe