keyboard_arrow_uptop
Image credit: © Kamil Krzaczynski-USA TODAY Sports

Traducido por Marco Gámez

La mayoría de los jugadores siguen una curva típica de madurez: llegan a las mayores y persiguen los mejores envíos que han enfrentado en sus carreras, luego se ajustan, a medida que adquieren más experiencia y aprenden a ser más selectivos en el plato. Este año, un jugador con uno de los desempeños más evidentes para ser titular en el Juego de Estrellas ha cambiado ese típico patrón, registrando su mejor temporada al hacer swing más de lo que lo había hecho en cualquier momento desde su temporada de novato.

Ese jugador es el receptor de los Cubs, Willson Contreras, y la estrategia está funcionando debido a lo que está eligiendo para atacar más. Durante mucho tiempo fue un bateador de lanzamientos bajos, además Contreras ha sido un bateador por encima del promedio de la liga al tratar de batear lanzamientos en curva durante la mayor parte de su carrera. Observa sus gráficos de swing de los últimos cuatro años, utilizando la métrica de decisiones de swing enfocada en las zonas calientes del bateador que desarrollé (rojo = mal swing, naranja = mala decisión, verde = buen swing, azul = buena decisión):

Las partes significativas en color verde debajo de la zona de strike nos muestran que no solo hace swing a lanzamientos por debajo de las rodillas con frecuencia, sino que también suele hacer su mejor trabajo allí. Esto, naturalmente, ha llevado a los lanzadores a ver hasta dónde puede perseguir, lo que explica las grandes franjas de malos swings muy por debajo de la zona. La forma y la inclinación del mapa de swing de Contreras se ve similar temporada tras temporada, pero también parece estar cambiando constantemente hacia arriba, lo que lo ha llevado a mucho menos de sus batazos más fuertes y mejores swings por debajo de la zona de strike, en particular, esta temporada (abajo a la derecha).

Trabajar al lanzador para ver más lanzamientos a la altura de la cintura se ha traducido en un contacto más fuerte para Contreras, lo que ha llevado su producción de poder a un nuevo nivel. Elije tu métrica favorita relacionada con pelotas de béisbol bateadas muy fuerte y es probable que Contreras esté alcanzando una nueva mejor marca en su carrera:

Prom Vel

Salida

PromVS

BEle/Linea

BatFuerte% Percentil 80

VS

Max VS
Cifra más alta previa 91.8 94.7 48.4 104.8 115.4
2022 93.6 97.2 57.9 105.5 116.2

Él ha logrado esto de una manera muy sutil. Como se muestra en los diagramas de swing, Contreras generalmente ha producido su contacto más fuerte muy bajo en la zona —cuyo resultado en él, como bateador, siempre ha sido una tendencia a batear la pelota como un roletazo con demasiada frecuencia—pero con el tiempo su zona caliente ha ido cambiando muy ligeramente. Comenzando desde su punto más bajo en 2018, cuando Contreras registró un OPS de .730, el más bajo de su carrera, Willson ha mejorado constantemente la forma en que maneja los envíos altos, y esa base también ha demostrado ser complementaria a sus fortalezas anteriores en el manejo de los envíos secundarios.

Durante esa temporada de 2018, Contreras registró la marca más baja de su carrera con solo el 38% de sus bolas bateadas haladas hacia su banda ante rectas, sinkers y duras cutters. Batear hacia la banda contraria ante envíos rápidos es un enfoque apropiado que funciona para muchos, pero el resultado de esperar más tiempo para identificar el tipo de lanzamiento entrante es que se corre el riesgo de eliminar el potencial de poder para todos, excepto para los bateadores más poderosos. Esto se debe a que dejar que la pelota penetre profundamente en la zona evita que los bateadores aprovechen los beneficios naturales de ángulo y giro que acompañan a una pelota bateada halada hacia la banda del bateador. Esa es una compensación que la mayoría de los bateadores deben aceptar. En 2018, Contreras eligió el enfoque de esperar y ver, y aunque se ponchó el 22.2 por ciento de las veces, el porcentaje más bajo de su historial profesional, también lo llevó a los peores resultados de su joven carrera.

La temporada siguiente, Contreras comenzó su construcción lenta y constante hasta convertirse en el toletero que es ahora, adaptándose para atacar antes los lanzamientos rápidos. Esto lo obligó a encontrar una manera de producir un contacto más fuerte en la parte superior de la zona, con la liga, en términos generales, en medio de una revolución de rectas altas.

La solución de Contreras fue acortar su swing para poder hacer más daño a los envíos altos. Los cambios graduales desde 2019 sugieren más una comodidad creciente con el enfoque modificado que una revisión del swing, pero de cualquier manera ejecutó los cambios necesarios tanto en qué atacar como en cómo atacarlo:

% Pelotas jaladas ante envíos rápidos Prom. Altura Swing (en pies) 1/3 Superior VS
2019 41.7 2.16 83.8
2020 48.8 2.2 85.1
2021 44.5 2.23 90.9
2022 50 2.29 94.8

Atacar lanzamientos más altos cada año lo ha llevado a una mejor capacidad para hacer despegar la pelota (la ubicación del lanzamiento influye altamente en el ángulo de salida) hasta el punto en que la mayoría de los lanzamientos que batea ahora en línea y en batazos elevados provienen de lanzamientos ubicados en la mitad superior de la zona, como se puede ver por las ubicaciones de contacto de sus batazos elevados/ batazos en línea:

Los resultados generales de este enfoque son: contacto de mucha mayor calidad en la mitad superior de la zona a costa de abanicar más, y abanicar menos en la mitad inferior de la zona, pero con peor contacto ya que Contreras debe reaccionar ahora defensivamente a la mayoría de los lanzamientos secundarios. Debido a que todavía ve la mayoría de sus lanzamientos en la mitad inferior de la zona (casi el 66% en lo que va de 2022) y estaba comenzando desde una base tan sólida con contacto en la mitad inferior, este sube y baja ha provocado más daño infligido y abanicar menos en general. Así es como un jugador puede alcanzar el mejor SLG de su carrera y la tasa de ponches más baja de su carrera simultáneamente.

Elevar su zona caliente ha tenido el doble efecto de hacer que Willson esté menos ansioso por perseguir lanzamientos en curva contra la tierra y más listo para castigar las rectas a la altura de las letras del uniforme que antes estaban fuera de su zona de confort. Es específicamente en ese segundo punto donde se encuentra la raíz de que Contreras se haya convertido en el bateador de poder que es hoy: bateando bolas rápidas es la forma en que está alcanzando una tasa de contacto en zona de 83.3 %, la más alta de su carrera, la primera vez en su carrera que ha estado muy cerca del promedio de la liga en esa métrica. Dado que la calidad de su contacto ha mejorado tanto en las últimas temporadas, hasta una tasa de contacto ligeramente por debajo del promedio puede generar una gran producción para el receptor de los Cubs.

Es muy probable que Conteras ocupe su lugar entre los mejores del juego en el clásico de verano, y podría tener un mayor impacto en la segunda mitad de la temporada si es el premio de la fecha límite de cambios, es decir, si los Cubs deciden no convertirlo en el piedra angular de su próximo equipo competitivo con una extensión de contrato. Dado lo mucho que ha trabajado para mejorar a lo largo de los años, sería prudente que los Cubs lo retuvieran.

Thank you for reading

This is a free article. If you enjoyed it, consider subscribing to Baseball Prospectus. Subscriptions support ongoing public baseball research and analysis in an increasingly proprietary environment.

Subscribe now
You need to be logged in to comment. Login or Subscribe