keyboard_arrow_uptop
Image credit: © Kareem Elgazzar via Imagn Content Services, LLC

Traducido por Martín Alonso

Es bueno que tengamos béisbol de verdad de vuelta. Después de varias preocupaciones de que la temporada 2022 esté en peligro y que los entrenamientos primaverales se retrazaran, es bueno que podamos enfocarnos en personas jugando béisbol. Y hablando de béisbol. Y diciendo cosas cuestionables sobre el béisbol.

Ha pasado tiempo desde que he escrito uno de estos. El exeditor de BP, Ben Lindbergh, ahora de The Ringer, me envio un mensaje por GChat con un link a un artículo de Jayson Stark en The Athletic, observando a la defensa de los Phillies. La defensa de 2021 ya presentaba problemas, los filadelfinos agregaron a las estrellas defensivas… Kyle Schwarber y Nick Castellanos para ajustar los problemas. Quizás el plan sea que, si algo fuese horríficamente mal, Castellanos podrá hacer…una u otra cosa para distraer a todo el mundo.

Pero a mitad del artículo, Stark cita al ex mánager de los Phillies y leyenda del béisbol, Charlie Manuel, quien es ahora un consultor especializado a Dave Dombrowski, el gerente general de los Phillies. “Si le damos a la pelota, tendremos una mejor defensa”. La idea es que cuando los jugadores le peguen bien a la pelota, son mas propensos a tener una mejor defensiva. Quizás la confianza de un buen turno al bate afecte la siguiente mitad de la entrada y les permite hacer una jugada hacia la pelota que no podrían hacer. Por otro lado, quizás jugadores que pasen por una mala racha con el bate sufran un efecto similar con su guante.

¿Podrán los Phillies, quienes proyectan a tener un equipo defensivo terrible — ¿realmente van a jugar a Matt Vierling en el jardín central? – ser un poco mejores si golpean bien la pelota? Si batear genera confianza, entonces alguien podría atrapar ese fly profundo al jardín derecho antes de que cruce la pared y el juego se ponga 4 a 0.

¿Hay alguna verdad a esta teoría?

¡Cuidado! ¡Hay detalles matemáticos explícitos!

Estudié la data desde el 2003 hasta el 2021. Codifiqué a todos los bateadores de acuerdo con si su turno al bate termino en un evento donde alcanzaron una base contra un out. Luego, observé la siguiente entrada cuando el jugador estuviese en el campo.

Para los jugadores del cuadro inferior, observé dos indicadores. Uno: de todos los roletazos bateados hacia ellos, ¿que tan seguido los convierten en un out? El otro: ¿qué tan seguido logran atrapar un roletazo bateado en su proximidad? Si obtener un hit (o base por bolas o ser golpeado por una bola) en la entrada previa fuese un predictor de mejor defensa, seríamos capaces de distinguirlo. Los resultados que usé fueron poco sofisticados. No estoy ajustando por lo difícil que fue la jugada, pero para una serie de datos suficientemente grande – digamos data recolectada a lo largo de 19 años – ese efecto debería reducirse.

Queremos ser cuidadosos porque hay un componente atlético hacia batear y fildear, por lo que ser un buen bateador podría estar correlacionado a ser un buen defensor. Para asegurarme que estaba controlando para eso, tomé el indicador promedio de cada defensor para la temporada (y lo convertí en un logaritmo natural de la ratio de probabilidades). Podemos entonces insertar los resultados del turno al bate de la entrada previa como un segundo predictor a nuestra regresión logística y ver si predijo los resultados de la jugada. Si obtener un hit la entrada pasada tiene poder predictivo sobre lo que sucede a la defensiva, deberíamos poder observarlo. Para los jardineros, observé el éxito de atrapar flies versus dejarlos caer, usando la misma metodología.

¿Es el éxito defensivo resultado del éxito con el bate? La verdad que no. Haya o no llegado el bateador a base la entrada anterior no era predictor de los resultados defensivos. No hacia que los jugadores mejoraran o empeoraran la siguiente entrada. Eran los mismos seres normales de una u otra forma.

Quizás deb over esto desde otro ángulo. ¿Y si no basta un solo turno al bate? Observé el OBP de los jugadores en sus 10 previos turnos al bate para ver si esto tenia poder predictivo. Nada.

OK, quizás no sea un efecto al nivel individual. Los Phillies ciertamente batearán esta temporada. Quizás si el equipo anote dos o tres carreras en la entrada previa, haya un efecto eléctrico sobre toda la defensa en la siguiente entrada y pueden usar eso para obtener mejores resultados.

No. Simplemente, no.

Es el tipo de teoría que puede sonar verídica, y quizás pueda serlo, pero es pura palabrería. Solo porque alguien diga algo, no significa que sea verdad. No hay forma de disfrazar esto. La defensa de los Phillies va a ser terrible.

Con el béisbol de vuelta, es hora de que estemos atentos contra la sabiduría del pueblo disfrazada como verdaderos consejos.

¡A jugar!

Thank you for reading

This is a free article. If you enjoyed it, consider subscribing to Baseball Prospectus. Subscriptions support ongoing public baseball research and analysis in an increasingly proprietary environment.

Subscribe now
You need to be logged in to comment. Login or Subscribe