keyboard_arrow_uptop
Baseball Prospectus is looking for a Public Data Services Director. Read the description here.
Image credit: Darren Yamashita-USA TODAY Sports

Traducido por José M. Hernández Lagunes

Los San Diego Padres contratan al mánager Bob Melvin

Basta con decir que 2021 no salió como los Padres esperaban. Varias lesiones clave conspiraron contra el club, pero nada lo suficientemente malo como para justificar que el grupo se desangrara en el calor del verano. No está claro lo que Jayce Tingler podría haber hecho para evitar el desastre, pero era hora de un cambio en la caseta, y parece haber un amplio consenso de que Melvin puede empujar al club en la dirección correcta, si es que algún mánager puede hacerlo. Después de 11 exitosos años, aunque finalmente infructuosos, con los A’s, habló con franqueza sobre las limitaciones del club en su encarnación actual:

“Hay limitaciones, se ha hablado de lo que el equipo necesita hacer, no sólo ahora sino en el futuro, hay restricciones de cómo pueden salir las cosas en Oakland”.

Los aspectos positivos de Melvin van más allá del porcentaje de victorias de .528 que los A’s lograron con un presupuesto reducido con su presencia; se le conoce ampliamente como una presencia afable que mantiene a los clubes funcionando sin problemas. En una época en la que el alcance de la influencia de un mánager se debate y disminuye continuamente, puede que no haya mejor candidato que un tipo conocido por engrasar las ruedas tras bambalinas.

Los Detroit Tigers adquieren al R Tucker Barnhart de los Cincinnati Reds a cambio del 3B Nick Quintana

Una vez más, los Reds están recortando su nómina, y la opción de Barnhart de $7.5 millones de dólares (casi la mitad del valor de la parte garantizada de cuatro años del acuerdo) resultó demasiado extravagante. Pero los Tigers tienen mucho espacio en su nómina, y después de una temporada de 77 victorias que cimentó a una serie de piezas futuras, están listos para comenzar a decorar el espacio vacío en su entorno. Barnhart ocupará la mitad mayor de un pelotón con un jugador emergente, Eric Haase. El OPS de .745 fue bastante decente para un receptor, pero contra lanzadores zurdos el jugador de 28 años registró un OPS de .909.

Dado que Haase es un defensor mediocre en el mejor de los casos, el perfil de defensa de Barnhart es un complemento perfecto. Más allá de los sólidos números defensivos en todos aspectos, es particularmente reconocido por su capacidad para trabajar con los lanzadores, un activo crítico para Detroit dada la imposibilidad de desasociarse de su éxito a corto plazo y el de los jóvenes titulares Casey Mize, Tarik Skubal y Matt Manning. Cualquier cosa que el veterano de ocho años tenga que ofrecer en el lado ofensivo es un bono en comparación con su presencia estabilizadora detrás del plato y cualquier ayuda que pueda ofrecer a la próxima generación.

Hay razones para preocuparse en el aspecto ofensivo, ya que el DRC+ de 77 que Barnhart registró en su campaña de 30 años es el peor de su carrera—incluso el mejor BABIP de su carrera sólo lo arrastró a un OPS de .685. Aun así, es el mejor defensor por mucho (21.8 FRAA en su carrera, en comparación con -10.0 de Haase), y el receptor se ha convertido en una elección de qué lado del juego hay que preferir en relación con el bate y el guante de un jugador. Es un movimiento inteligente para los Tigers en su intento de acercarse a la contienda, ya que no han sacrificado prácticamente ningún talento ni han asumido ningún riesgo. Los Reds tienen a Tyler Stephenson, pero no es como si el intercambio desde un lugar de fuerza haya funcionado bien con el bullpen la pasada temporada invernal. Quintana fue la selección de segunda ronda de los Tigers en 2019, pero esta temporada tuvo un OPS de .675 en clase A baja.

El R de los San Francisco Giants Buster Posey se jubila

 Posey había telegrafiado esto durante un tiempo, pero sigue siendo un poco sorprendente ver cómo un jugador lo deja a los 34 años después de una temporada con 3.9 WARP, con una opción de $22 millones de dólares que los Giants habían prometido aceptar. Por segunda vez en su carrera, regresó triunfalmente después de una prolongada ausencia, con un DRC+ de 128, su mejor actuación desde su temporada de 28 años, y un OPS de .889, el segundo mejor de su carrera. Claramente, Posey tenía mucho más en el tanque a pesar de las 9291 y ⅔ entradas detrás del plato, lo que lo ubica en el puesto 96 de todos los tiempos, pero sólo Yadier Molina y Kurt Suzuki habían registrado más entre los receptores en activo. Sin embargo, con nada menos que demostrar y con una esposa y dos pares de gemelos con quienes pasar el tiempo, tal vez el MVP de la Liga Nacional de 2012 y tres veces campeón de la Serie Mundial debería haber sido más obvio. La discusión sobre el Salón de la Fama es mejor dejarla para otras personas, pero parece inimaginable no ver a un receptor que se elevó tan alto durante tanto tiempo ser dejado fuera, particularmente en una era en la que los receptores tienden a no elevarse por mucho tiempo. Su 55.2 WARP fue creado a un ritmo frenético dado un escaso (para un candidato al Salón de la Fama) 5607 apariciones al plato, reforzando el valor que el encuadre solía ofrecer (las ganancias marginales disponibles han disminuido sustancialmente en los últimos años a medida que la práctica se hizo omnipresente en toda la Liga). Aquí está la tabla de clasificación de carreras de Strikes Cantados por Encima del Promedio (CSAA por sus siglas en inglés) desde el debut de Posey en 2009:

Nombre CSAA desde 2009
Russell Martin 169
Buster Posey 151
Brian McCann 145
Yasmani Grandal 138
Yadier Molina 119
Jose Molina 116
Jonathan Lucroy 115
Miguel Montero 105
Tyler Flowers 96
Austin Hedges 80

El camino para el presunto heredero Joey Bart está ahora despejado, aunque a la gerencia no le habría importado el atasco—incluso sin preocupaciones nostálgicas y con un precio elevado para la posición, otro año de Posey era una obviedad. Sin embargo, hay algo que decir sobre salir en la cima. Y si Posey decide alguna vez que quiere volver, no es que no haya superado la ausencia con aplomo antes.

Los Seattle Mariners declinan la opción del LZ Yusei Kikuchi y Kikuchi declina su opción

 En cierto punto te sientes como Charlie Brown con los contratos con opciones complicadas. Nunca van a llegar a nada, incluso cuando tanto el equipo como el jugador obtienen palancas como con la garantía de cuatro años que recibió Kikuchi antes de la temporada 2019. Los Mariners tenían opciones de un año en cada una de las siguientes cuatro temporadas invernales (ahora nulas), y en el caso de que declinaran la primera Kikuchi tenía una opción de jugador de $13 millones. Después de 70 aperturas y un promedio de carreras limpias admitidas de 4.97 para Seattle, el lanzador de 30 años decidió buscar otras oportunidades, presumiblemente en busca de otra garantía de varios años. A mediados de la temporada parecía probable que se tomaría la primera opción del club, ya que Kikuchi tenía un ERA de 3.48 hasta la pausa del Juego de las Estrellas. Sin embargo, una marca de 5.98 durante el resto de la temporada lo dejó con un ERA promedio de la Liga tanto en la temporada como en su tiempo como Mariner. Es un lanzador digno de un puesto en la rotación, y uno que probablemente obtenga más de una temporada garantizada en este momento, pero no necesariamente uno al que un equipo pueda recurrir en los momentos importantes: tipo Jake Odorizzi. Hay peores cosas, y es probable que Kikuchi obtenga un contrato similar al del derecho, de dos años y $21.5 millones garantizados.

Thank you for reading

This is a free article. If you enjoyed it, consider subscribing to Baseball Prospectus. Subscriptions support ongoing public baseball research and analysis in an increasingly proprietary environment.

Subscribe now
You need to be logged in to comment. Login or Subscribe