keyboard_arrow_uptop
Baseball Prospectus is looking for a Public Data Services Director. Read the description here.
Image credit: © D. Ross Cameron-USA TODAY Sports

Traducido por José M. Hernández Lagunes

Los San Francisco Giants han pasado oficialmente de la etapa de “¿cómo es posible que lo hagan?” a la de “¿cómo es posible que lo hayan hecho?”, al conseguir el banderín en los últimos minutos de la temporada regular. Recientemente, revisamos las proyecciones de PECOTA para el equipo para darnos una idea de dónde estaban nuestras expectativas colectivas antes de ser destrozadas. Las respuestas… bueno, robando una frase, no eran satisfactorias, pero había muchas. Factores que podrían influir en el rendimiento excesivo de las proyecciones de 30 partidos de los Giants:

  • Sus abridores, vistos como inconsistentes, aportaron calidad y consistencia. Alex Wood abrió 26 partidos después de hacerlo en nueve los dos años anteriores. Anthony Desclafani inició una temporada completa por tercera vez en siete intentos.
  • Logan Webb abandonó su bola rápida de cuatro costuras para convertirse en un lanzador de sinkers y sliders, y de alguna manera transformó ambos en lanzamientos de calidad en el proceso.
  • El bullpen, hombre a hombre, ha superado sus números periféricos durante todo el año, en gran parte porque el equipo seleccionó y moldeó intencionalmente lanzadores de pocas caminatas y muchos roletazos.
  • Su profundidad, tanto en bates como en brazos, permitió al equipo racionar el tiempo de juego, permitiendo más descanso, lo que mejoró la salud promedio, haciendo que los jugadores fueran mejores y estuvieran más sanos.
  • Ah, sí, todos los bateadores de entre 33 y 35 años tuvieron los mejores años de sus carreras al mismo tiempo.

Ninguna de estas posibilidades por sí sola explica a los Giants; todas ellas combinadas apenas se acercan a ello. En dos años y medio, podríamos ser testigos de cómo Gabe Kapler y su personal organizan otro régimen de entrenamiento de primavera mientras responden a las preguntas de los periodistas sobre cómo mantienen su ventaja después de dos trofeos consecutivos. También podríamos ver a Mike Yastrzemski y al propietario Charles B. Johnson sentados amargamente en sillas plegables mientras Webb y el recién contratado Dusty Baker dan fe de la nueva brújula moral de la franquicia. Probablemente no pasará lo segundo. Especialmente lo de las sillas plegables.

Sin embargo, hay un elemento que aún no se ha discutido: la relación entre los puntos cuatro y cinco. Exactamente, ¿Fueron los Giants y su contingente de treintones capaces de capitalizar la situación única presentada por la pandemia? ¿Todo ese tiempo libre, condenado a ver Daniel Tiger con los niños, ayudó realmente a los jugadores más mayores de la Liga?

Darle seguimiento al rendimiento entre año y año basado en la edad es siempre un proceso complicado, porque los datos están llenos de sesgo de supervivencia: los jugadores que tuvieron éxito en el primer año van a tener más oportunidades en el segundo, naturalmente, y especialmente en las últimas etapas, la jubilación elimina a los desafortunados y a los condenados. Por lo tanto, nuestro objetivo es eliminar los factores externos en la medida de lo posible, comparando a cada jugador con la posición que creíamos que tenía el 31 de marzo, en lugar de cómo lo hizo en los 12 meses anteriores.

Para medir esto, tomé las proyecciones de PECOTA de pretemporada para los bateadores en cada uno de los últimos tres años (el rango por el que hemos utilizado la métrica indexada DRC+), y las comparé con los resultados reales de esas temporadas. Desglosando la base total de jugadores por edad, miré específicamente el porcentaje de tiempo de juego que cada grupo de edad promedió sobre las expectativas, así como su rendimiento por DRC+.

No hay grandes sorpresas: sesgo de selección en ambos extremos del gráfico, una curva esperada en el medio. Los jóvenes entre 20 y 23 años quienes llegan a las Grandes Ligas son las estrellas en ciernes, y los que pueden ser eliminados fácilmente de una plantilla si rinden menos. Luego, a los de 24-25 años, llegan el resto de sus compañeros para rellenar los huecos de la plantilla. En la cola, pasada la edad estándar de jubilación, están los miembros del Salón de la Fama y Jeff Mathis.

Voy a dañar un poco la marca corporativa aquí y revelar algo bastante chistoso: PECOTA odia a Jeff Mathis. Más que la última generación de gente de las estadísticas cuando estaba con los Angels. Cada año, Mathis obtiene un DRC+ en los 70s bajos, lo cual—sólo como recordatorio—es realmente, impresionantemente terrible. Y cada año, de alguna manera, PECOTA decide que está acabado, y establece su proyección en algo así como 45, bateo de calidad de risa. Y Mathis consigue tiempo de juego en la MLB, porque por supuesto que lo hace, y registra… un DRC+ de 70s bajos. Nadie en el último lustro ha derrotado más previsiblemente a PECOTA que Mathis. Si lo sacas, la cola de la derecha parece mucho más normal, apuntalada por la esperada banda de Nelson Cruz, Yadier Molina y Albert Pujols.

Sin embargo, lo que realmente nos interesa es ese desvanecimiento posterior a la temporada 31ª. Esta es la zona en la que los jugadores de renombre, a los que se les paga lo suficiente como para ser titulares y trabajar durante sus periodos de inactividad, misteriosamente pierden el control y atraviesan temporadas enteras perdidas. Dale Murphy estaba acabado a los 34 años; también lo estaba Don Mattingly. Su talento inherente se vio erosionado por las incesantes lesiones. Aquí es donde esperaríamos ver un impulso de nuestro arresto domiciliario compartido. ¿O qué no?

 Por favor, ignora la columna de los 41; es na’más Albert Pujols, solito, incinerando su proyectado 84 DRC+. Lo importante es que, a excepción de la edad de 35 años, los treintañeros han invertido completamente la narrativa este año. Ahora son los jugadores de más de 20 años los que tienen un rendimiento inferior. Entonces, ¿es realmente cierto? ¿Los Giants se beneficiaron al accidentalmente dominar un grupo demográfico impulsado por la pandemia?

No, sólo son los Giants. Lo siento. Volvemos al principio.

(Evan Longoria estaba apuntalando a esos jugadores de 35 años; nos estamos tambaleando en una muestra pequeña, pero nueve titulares proyectados a esa edad vieron tiempo este año, y además de la resurrección bien documentada de Evan Longoria, sólo uno, Lorenzo Cain, triunfó por encima de las expectativas al amasar un DRC+ de 104 lastrado por las lesiones. Matt Carpenter y Carlos Santana arrastraron al grupo hacia abajo, pero casi todos fueron uniformemente terribles).

Si hay una tendencia que extraer de este estudio, es que el descanso extra no ayudó realmente a nadie, o al menos no lo suficiente como para dibujar cualquier patrón discernible. Los bateadores de toda la Liga, con algunas excepciones Pujolianas, rindieron peor de lo esperado. Es ese bajón entre 26 y 29 que mencioné antes el que proporciona la pista: la falta de juego y entrenamiento regular perjudicó más de lo que ayudó evitar el desgaste, lo que llevó a un aumento dramático de las lesiones, especialmente de los tejidos blandos, el tipo de lesiones que los jugadores suelen tratar de superar jugando. Cuando se necesitaron suplentes, esa clase de agentes libres de ligas menores del grupo de edad de 26 a 29 años se apoyó más que en la mayoría de las temporadas, y con el tiempo de juego prolongado, su condición de agentes libres de ligas menores (y la falta de experiencia en 2020) quedó expuesta.

En cuanto a los Giants, siguen siendo sólo los Giants. Desafían nuestras herramientas analíticas de la misma manera que las puestas de sol desafían a los poetas, y sin embargo, en ambos casos, seguiremos intentándolo de todos modos, porque ese es nuestro trabajo. Depende de ti si quieres tomar esta bola brillante de imposibilidad naranja y despreciarla como una mentira y un eventual fraude, o atesorarla como una oportunidad para ejercitar la fe. Sea lo que sea, este club de béisbol de San Francisco es un equipo completamente excelente, y verdaderamente único. La exploración de este cuadro de Escher nunca parece envejecer, lo cual es apropiado, porque ellos tampoco lo hacen.

Thank you for reading

This is a free article. If you enjoyed it, consider subscribing to Baseball Prospectus. Subscriptions support ongoing public baseball research and analysis in an increasingly proprietary environment.

Subscribe now
You need to be logged in to comment. Login or Subscribe