keyboard_arrow_uptop
BP360 is Back! One low price for a: BP subscription, 2022 Annual, 2022 Futures Guide, choice of shirt
Image credit: Charles LeClaire-USA TODAY Sports

Traducido por Carlos Pérez

¿Quién entre nosotros, en los días de primavera, no soñó con exhibiciones dominantes de la camada de terceros bases en las grandes ligas? Quién no se ilusionó por una tormenta de Ke’Bryan Hayes, sobre batazos profundos de Alec Bohm en la noche veraniega, y líneas potentes de Cavan Biggio a los huecos del jardín.

Y, sin embargo, hasta los juegos del martes, ninguno de esos tercera bases tenía más de 0.5 WARP en lo que llevamos esta temporada. El mejor del trío es Biggio, que ha tenido un 0.4 WARP en 151 apariciones al plato.

Así que aproximadamente al mismo punto en la temporada (60 juegos) de lo que constituyó la temporada completa 2020, ¿qué hemos aprendido de estos jóvenes tercera bases? ¿Quién está simplemente experimentando un pequeño bajón y quién está demostrando que nuestras fantasías de marzo no eran del todo realistas?

Empecemos con Hayes, que puede ser clasificado como decepción solo por una lesión. Hayes continuó su fantástica campaña 2020 rompiéndola en primavera, jonroneando en el Día Inaugural, y entonces… sufrió una lesión en la muñeca dos días después que le costó dos meses completos.

A menudo las lesiones reducen y limitan poder, pero no ha sido el caso de Hayes. Ha conseguido ya un cuadrangular y tres partidos con múltiples imparables en sus primero cuatro partidos fuera de la lista de lesionados. El crédito es de Pittsburgh, que no le metieron prisa para volver. Es una muestra pequeña, obviamente, pero está rompiendo la pelota. Hayes ha incrementado su porcentaje de bateo duro, y su poder aislado está muy por encima del .300. No hay razón para pensar que esto es temporal.

“Es nuestro mejor jugador y más talentoso, así que es un gran empujón”, dijo su compañero, Jacob Stallings.

¡Yo también os lo dije! Debo ser un genio, ¿verdad? Bueno, sobre eso… También confiaba mucho en Alec Bohm, y las cosas no han ido del todo bien para él, por decirlo suavemente. Hasta los juegos del martes, Bohm ha registrado una línea de bateo de .209/.254/.301. El esquinero en Philly ha sido consistente, también: solo que un nivel muy por debajo de su .881 OPS de 2020. Su OPS en abril fue de .549, y fue de .552 en mayo. Así que sí, está ofreciendo una producción de la que puedes depender, simplemente no la suficiente.

Es un conjunto de dificultades, sin embargo, lo que ofrece tanto esperanza para el futuro como una gran ausencia de respuestas. Bohm le está pegando a la bola más duro en general esta temporada, sin embargo, ha visto su BABIP descender casi 140 puntos. Más aún, tiene unos 12 rodados de doble play, el más alto de la liga, en respuesta a este contacto duro. Está abanicando más a los pitcheos, pero principalmente en la zona, lo que sugiere que los lanzadores están encontrando agujeros en su swing. Pero los lanzadores contrarios no han cambiado, de manera significativa, la mezcla de lanzamientos que le ofrecen.

“Es un nuevo mes”, parece ser la teoría de Bohm a la posible solución. “Lo que pasó en los dos primeros meses está detrás. Esa es la mentalidad aquí. Nos movemos hacia delante y no miramos hacia atrás.”

Honestamente, es tan bueno como cualquier cosa que se me pueda ocurrir. Bohm todavía se queda en stand-by.

Soy menos optimista sobre Cavan Biggio, sin embargo, aunque pretendo verle en Buffalo-on-Trenton y actualizar mis sentimientos con un vistazo en directo esta semana. Pero ha habido puntos problemáticos con los números de Biggio desde hace un tiempo. Su porcentaje de pelotas duras bateadas bajó significativamente en 2020 respecto a 2020, y ese declive parece darle la razón a las preocupaciones sobre él: que su enfoque paciente no sería suficiente para sostener su producción en cuanto los lanzadores comenzaran a atacarlo más en la zona. No solo eso ha continuado en 2021, también hemos visto un incremento correspondiente en la ratio de strikeout y un descenso en el ratio de pasaportes. Esto sugiere que su habilidad para controlar sus turnos al bate y maximizar sus resultados está en un descenso agresivo.

Incluso la lesión que le obligó a ir a la enfermería (una lesión en el ligamento espinal cervical) no proporcionó mucha razón para el optimismo, especialmente a corto plazo, sobre su habilidad para regresar y producir regularmente. Tengo dudas reales sobre Biggio, tanto en 2021 como más allá.

Antes de que terminemos esta columna, sin embargo, debemos hablar sobre el Jugador de la Semana de la Liga Nacional, Patrick Wisdom. Ha volado la cerca siete veces en sus primeras 40 apariciones al plato. No es un jugador joven a sus 29 años, incluso cuando Jason Heyward regresó e hizo que Wisdom fuera el tipo extraño en la alineación, pero ha seguido jugando cada día en la tercera base. ¿Por qué? Oh, claro, por todo eso de “siete jonrones en sus primeras 40 apariciones al plato”.

Probablemente no te sorprenda si digo que no espero que este ritmo continúa, pero con Bryant sintiéndose cada vez mejor para ocupar el jardín central, los Cubs tienen la habilidad para mantener a Wisdom en el terreno de juego hasta que su elevada ratio de strikeout o alguna otra regresión (¡58.3% de sus elevados se van del parque!) le alcance.

Thank you for reading

This is a free article. If you enjoyed it, consider subscribing to Baseball Prospectus. Subscriptions support ongoing public baseball research and analysis in an increasingly proprietary environment.

Subscribe now
You need to be logged in to comment. Login or Subscribe