keyboard_arrow_uptop
BP360 now on sale! A yearly subscription, '23 Annual & Futures Guide and t-shirt for one low price
Image credit: Kamil Krzaczynski-USA TODAY Sports

Traducido por Pepe Latorre

Buscar a aquellos peloteros que han visto como su capacidad para esprintar (Sprint speed en inglés original) disminuía sustancialmente se ha convertido en uno de mis rituales desde la aparición de Statcast. Por supuesto que la métrica no es perfecta. No es un buen indicador de la aceleración ni, en consecuencia, un gran indicador de la velocidad en los intentos de base robada. Sin embargo, se ha demostrado que tiene cierto valor predictivo cuando las variaciones son particularmente grandes.

Algunos de los que más mermadas vieron sus prestaciones el año pasado han visto grandes caídas en su producción (en buena medida por sus problemas físicos). Hablamos de gente como Luis Robert, Ketel Marte, Giancarlo Stanton o Kole Calhoun. Alex Bregman y Mookie Betts han conseguido desafiar al declive ofensivo, pero Bregman solo tiene un robo en tres intentos, mientras que el total de bases robadas de Betts, que ha aumentado un poco respecto a la última temporada, enmascara la tasa de intentos más baja de su carrera.

Si usamos como referencia el un-pie-por-un-segundo que Rob Arthur uso en la investigación linkeada más arriba, vemos que estos son todos los peloteros que han visto caer su velocidad al esprint al menos un-pie-por-un-segundo esta temporada (aquí tienes la lista completa si quieres ver cómo le fue a toda la liga).

Disminución de al menos un-pie-por-un-segundo en 2021-2022 para un mínimo de 20 carreras)

Peloteros 2021 2022 Variación
Eloy Jiménez 27.5 25.6 -1.9
David Fletcher 27.7 26 -1.7
Patrick Mazeika 25.8 24.1 -1.7
Yasmani Grandal 23.5 22 -1.5
Victor Reyes 28.8 27.5 -1.3
Rafael Devers 26.8 25.5 -1.3
Brandon Belt 25.6 24.3 -1.3
Rowdy Tellez 25.1 23.8 -1.3
Omar Narváez 25.2 24 -1.2
Robinson Chirinos 24.8 23.6 -1.2
Jared Walsh 27 25.9 -1.1
Trey Mancini 26.6 25.5 -1.1
Ronald Acuña Jr. 29.4 28.4 -1
Taylor Trammell 28 27 -1
Joc Pederson 26.9 25.9 -1
Eugenio Suárez 26.7 25.7 -1
Josh Naylor 26.2 25.2 -1
Martín Maldonado 23.5 22.5 -1

Al menos, los White Sox han sacado algo bueno de este año, aunque seguro que preferirían anillos y trofeos. Jiménez nunca destacó por ser el corredor más rápido, es por eso por lo que es alarmante haberle visto perder casi dos pies por segundo, pasando así de estar un poco por encima del promedio a muy por debajo. Hay un factor atenuante que resulta bastante obvio: la lesión en el tendón de la corva que le hizo perderse la mayor parte de la primera mitad de la temporada. Aun así, está promediando el DRC+ más alto de su carrera, eso sí, en solo media temporada de tiempo de juego. Nadie contaba con Jiménez para ningún robo, nunca lo ha intentado en las Mayores, en parte porque siempre le ha costado mantenerse sano. Lo que podemos extraer de todo esto es el futuro potencial de Jiménez como DH a tiempo completo. Esta temporada ha jugado lo suficiente en los jardines como para calificar, pero es muy posible que sea el último año que sea elegible allí.

El pobre David Fletcher se ha perdido gran parte de la temporada debido a problemas en los músculos aductores de la cadera y esto ha afectado sin duda a su velocidad. Pasó de robar 15 bases la temporada pasada a solo una este año. Dado que no va a batear para poder y tampoco destaca mucho por su contacto, querrás que sea rápido fuera de la caja para atrapar algunos hits adicionales, algo que había hecho razonablemente bien hasta esta temporada. Si estás en una liga más profunda y piensas que vale la pena incluir a Fletcher como middle infielder, deberás prestar mucha atención a su velocidad a principios del próximo año para asegurarte de que está completamente recuperado de esa lesión en la cadera.

Siempre hay algunos receptores en esta lista. Si bien solo los masoquistas puros han comenzado sus ligas de fantasía con Patrick Mazeika, Martín Maldonado o Robinson Chirinos, Grandal ha arruinado bastantes planes. Los problemas de rodilla, que finalmente lo llevaron a una cirugía en julio, hicieron que el comienzo de 2021 fuera desesperadamente lento. Pero Grandal agarró una buena racha que convirtió una temporada decepcionante en una excelente en cuestión de semanas. Esa buena racha no ha llegado este año. Más problemas en las rodillas, además de un problema de espalda, le han hecho compartir el dudoso honor de ser el jugador más lento del béisbol con Yadier Molina, que pronto se retirará. Grandal cumplirá 34 años el próximo mes y ya acumula casi 8.000 entradas en unas rodillas que crujen. Es cierto que consigue boletos con más frecuencia que la mayoría de los catchers, pero me preocupa mucho que no pueda hacer nada más a un nivel lo suficientemente alto como para ser un pelotero importante en el futuro.

Belt es otro jugador que se acerca al final de su carrera. Funcionó bien en unos Giants que no pudieron alcanzar el nivel competitivo de 2021. Al igual que Grandal, todavía camina con bastante frecuencia, pero también hay que señalar que solo en dos ocasiones a lo largo de su carrera superó las 600 apariciones, y solo una en los últimos seis años. Ha tenido una cirugía de rodilla y ha habido rumores de retiro. Belt parece dispuesto a seguir jugando. Creo que es probable que le quede algo en el bate, especialmente debido a que su posición es menos exigente físicamente, pero es difícil confiar en él en cualquier formato.

Téllez no tiene la excusa de las lesiones. Ha tenido algún que otro problema, pero ha jugado toda la temporada y ha bateado razonablemente bien, incluso si asumimos que su 117 de DRC+ se basa en gran medida en los cuadrangulares. Siempre fue lento para su edad y ahora es lento para la liga. Los únicos peloteros no-receptores más lentos son abuelos ilustres destinados al Salón de la Fama: Miguel Cabrera y Albert Pujols. Dado que Tellez tiene 27 años, tengo algunas dudas sobre cuánto tiempo podrá quedarse. La buena noticia es que sigue destrozando la pelota y, a corto plazo, es probable que esto solo signifique unas proyecciones de BABIP bajas, no llega a ningún lado cuando sus batazos se quedan en el infield.

Hay un par más de nombres importantes que conviene citar. Devers está teniendo una excelente temporada ofensiva, de hecho, la mejor de su carrera en cuanto a DRC+. Sin embargo, sus prestaciones se han reducido notablemente en la segunda mitad, registrando un OPS de .664 desde el Partido de las Estrellas. Siempre ha habido ciertas preocupaciones sobre cómo envejecería dada su fisonomía. Defensivamente ha trabajado duro para convertirse en un defensor más o menos promedio en la esquina caliente, pero la disminución en la velocidad no es un indicador particularmente prometedor para el segundo lustro de su veintena. Unas molestias en el tendón de la corva lo enviaron a la lista de lesionados a finales de julio, esperemos que se quede es un susto y no en algo que sea una rémora en 2023. Tampoco me malinterpreten, todavía destroza la bola y el bate rendirá en primera o como bateador designado. Es algo a lo que le prestaría especial atención si juegas formatos keeper o de dinastía.

Por otro lado, definitivamente podemos decir que el bate de Acuña no ha sido aquel al que estábamos acostumbrados. Es cierto que estamos ante un talento único que firmó cuatro temporadas considerablemente por encima del promedio antes de llegar a los 24 años. Todavía está por encima del promedio, pero por poco, y su producción ha sido extraña. Es su poder, y no las bases robadas, lo que se ha visto afectado. La culpa la tiene una tasa de roletazos del 47.4%, la más alta de su carrera, y un ángulo de bateo promedio de 11.1 grados. La buena noticia es que la velocidad de salida todavía está presente y el poder debería regresar siempre y cuando sea capaz de redescubrir su antiguo swing.

Nos va a tocar esperar y ver si su velocidad vuelve a subir por encima de ese umbral de los 29 pies por segundo a medida que se recupera del desgarro en el cruzado. No creo que la caída de velocidad tenga mucho que ver con las 11 veces que lo atraparon robando. Realmente no ha perdido velocidad a la hora de salir de la caja o en los 75 pies. De igual manera que su pérdida de velocidad máxima tampoco le ha impedido tomar bases extra, algo que ha logrado el 77% de las veces este año. Creo que con el descanso del invierno Acuña estará bien, sobre todo con las nuevas reglas de la próxima temporada que le darán un poco más de libertad a la hora de robar bases.

Thank you for reading

This is a free article. If you enjoyed it, consider subscribing to Baseball Prospectus. Subscriptions support ongoing public baseball research and analysis in an increasingly proprietary environment.

Subscribe now
You need to be logged in to comment. Login or Subscribe