keyboard_arrow_uptop
BP360 now on sale! A yearly subscription, '23 Annual & Futures Guide and t-shirt for one low price
Image credit: © Robert Hanashiro-USA TODAY Sports

Traducido por Fernando Battaglini

No tengo que decirte que MLB se ha vuelto adicta a los jonrones. Por la razón que sea (la habilidad del lanzador, los swings de abajo hacia arriba, varias iteraciones de la pelota), los jonrones han dominado el éxito del equipo. Como escribí el verano pasado, cuando un equipo no conecta jonrones y su oponente sí, perderá más de ocho de cada diez veces. Hace treinta años, esa proporción estaba más cerca de siete de diez. No conectar jonrones cuando tu oponente va profundo no es una buena idea. Pero es considerablemente peor ahora que en el pasado.

Esto me hizo pensar. Si ampliamos eso un poco, ¿qué sucede cuando los equipos superan en jonrones a la oposición? Expandiéndolo aún más, ¿qué hay de otras formas de aumentar la anotación de carreras? ¿Qué tan cerca se correlaciona batear más que el equipo contrario con ganar juegos? ¿Qué hay de los ponches? ¿Cuánto impiden la capacidad de un equipo para ganar? ¿Y cómo han cambiado estas relaciones con el tiempo?

En otras palabras, ¿qué tienes que hacer para ganar juegos de pelota?

Para responder a esto, utilicé los registros de juegos de Retrosheet durante 50 años, desde 1971 hasta 2021. Con una línea por juego jugado, eso me dio 111 707 líneas repartidas en 51 temporadas. Voy a llamar a eso un tamaño de muestra adecuado.

Comencemos con los jonrones, ya que así es como introduje este artículo. En 2021, los equipos que superaron en jonrones a sus oponentes tuvieron un porcentaje de victorias de .775. Eso es realmente bueno, pero creo que enumerar los porcentajes ganadores tiene una utilidad limitada. Si le pregunto cómo le está yendo a un equipo y dice: “Muy bien, tienen un porcentaje de victorias de .560”, sé que .560 es mucho mejor que el punto de equilibrio, pero la mayoría de las personas no tienen contexto para los porcentajes de victorias. aparte de .500 y tal vez .400 y .600. En lugar de decir, “tienen un porcentaje de victorias de .560”, podría decir, “están en camino de ganar 91 juegos”, me parece más ilustrativo. Así que eso es lo que voy a hacer a lo largo de este artículo. En lugar de decir que los equipos en 2021 que superaron en jonrones a sus oponentes tuvieron un porcentaje de victorias de .775, voy a decir que jugaron a un ritmo de 126 victorias en una temporada de 162 juegos. Por supuesto, ningún equipo lo ha hecho tan bien, pero entiendes la idea.

Dicho esto, así es como lo han hecho los equipos que conectaron más jonrones que sus oponentes desde 1971.

Para ser claros, esto no incluye todos los juegos jugados. Son solo juegos en los que un equipo batea más vuelacercas que el otro. Y cuando los equipos hacen eso, lo hacen muy bien. Lo peor que han hecho fue un porcentaje de victorias de .703 en 1982, y eso todavía equivale a 114 victorias.

Lo que creo que es interesante, sin embargo, es la tendencia. Como puede ver en la línea de tendencia punteada, batear más jonrones que la oposición ha producido cada vez más victorias. Los cuatro años en los que el equipo que bateó más jonrones tuvo más éxito son, en orden, 2019, 2021, 2017 y 2018. Todas las diez mejores temporadas han sido desde 2008. Si quieres ganar juegos de pelota, cada vez más, debes Tengo que batear más jonrones que los demás.

¿Qué hay de los hits en general?

Hay dos diferencias entre este y el último gráfico. En primer lugar, batear más hits que los oponentes se correlaciona mejor con ganar que superarlos en jonrones. Los equipos que consiguen más hits que sus oponentes lo hacen mejor que los equipos que consiguen más jonrones. En segundo lugar, si bien la importancia de obtener más hits está creciendo, la pendiente no es tan pronunciada como en el último gráfico. Desde 1971, los equipos que consiguen más hits que sus oponentes en los juegos han mejorado su porcentaje de victorias en unos 30 puntos. Los equipos que consiguen más jonrones han mejorado en unos 50 puntos.

Una de las víctimas de las ofensivas modernas son los sencillos, otro tema que he explorado en el pasado. Si excluyes la temporada del 2020, lo que casi siempre debería hacer, hemos establecido récords para la menor cantidad de sencillos (por equipo por 27 outs) cada año desde 2016. Estamos en camino de establecer otro récord este año. En 1968, el año del lanzador, los equipos alcanzaron un mínimo histórico de 5,9 sencillos por juego. La última vez que hubo hasta 5,3 fue en 2019. ¿La escasez de sencillos los ha hecho más o menos valiosos?

Este es, para mí, el resultado más inesperado de este análisis. No ha importado. Los equipos que aciertan más sencillos ganan entre el 65 y el 70 por ciento de los juegos cada año. Pero no hay un patrón para ello.

Luego están los boletos.

Hay una ligera tendencia a la baja, pero es mínima. Recibes más boletos que tus oponentes, ganas poco menos de dos tercios de tus juegos. (Si otorga más bases por bolas que sus oponentes, pierde poco menos de dos tercios). La tendencia no es indicativa de un gran cambio.

Al igual que los sencillos, las bases robadas han pasado de moda.

Bien, esto es una pista falsa. Al menos yo creo que lo es. Con jonrones, hits y bases por bolas, me siento bastante seguro de que hay causalidad. Si haces más de ellos, es más probable que ganes, punto. No estoy tan seguro de las bases robadas. ¿Los equipos ganan porque roban más bases, o roban más bases porque ganan (o, más específicamente, porque lideran)? No estoy seguro. Sin buscarlo (porque no tengo una buena fuente de datos, así que siéntete libre de ignorar el resto de esta oración), supongo que hay más intentos de robo de bases por parte de los equipos que lideran que de los equipos que van por detrás. Dado eso, la línea de tendencia descendente, que indica que las bases robadas se correlacionan menos con ganar, debe verse con escepticismo.

Finalmente, ponches. A diferencia de todos los otros elementos que he enumerado, presumiblemente desea evitarlos. Entonces, este gráfico muestra el éxito de los equipos que se ponchan menos veces que sus oponentes.

Esto es notable por dos razones. El primero es la pendiente de la línea de tendencia. Durante el último medio siglo, el equipo que menos ponches ha agregado alrededor de 70 puntos a su porcentaje de victorias. Ese es el mayor cambio entre estos datos. Sin embargo, la ventaja resultante es considerablemente menor que para las otras estadísticas. Los equipos que obtienen más hits, sencillos, jonrones y bases por bolas ganan juegos a un ritmo de más de 100 victorias cada año. Eso sucedió solo tres veces, 2010, 2018 y 2019, para el equipo con menos ponches. Sí, ponchar menos es bueno, pero no es tan bueno.

Podría criticar mis gráficos aquí porque las escalas son diferentes en cada uno de ellos. ¡Esa es una crítica justa! Aquí están todos juntos.

Las dos líneas rojas, más jonrones y menos ponches, realmente se destacan. Son claramente los de mayor pendiente ascendente. En los últimos 50 años, batear más jonrones y evitar los ponches se han convertido en factores más importantes para ganar juegos de pelota. A lo largo de 162 juegos, el equipo que más jonrones ha sumado, en promedio, unas ocho victorias. El equipo que menos ponches ha sumado, en promedio, unas doce victorias. Los otros factores no han tenido casi el mismo impacto.

Si quieres ganar juegos de pelota, lo más importante que puedes hacer es batear más hits que tu oponente. El segundo más importante es superarlos en jonrones. Obtener más bases por bolas y sencillos también es bueno, pero no tan bueno como H y HR. Y en términos de cambios durante el último medio siglo, los jonrones y evitar abanicar han crecido más en prominencia.

Pero un factor eclipsa todo lo demás.

Thank you for reading

This is a free article. If you enjoyed it, consider subscribing to Baseball Prospectus. Subscriptions support ongoing public baseball research and analysis in an increasingly proprietary environment.

Subscribe now
You need to be logged in to comment. Login or Subscribe