keyboard_arrow_uptop
Baseball Prospectus is looking for a Public Data Services Director. Read the description here.

Traducido por José M. Hernández Lagunes

Adoro el béisbol. Y tú también. Si no fuera así, yo no habría escrito esto y tú no lo estarías leyendo. Pero somos prácticos. Sabemos que el juego no es perfecto. Nada lo es, por supuesto. Pero el béisbol se enfrenta a problemas que hacen que el juego sea menos agradable para mucha gente. Abordarlos no es fácil, pero describirlos sí. Así que vamos a ello. Voy a examinar cuatro quejas específicas sobre el juego y a analizarlas de forma novedosa.

Falta de acción. La queja es que no hay mucha acción en el béisbol contemporáneo. Más del 36% de las apariciones al plato (hasta los juegos del sábado, como el resto de las cifras aquí) terminan con un cuadrangular, un ponche, una base por bolas o un bateador golpeado, es decir, por lo general nadie en el campo tiene que hacer algo más que trotar. Se trata de una proporción máxima de todos los tiempos (excluyendo el año 2020, que es lo que haré a lo largo de este artículo). Esa proporción nunca había superado el 30% hasta 2009. Nunca superó el 25% hasta 1986. Hemos pasado de que una de cada cuatro apariciones al plato terminen sin mucha acción a cuatro de cada 11 en 35 años.

Esta es otra forma de verlo. Digamos que tienes un bateador favorito en un equipo. Vas al estadio, o sintonizas un juego, para verlo batear. Y no ves… nada. Tal vez se embase en un error, pero viniste a verlo batear la pelota donde los jardineros no están parados. Pero se va en blanco.

Definamos un irse en blanco como un bateador que obtiene al menos tres oportunidades sin hits en un partido. Esto elimina a los bateadores emergentes, a la mayoría de los lanzadores y a los jugadores quienes son evitados, como Matt Chapman, que el mes pasado se fue de 1-nada con cinco bases por bolas. Un jugador que se va de 3-nada (ha sucedido 5,905 veces este año), o 4 (5,807), o 5 (839), o 6 (37), o incluso 7 (dos veces—Eric Hosmer y Max Muncy en el mismo juego en agosto)—eso define la falta de acción, ¿no?

He dividido las ligas debido al bateador designado. Puede sorprenderte que la Liga Americana tenga sistemáticamente irse de x-nadas que la Liga Nacional. Pero los lanzadores de la Liga Nacional no batean mucho. Sólo tienen un promedio de dos apariciones al plato por partido, y eso puede dividirse entre un abridor y un relevista. Así que, efectivamente, una Liga tiene nueve jugadores con una buena oportunidad de conseguir tres oportunidades en un partido y otra tiene ocho.

Y esos bateadores de la Liga Americana no consiguen un hit a un ritmo que no habíamos visto desde la Era de la Bola Muerta, cuando los lanzadores bateaban mucho más que ahora porque solían completar sus partidos. La alineación media de la Liga Americana está generando 2.85 x-nadas por partido, un nivel que ha sido eclipsado en la historia de la liga sólo siete veces, y no desde 1910. No es tan grave en la Liga Nacional, que está promediando 2.57 x-nadas por partido, menos que en 2013 o 2014, pero todavía muy por encima de la media a largo plazo de 2.50 a pesar de que los lanzadores casi nunca batean tres veces.

Ponches. En 2005, el 16.4% de las apariciones al plato terminaron en un ponche. Esa proporción ha aumentado cada año desde entonces. Pero eso ya lo sabías. Probablemente también sepas que este año vamos a romper esa racha. Sin embargo, eso es sólo si incluyes la temporada de 60 juegos de la pandemia en la línea de tiempo, lo que no estoy dispuesto a hacer. Si descartamos el año 2020, seguimos subiendo: 23.0% en 2019, 23.2% este año.

Veamos los ponches de forma individual, como hice con la falta de acción. Si vas a un juego, probablemente no notarás la diferencia si un equipo se poncha ocho o 10 veces en un juego. Pero si te centras en un jugador, probablemente te darás cuenta si cae ponchado muy a menudo. Un Sombrero de Oro es un bateador que se poncha cuatro veces en un partido. ¿Qué tan común es?

Dos cosas sobre este gráfico. Primero, ha habido cuatro temporadas en las que nadie en una liga se ponchó cuatro veces en un juego: Liga Nacional de 1919, Liga Americana de 1924, Liga Americana de 1929 y Liga Nacional de 1942. Segundo, no sé qué pasó en la Liga Americana en 2019: 152 Sombreros de Oro, 62 más que en cualquier año de la historia de la liga.

Hasta este año. La Liga Nacional está en camino de alcanzar un récord histórico, y la Liga Americana ya ha acumulado más juegos de Sombreros que en cualquier otro año que no sea 2019. Aproximadamente uno de cada once juegos tiene un Sombrero de Oro este año. Hace una década era uno de cada 20. Una década antes, uno de cada 30.

Bolas en juego. Como describí anteriormente, cuando un bateador conecta un cuadrangular, se poncha, camina o es golpeado por un lanzamiento, nadie en el campo tiene que correr, normalmente. Un jardinero puede esprintar para intentar robar un toletazo, pero la mayoría de las veces está mirando cómo vuela la pelota. Estamos hablando de trotar.

Las pelotas en juego no siempre son mucho mejores. Un infield fly no está lleno de acción. Tampoco lo son la mayoría de los foul outs. Una línea a un jugador de cuadro puede ser emocionante, pero el bateo termina en un abrir y cerrar de ojos.

Decidí mirar las asistencias. Si una jugada tiene una asistencia, casi siempre hay gente corriendo. (Bueno, out del 2 al 3 en tercer strike que se sale de la mascota… Pero me entiendes.) ¡Los atrapados robando son emocionantes! ¡Las asistencias de jardineros son realmente emocionantes!

Entonces, ¿qué pasa con las asistencias?

Están cayendo, eso es lo que está pasando. Habrá menos asistencias por juego (tuve que definir un juego aquí como 27 outs, dada la definición de un juego que dobla las reglas de los partidos de extra innings y de los partidos dobles) este año que en cualquier temporada en la historia del béisbol. Y punto. Si tu idea de bolas en juego son outs que requieren una asistencia, estamos viendo una inactividad sin precedentes.

Duración de los juegos. Traté de ser creativo al mirar a los otros tres jinetes. Este es bastante obvio cómo medirlo.

Esto, creo, es una locura. En 2010, menos de un tercio de los partidos de nueve innings duraban tres horas. Ahora lo hacen unos dos tercios. En 2008, sólo el 13% de los partidos duraban tres horas y cuarto. Esa proporción se ha triplicado. ¿Y los partidos de tres horas y media? Menos de uno de cada 20 hace una década. Ahora es más de cuatro veces ese ritmo. (Como recordatorio, según este brillante análisis de Grant Brisbee, el principal problema no son los anuncios ni los cambios de lanzamientos; es el tiempo entre lanzamientos).

***

Resumiendo: La falta de acción, medida por los bateadores que van sin hit, está cerca de los máximos después de la Era de la Bola Muerta. Los ponches, medidos por los bateadores que se ponchan cuatro o más veces en un juego, se acercan igualmente a los máximos. Las bolas en juego, medidas por las asistencias, están en el nivel más bajo de la historia. La duración del juego, medida por, bueno, la duración del juego, se está disparando.

Puede que los cuatro jinetes no estén cabalgando, pero ciertamente han ensillado.

(Nota: Al investigar este artículo, me enteré de que los Cuatro Jinetes del Apocalipsis no se refieren al fútbol de Notre Dame, sino a un pasaje de la Biblia, el libro del Apocalipsis, que no menciona nada sobre un cielo azul-gris de octubre, y que presumiblemente no fue escrito por Grantland Rice).

Thank you for reading

This is a free article. If you enjoyed it, consider subscribing to Baseball Prospectus. Subscriptions support ongoing public baseball research and analysis in an increasingly proprietary environment.

Subscribe now
You need to be logged in to comment. Login or Subscribe