keyboard_arrow_uptop
BP360 is Back! One low price for a: BP subscription, 2022 Annual, 2022 Futures Guide, choice of shirt
Image credit: © Andy Marlin-USA TODAY Sports

Traducido por José M. Hernández Lagunes

Todos estamos a la espera de ver dónde firman los agentes libres antes de que expire el contrato colectivo de trabajo el 1 de diciembre, y aunque el número de jugadores que firmen antes de esa fecha parece ser limitado, ya hay algunos nombres fuera de la pizarra. Eduardo Rodríguez ganará $77 millones de dólares en cinco años, y Justin Verlander tiene la opción de ganar $50 millones en los próximos dos. Luego está Noah Syndergaard: los Mets acaban de perderlo para con los Angels tras firmar un contrato de un año y $21 millones de dólares.

Ahora, ¿las implicaciones del encaje de Syndergaard en los Angels? Ese tema está bien cubierto. Ginny Searle escribió sobre ello recientemente e hizo un buen trabajo enfatizando que Syndergaard, a pesar de su potente material y notable consistencia, es una especie de caja de misterios. Tal vez nada destaque más ese aspecto que el hecho de que, hacia el final de 2021, señaló que se le instruyó no lanzar ningún slider. El hecho de que los Angels le hayan dado a Syndergaard $21 millones me hace pensar que entrará en la temporada a todo vapor, pero también existe la posibilidad de que no esté allí todavía—especialmente porque sus métricas a su regreso parecían las de alguien quien todavía estaba trabajando de vuelta de la cirugía Tommy John.

Lo que me interesa de Syndergaard es que, más que cualquier otro lanzador, puede elegir esencialmente cuál quiere que sea su perfil. En la primera parte de su carrera, tenía material de abanicadas que producía un porcentaje de ponches alrededor del 30%, pero con el tiempo, ha retrocedido a un tipo de tasa de ponches a mediados del 20%. Dada su capacidad de élite para evitar los barriles del bate—mejor que cualquier abridor en el béisbol—un porcentaje de ponches de 20s no sólo está bien, sino que es bastante bueno. Sin embargo, si lo desea, Syndergaard tiene varias maneras de tomar su 2022. Puede elegir su propia aventura.

Syndergaard perdió su bola rápida después de la temporada del 2016—después de que vio el cambio de forma del lanzamiento producir una caída en la tasa de strike más abanicada (CSW)—y nunca trajo de vuelta la versión que introdujo inicialmente en la MLB. Respondió recurriendo más a su sinker, una elección juiciosa, dado el ángulo de aproximación vertical medio de su bola rápida. Y aunque esa fue la decisión correcta, no fue sin consecuencias. Permitió más bolas en juego, ya que los sinkers son más propicios al contacto que las bolas rápidas de cuatro costuras. Eso significa que menos bateos llegaron a lo profundo de la cuenta, y por lo tanto se produjeron menos ponches. Otra: debido a que la forma del sinker de Syndergaard es más similar a su cambio que a su bola rápida de cuatro costuras, el porcentaje de strikes más abanicadas (CSW) en su cambio cayó del 33.2% en 2016 al 28.7% desde entonces. El resultado final: pasó de tener un lanzamiento con un porcentaje de bolas en juego superior al 17 a tener tres. Si quiere ser más un lanzador de ponches, eso tiene que cambiar.

A partir de aquí, hay realmente tres opciones. Una es tratar de optimizar el perfil de Syndergaard para los ponches. Eso nos va a traer un montón de sliders como estos:

En el otro extremo del espectro, los Angels podrían dar un giro al enfoque de Ray Searage y tratar de inducir el contacto débil, otra cosa en la que Syndergaard es muy bueno. Una vez más, el resultado es más sliders—una forma de supresión de contacto es no permitir el contacto en absoluto—pero también significa mandar esos sinkers a las manos de los bateadores:

Sinkers entrando hacia las manos de los bateadores:

Y provocando elevadotes con bolas rápidas altas:

Y luego está todo lo que hay en medio. Mientras esté sano, cualquier versión de Syndergaard es probable que sea buena, pero algunas versiones son mejores que otras, especialmente cuando se tiene en cuenta la defensa del equipo y el entorno del parque local.

En cuanto al primer punto, los Angels se encuentran en el tercio inferior de la Liga, según la mayoría de las métricas defensivas, y parece que son conscientes de ello. José Iglesias se ha ido, reemplazado por un jardinero más fuerte en Luis Rengifo. Parece que Justin Upton debería seguir viendo menos tiempo de juego. Es probable que Mike Trout sea desplazado del jardín central en alguna capacidad. Han mejorado, lo que significa que permitir un alto volumen de bolas en juego ciertamente no sería un desastre, pero también, los Angels no son los Cardinals. Por esa razón, Syndergaard debería intentar maximizar las abanicadas y minimizar las bolas en juego. Ahí es donde está en su mejor versión.

Esto se puede hacer con un ajuste en la mezcla de lanzamientos, que será diferente dependiendo de la mano del bateador. Considera la mezcla de lanzamientos de Syndergaard basada en la mando del bateador, desde 2017:

Sinker Bola rápida Slider Cambio Curva
Zurdos 26.9% 28.3% 11.3% 24.6% 9.0%
Diestros 35.1% 22.2% 24.1% 8.2% 10.3%

Syndergaard tiene el mayor margen de mejora contra los diestros. Con la combinación de su slider de un 38.9% de CSW y un 16.9% de porcentaje de bolas en juego, Syndergaard podría aumentar su porcentaje de slider en más de un 10%. Eso por sí solo debería llevarle a cuentas más profundas y producir más ponches; puede hacer esto a expensas de sus bolas rápidas, y también se beneficiaría de lanzar su cambio con menos frecuencia.

Contra los zurdos, Syndergaard sigue siendo bastante bueno, pero mucho más mortal. El problema es que, mientras sus bolas rápidas juegan bien contra los diestros, son más ordinarias contra los zurdos—la principal diferencia es que su sinker se utiliza mejor para generar roletazos, mientras que su bola rápida de cuatro costuras induce una gran cantidad de elevados. No hay mucha más ventaja para que Syndergaard lance más strikes contra los zurdos ajustando su mezcla de lanzamientos, así que podría valer la pena inclinarse por el enfoque de Searage en algunos puntos—especialmente en cuentas favorables para el bateador—y buscar activamente crear contacto débil, principalmente con su cambio de velocidad. Una de las formas en las que puede añadir más abanicadas contra los zurdos es mezclando más lanzamientos elevados de cuatro costuras hacia el lado de su brazo, donde su bola rápida sigue funcionando bien.

Eso es lo divertido de lanzar cuando tienes un arsenal como el de Syndergaard. En general, puede elegir si enfatizar las abanicadas, el contacto suave, o algo entre los dos. Pero incluso basándose sólo en el bateador, puede adoptar su perfil de abanicada y fallo con su slider contra los diestros, y luego dar la vuelta y utilizar su supresión de barril contra los zurdos. No es la ruta más sexy, pero podría ser la más efectiva.

Entonces pues, Noah Syndergaard: en general, ha sido bastante bueno. Su capacidad para generar abanicadas y fallos y suprimir barriles mejor que nadie se combinó para convertirlo en un as. Lo que parece cuando regresa después de dos años está por verse, pero los ajustes que los Angels intentan hacer, si es que los hay, son igualmente inciertos. Hay una manera de que Syndergaard vuelva a dominar de la misma manera que lo hizo en 2016. Eso va a requerir un enfoque más matizado, pero también es casi tan simple como enfatizar su fuerza de cambio y slider.

Thank you for reading

This is a free article. If you enjoyed it, consider subscribing to Baseball Prospectus. Subscriptions support ongoing public baseball research and analysis in an increasingly proprietary environment.

Subscribe now
You need to be logged in to comment. Login or Subscribe