keyboard_arrow_uptop
2023 SABR Analytics Conference Research Awards: Voting Open Now!
Image credit: Wendell Cruz-USA TODAY Sports

Traducido por Pepe Latorre

Es probable que últimamente no hayas pensado mucho en gente como Brandon Inge o Carlos González. Al menos espero que no lo hayas hecho porque eso significaría que estás atrapado en el tiempo o que pasas demasiado tiempo investigando sobre cosas para (ejem, ejem…) escribir al respecto.

Pero si recuerdas algo de estos dos caballeros es probable que esté relacionado con la percepción de que demostraron ser de los mejores bateadores de la liga cuando jugaron, pasando de actuaciones tórridas en las que podían competir como los mejores a períodos horribles en que no podían batear ni aunque sus vidas dependieran de ello.

Inge fue el peor de los dos, por lo general empezaba muy bien las temporadas para caer luego en rachas muy malas (y largas) que se prolongaban hasta que caía en el olvido. Las estadísticas mensuales de su carrera muestran claramente que marzo/abril y junio fueron períodos mucho mejores para él. González volvió locos a muchos fanáticos de Colorado cuando después de producir un WARP de 4.7, el más alto de su carrera, en 2010, comenzó el 2011 alternando rachas buenísimas con otras horribles. Nunca pudo volver a tener una relevancia real después de aquello.

Para iniciar este estudio lanze una serie de preguntas en Twitter a través de un par de encuestas. Quería saber en qué consistía una mala racha para la gente. Las encuestas tuvieron mucha participación y también proporcionaron muchas respuestas muy interesantes, principalmente relacionadas con los umbrales para considerar un OPS en caída o en alza. Casi todas las respuestas coincidían al afirmar que no se puede fijar ese umbral, ya que, por ejemplo, un bateador que acumula un OPS de .800 podría parecer que está aumentando en comparación con el promedio de la liga (.705), pero si dicho bateador es José Altuve, entonces en realidad está cayendo porque su OPS promedio es de .921. En pocas palabras, todo necesita un contexto.

Lo cierto es que no me sorprendieron estos comentarios, es lo que esperaba. Mi verdadera intención con estas encuestas era saber sobre la duración que debería tener una racha para poder ser considerada como mala o buena. En qué momento empiezan. Cuándo son percibidas como tales. Pues resulta que la mayoría de la gente piensa que necesitas tener un desempeño de alguna clase durante no menos de 50 turnos al bate para considerarlo una racha de cualquier tipo.

Con esta premisa inicial me propuse obtener algunos números, agregando un par de requisitos más: 50 turnos al bate se traducen en alrededor de 13 o 14 juegos, así que decidí obtener lapsos de 14 juegos en los que un bateador jugara para un OPS inferior al .500 o superior a .900. Sé que sigo ignorando la situación del contexto al usar estos umbrales fijos, pero como no hay una forma directa de lidiar con esto, imponer estas estimaciones simplifica las cosas. Después de consultar Stathead descubrí que hubo 1.397 malas rachas según los criterios antes mencionados en la temporada 2022 y 3.610 buenas. Algunas de las malas rachas se ven así (puedes descargar el conjunto de datos completo aquí):

Pelotero J Comienzo muestra Fin muestra OPS AB R H HR RBI BA OBP SLG BB SO
Adley Rutschman 14 5/21 6/7 .430 55 5 8 0 0 .146 .230 .200 4 15
Adley Rutschman 14 5/22 6/9 .358 53 5 7 0 0 .132 .207 .151 3 14
Adley Rutschman 14 5/23 6/10 .377 51 4 7 0 0 .137 .200 .177 3 14
Adley Rutschman 14 5/27 6/13 .467 51 6 8 0 0 .157 .232 .235 4 14

Si observamos detenidamente las fechas de comienzo y fin de cada muestra de 14 juegos con al menos 50 turnos al bate para un OPS inferior a .500, nos encontramos con muchas rachas muy cercanas en el tiempo. Esto significa que en realidad todas ellas se corresponden a una única mala racha con cuatro muestras individuales de 14 juegos que para Rutschman duró del 21 de mayo al 13 de junio.

Veamos ahora sus rachas buenas:

Pelotero J Comienzo muestra Fin muestra OPS AB R H HR RBI BA OBP SLG BB SO
Adley Rutschman 14 6/10 6/26 1.010 50 9 16 2 7 .320 .370 .640 4 7
Adley Rutschman 14 6/11 6/27 1.048 52 10 17 3 9 .327 .375 .673 4 7
Adley Rutschman 14 6/12 6/28 .928 51 8 14 3 9 .275 .339 .588 5 9
Adley Rutschman 14 6/13 6/29 .916 51 8 14 3 9 .275 .327 .588 4 6
Adley Rutschman 14 8/6 8/21 .916 51 13 15 3 6 .294 .406 .510 11 12
Adley Rutschman 14 9/3 9/18 1.041 51 8 17 3 10 .333 .433 .608 9 12
Adley Rutschman 14 9/5 9/20 .927 50 7 15 2 8 .300 .407 .520 9 12

En esta ocasión hay siete muestras únicas de aumento del rendimiento de 14 juegos, pero después de analizarlas te das cuenta de que en realidad son tres más largas: una del 13 al 29 de junio, otra del 6 al 21 de agosto, y la última del 3 al 20 de septiembre. Rutschman terminó la temporada con un OPS de .806, bueno para ocupar el tercer lugar entre todos los novatos este año (mín. 300 PA). Esto tiene sentido si consideramos que sus buenas rachas triplicaron a las malas.

Ahora, y usando los criterios anteriormente expuestos, vamos a echar un vistazo a esos bateadores con muestras más únicas de rachas repentinas de ambos tipos:

Pelotero Mala racha Buena racha
Javier Báez 29 20
Tommy Edman 21 15
Eduardo Escobar 20 12
Ketel Marte 19 21
Marcus Semien 17 39
Josh Bell 17 19
Alex Verdugo 16 14
Amed Rosario 15 22
Ryan Mountcastle 15 21
J.D. Martinez 14 34
Charlie Blackmon 14 28
Brendan Rodgers 13 32
Justin Turner 13 21
DJ LeMahieu 13 17
J.P. Crawford 13 13
Jurickson Profar 12 18
Francisco Lindor 11 36
Gleyber Torres 11 18
Alec Bohm 11 16
Tommy Pham 11 15
Nick Castellanos 11 11
Ty France 10 33
Lourdes Gurriel 10 29
Teoscar Hernandez 10 29

Esta es una buena manera de identificar a bateadores de “rachas”, pero ya sabemos que necesitamos simplificar las muestras únicas y después de hacerlo obtenemos la siguiente tabla:

Pelotero Mala racha Buena racha Rachas totales
Charlie Blackmon 3 5 8
Francisco Lindor 3 4 7
Amed Rosario 2 4 6
Brendan Rodgers 2 4 6
J.D. Martinez 2 4 6
Josh Bell 2 4 6
Marcus Semien 2 4 6
Gleyber Torres 2 3 5
J.P. Crawford 3 2 5
Justin Turner 2 3 5
Ketel Marte 2 3 5
Ryan Mountcastle 3 2 5
Tommy Edman 3 2 5
Alex Verdugo 1 3 4
Eduardo Escobar 2 2 4
Javier Baez 2 2 4
Jurickson Profar 2 2 4
Lourdes Gurriel 2 2 4
Nick Castellanos 2 2 4
Teoscar Hernandez 1 3 4
Tommy Pham 2 2 4
Ty France 1 3 4
Alec Bohm 1 2 3
DJ LeMahieu 2 1 3

Bajo estos criterios Charlie Blackmon y Francisco Lindor estaban entre los bateadores más “racheados” de la liga y Alec Bohm y DJ LeMahieu entre los más constantes.

La relevancia de estos resultados en las ligas de fantasía es imperceptible, pero podría desempeñar un papel muy importante en las ligas de enfrentamientos directos (head to head en inglés original). Blackmon (.733) y Lemahieu (.734) tuvieron marcas de OPS casi idénticas. Su producción a lo largo de la temporada podría ser similar y eso está bien para roto (un formato de ligas de fantasía), pero para ligas de enfrentamientos directos (también conocidas como H2H), la desigualdad de las contribuciones de Blackmon podría ser potencialmente problemática y podría costarle a sus gerentes algunos partidos semanales. Esto significa que, en igualdad de condiciones, se debe apostar por el pelotero más constante (con menos racha) en las ligas H2H.

Una continuación interesante de esta investigación sería verificar adecuadamente la consistencia año tras año de este tipo de comportamientos. Mientras tanto, por si acaso, si eres un gran jugador de H2H, trata de evitar a los “racheados”.

Thank you for reading

This is a free article. If you enjoyed it, consider subscribing to Baseball Prospectus. Subscriptions support ongoing public baseball research and analysis in an increasingly proprietary environment.

Subscribe now
You need to be logged in to comment. Login or Subscribe