keyboard_arrow_uptop
Baseball Prospectus is looking for a Public Data Services Director. Read the description here.
Image credit: Neville E. Guard - USA TODAY Sports

Traducido por José M. Hernández Lagunes

En nuestro último reporte, señalamos que a finales de mayo—60 días tras el inicio de la temporada—habían ocurrido 239 asignaciones individuales de lanzadores a la lista de lesionados. Eso es mucho más que en 2019 (184) y 2018 (167) en el mismo punto de la temporada. Pero está por debajo de los 254 de la temporada pasada, un resultado de los dos campamentos de entrenamiento de primavera (y verano) abreviados de la temporada pasada.

Sin embargo, las lesiones de los bateadores son otra historia. Tras de 60 días, hubieron 138 bateadores colocados en la lista de lesionados en 2018, 137 en 2019, 165 en 2020 y la friolera de 188 en 2021. ¿Qué está pasando?

El siguiente gráfico desglosa las colocaciones en la lista de lesionados de bateadores por tipo de lesiones hasta el 15 de junio y en puntos similares en las últimas tres temporadas.

Como puedes ver, han habido muchos más esguinces y distensiones esta temporada en comparación con años anteriores. Las enfermedades se han disparado en la 2020-21 en comparación con la 2018-19, pero, por supuesto, ya sabemos de qué se trata. (Hay que tener en cuenta que los periodos en lista de bajas por COVID-19 no están incluidas en las cifras citadas anteriormente).

Se ha dicho que este año ha habido una explosión de lesiones de tejidos blandos. Es cierto, pero no es especialmente informativo. Los tejidos blandos—músculos, tendones, ligamentos y cartílagos—constituyen siempre la gran mayoría de las lesiones, como puede verse. Si las lesiones aumentan, casi tautológicamente, las lesiones de tejidos blandos aumentan, a falta de un acontecimiento exógeno como el COVID-19.

El mayor aumento se produce en las distensiones o esguinces. Aquí es donde se han producido.

En comparación con 2019—dejemos de lado 2020—ha habido un aumento de las distensiones en cada parte del cuerpo que no sea la cabeza/cuello, la parte inferior del brazo y la mano para los bateadores. Las distensiones del torso (principalmente oblicuos y costillas) se han duplicado desde 2019, pero están en línea con 2018. Pero en términos de números absolutos, son las distensiones y esguinces de la parte superior de la pierna. Hubieron 35 bateadores asignados a la lista de lesionados con esguinces de la parte superior de la pierna en este punto de la temporada en 2018, 34 en 2019, 32 en 2020 y 59 este año. Eso es siete por cada cuatro en 2019.

Hay tres grandes grupos musculares en la zona superior de la pierna: la ingle, el cuádriceps y los isquiotibiales. (Los glúteos también, aunque Hyun Jin Ryu es el único jugador este año que ha pasado tiempo en la lista de lesionados con una distensión de glúteos, y es un lanzador). Cualquier atleta recreativo probablemente tenga una amplia experiencia con los tres. Son músculos importantes, que se utilizan en cada paso que se da. Cualquier pellizco no-trivial significa que tienes que descansar durante un tiempo para mejorar. (En serio, tómate un  descanso. Haz otros ejercicios. Hielo y vitacilina no lo curarán. Confía en mí. También vale para las lesiones de pantorrilla).

Como muestra el siguiente gráfico, un grupo de músculos es responsable de la mayoría de las distensiones de la parte inferior de la pierna, y el número de distensiones se ha disparado este año.

Los isquiotibiales son un grupo de tres músculos a lo largo de la parte posterior del muslo. Las lesiones de isquios son especialmente probables en actividades que requieren arranques y paradas repentinas. Como, por ejemplo, el béisbol.

La revista Orthopaedic Journal of Sports Medicine—¿qué, dejaste expirar tu suscripción?— publicó un estudio sobre las lesiones de los isquiotibiales en el béisbol en 2019, con datos recopilados durante las temporadas 2011-16. Tenía varias conclusiones, muchas de las cuales presagian el recuento de los caídos de este año.

  • Las lesiones en los muslos están aumentando.
  • Más del 60% ocurren al correr las bases. Más de la mitad se producen cuando los bateadores corren de home a primera.
  • El tiempo medio de baja fue de 14.5 días, muy por encima del umbral de 10 días de lista de lesionados.
  • Suelen ser recurrentes; la tasa de reincidencia fue del 16% en los años estudiados.
  • Suelen ser graves; sólo el 12% eran esguinces leves de grado 1. El resto fueron lesiones de grado 2 y 3, con desgarros parciales o completos.
  • El índice de lesiones es más alto en abril, seguido de mayo y luego de junio. Por lo tanto, es razonable esperar que la ola de lesiones en los isquiotibiales disminuya.

¿A qué se debe el repentino aumento de las lesiones de muslo este año? Entre las causas de las lesiones de isquiotibiales se encuentran la falta de calentamiento antes del ejercicio y los desequilibrios musculares, como la rigidez de los cuádriceps o la debilidad de los glúteos. Ninguna de ellas debería darse en el caso de los atletas profesionales. El 2 de mayo de 2007, los Yankees despidieron al Director de Mejora del Rendimiento, Marty Miller, tras una serie de lesiones en los isquios del jardinero Hideki Matsui y de los lanzadores Chien-Ming Wang, Mike Mussina y Phil Hughes. ¡Cuatro!

Los Braves, los White Sox y los Twins ya tienen cuatro bateadores en la lista de lesionados con lesiones en los isquiotibiales. Los Diamondbacks, Cubs, Brewers y Giants han tenido tres. Sólo Cleveland, Oakland, Philadelphia, St. Louis y Washington han evitado que un bateador vaya a la lista de lesionados con una lesión en sus muslos. Y, por supuesto, esto es sólo hasta los juegos del martes. Todavía quedan, en promedio, 96 juegos por equipo, con cientos y cientos de isquios en riesgo. Y el director general de uno de los equipos más afectados parece no saber cómo prevenirlos.

“Todavía no llegamos a ninguna conclusión, pero es una pregunta muy justa y a la que, francamente, estamos dedicando mucho tiempo internamente. Siendo justos, es importante señalar que hemos visto un aumento de este tipo de lesiones en todo el juego. No es sólo un problema de los White Sox en sí. También existe el elemento de la mala suerte o la mala suerte agrupada de estas cosas que se apilan unas encima de otras. Esas pueden ser las explicaciones, pero francamente, ninguna de ellas nos satisface especialmente a nivel interno. Hemos tenido numerosas conversaciones sobre este tema con [el vicepresidente ejecutivo] Kenny [Williams], con [el propietario] Jerry [Reinsdorf], Jerry junto con nosotros, con nuestra gente de rendimiento deportivo en diferentes campos, tanto interna como externamente para tratar de obtener algún tipo de explicación. De nuevo, aún no hemos llegado a la conclusión y al final hay algunas explicaciones potenciales no relacionadas con los White Sox. Pero es una pregunta justa y que nos preocupa a todos aquí y a la que estamos ansiosos por encontrar una solución.”

—Rick Hahn, gerente general de los White Sox; reportado por Daryl Van Schouwen en el diario Chicago Sun-Times.

Thank you for reading

This is a free article. If you enjoyed it, consider subscribing to Baseball Prospectus. Subscriptions support ongoing public baseball research and analysis in an increasingly proprietary environment.

Subscribe now
You need to be logged in to comment. Login or Subscribe
ari blum
6/18
Muy interesante, gracias para escribiendo y la traduccion