keyboard_arrow_uptop
Baseball Prospectus is looking for a Public Data Services Director. Read the description here.
Image credit: © Denny Medley-USA TODAY Sports

Traducido por Marco Gámez

Hace apenas unos días, vimos a Corey Kluber dejar sin hits a los desafortunados Texas Rangers en lo que representó el sexto (o quizás el séptimo) juego sin hits de la temporada. El récord de juegos sin hits en una temporada en la era moderna es siete; ya en mayo, estamos en camino de romper esa marca, tal vez incluso duplicarla.

En muchos sentidos, el dominio de los lanzadores en la temporada 2021 es la culminación de décadas de avance en las artes del lanzamiento, lo que lleva a lanzadores que lanzan bolas rápidas más rápidas y lanzamientos quebrados que se mueven más que nunca. Pero este año se ha producido una abrupta y repentina aceleración de la tendencia a favor de los lanzadores dominantes, y parte de la razón proviene de la pelota misma. Así como la pelota condujo a la oleada de jonrones que caracterizó a la mayor parte de finales de la década de 2010, también está impulsando el dominio de los lanzadores y ayudando a establecer la tasa de ponches más alta en la historia de la liga.

A diferencia de años pasados, esta temporada MLB nos dijo que cambiarían la pelota de beisbol, e incluso dijeron cómo lo harían. Los primeros resultados sugieren que la pelota no es exactamente como la describieron: aunque los datos fueron consistentes con una ligera reducción en el peso (que condujo a una mayor velocidad de salida y menos recorrido), no hubo señales de que redujeran el COR, lo que debería reducir la velocidad al salir chocada por el bate. Pero ese cambio de peso muy pequeño, similar al peso de uno o dos sujetapapeles, podría haber sido suficiente para cambiar no solo la forma en que la bola sale del bate, sino también la forma en que sale de las manos de los lanzadores.

La principal forma en que los lanzadores generan movimiento en su arsenal es a través de la fuerza Magnus, que empuja la pelota en la dirección opuesta a su eje de giro. (Dejaré de lado el efecto de giro turbulento por la costura desplazada, que también es importante pero solo lo usan algunos lanzadores, algunas veces). Una bola rápida, por ejemplo, se mueve hacia arriba (en relación con el mismo lanzamiento sin giro) porque va girando hacia atrás, creando una presión en la parte inferior de la pelota y doblando el lanzamiento hacia más arriba.

La velocidad de giro es fundamental para este movimiento, porque cuanto más rápido gira la pelota, más se mueve el lanzamiento. El valor de giro de cada revolución adicional imparte un poco más de flexión, lo que a su vez hace que el bateador tenga más dificultad para hacer contacto o, dependiendo del tipo de lanzamiento, un contacto potencialmente más débil. Incluso un pequeño aumento en la velocidad de giro, como una docena de RPM, puede significar una gran mejora en el rendimiento de un lanzamiento.

Como resultado, los lanzadores anhelan la velocidad de giro y hacen todo lo posible para maximizarla por casi cualquier medio necesario. Por lo tanto, un aumento en la tasa de efectos en toda la liga en cada tipo de lanzamiento de aproximadamente dos docenas de RPM sería como darle a cada lanzador dominante en el juego un regalo extra para hacerlos aún más difíciles de batear.

Eso es exactamente lo que hemos visto. En general, casi todos los tipos de lanzamiento están girando más que el año pasado por amplios márgenes. Como documenté en un artículo reciente, el aumento no se concentra entre unos pocos lanzadores, sino que está generalizado en toda la liga. La naturaleza repentina y universal del aumento sugiere que no se trata de sustancias pegajosas mejoradas o una táctica de jugador individual, sino algo que influye en todos los lanzadores: la pelota de beisbol.

Algunos jugadores notaron, ya en los entrenamientos primaverales, que las nuevas pelotas giraban más o que eran más fáciles de agarrar. A medida que avanzó la temporada, más lanzadores han culpado públicamente más a la pelota, incluido Clayton Kershaw en una entrevista reciente. Fabian Ardaya, resumiendo los comentarios de Kershaw, escribió que “lo que sea que haya hecho la MLB con la pelota no está funcionando”.

El aumento en la velocidad de giro se traduce en mucho más movimiento del esperado. Por ejemplo, las curvas comenzaron a caer verticalmente de forma abrupta alrededor de un 10% más entre 2020 y 2021. La velocidad de giro de la curva también se incrementó, además la proporción de pulgadas movidas por RPM ha aumentado de verdad, lo que significa que incluso no solo es que la pelota es más fácil de agarrar, sino que hay algo más sobre ella que la hace doblarse más en vuelo.

Existe una posible explicación simple de por qué sucedió esto. El memorando de la liga de antes de la temporada afirmaba que la nueva pelota de béisbol de 2021 sería aproximadamente un uno por ciento más liviana que en temporadas anteriores. Debido a la mecánica del lanzamiento y lo exquisitamente sensibles que son los bateadores al movimiento de lanzamiento, ese cambio del uno por ciento puede haber terminado favoreciendo a los lanzadores mucho más de lo anticipado.

El peso puede afectar el movimiento de la pelota dos veces. Primero, cuando la pelota deja la mano del lanzador, la pelota más liviana debe girar un poco más rápido al salir. Este efecto es el mismo que produce cifras récord en cuanto velocidades de salida del bate se refiere: la misma fuerza aplicada a un objeto más ligero lo mueve un poco más. En segundo lugar, a medida que la pelota de béisbol que gira más rápido viaja sobre su trayectoria de vuelo desde el lanzador hasta el plato, las fuerzas del efecto Magnus que doblan su trayectoria deben hacerlo un poco más debido a ese peso reducido. La bola un poco menos pesada podría causar las dos consecuencias observadas, más giro y más movimiento por giro.

Los efectos de la pelota de béisbol en el movimiento se suman a las tendencias a largo plazo en el diseño y la optimización del arte de lanzar que han neutralizado cada vez más a los bateadores en el plato. Desde 2018, hace solo tres años, el movimiento lateral de la bola curva ha aumentado un 25%, el movimiento lateral del slider un 20%. No todos esos cambios se produjeron este año y algunos pueden derivar de una modificación en los sistemas de seguimiento (en 2020, la liga se cambió al seguimiento de la cámara Hawkeye), pero han ido acompañados de tasas de ponches cada vez mayores.

Mientras los bateadores desconcertados luchan por reaccionar a los cambios en el movimiento de los lanzamientos en toda la liga (y otro kph más en la velocidad), el promedio de bateo de la liga, como era de esperar, se ha desplomado al nivel más bajo en décadas. Los cambios recientes de la pelota de béisbol habían sido el mayor aliado del bateador para mantener a flote la ofensiva en toda la liga al agregar carreras a través de jonrones. Pero ahora que la pelota ha cambiado de nuevo, le ha quitado todo el progreso ofensivo desde 2015 con la explosión de ponches.

Esto es una advertencia a la liga que intenta modificar las características de un juego que no parece comprender del todo. Según mi interpretación de los datos aerodinámicos que se obtienen de los juegos, MLB logró reducir el peso de la pelota, pero no parece haber amortiguado sus velocidades de salida como dijeron que lo harían. Pero, debido a que no probaron la nueva pelota de béisbol en un escenario de juego en vivo (hasta donde sabemos), tal vez no consideraron lo que haría una pelota de béisbol más liviana con la tasa de ponches (K, por su sigla en inglés).

También existe la posibilidad de que lo que sea que le hizo la MLB a la pelota afectó más que solo el peso. Blake Snell, Kershaw y otros han notado que las costuras de la pelota se sienten diferente este año, lo que puede afectar a algunos lanzadores y a algunos tipos de lanzamientos más que a otros, permitiendo que los lanzadores generen aún más agarre y fricción. “Las costuras son tan grandes que la gente es capaz de conseguir esa resistencia con el giro, la fricción, para poder lanzar esas realmente incómodas pelotas que se hunden”, dijo Kershaw en una entrevista reciente durante un juego en SNLA.

Las consecuencias no deseadas siempre complicarán los esfuerzos para modificar la esférica, pero podrían haberse minimizado si MLB hubiera estado dispuesta a hacer una evaluación más completa de la nueva pelota. En cambio, la ofensiva de la liga se ha tambaleado de un extremo (cifra moderada de carrera anotadas que fueron impulsadas casi en su totalidad por jonrones) a otro (escasa cifra de carreras anotadas, con dominio de los ponches). Una vez más, la pelota está dictando la forma del juego a la oficina de la liga, en lugar de que sea la oficina de la liga la que dicte la forma de la pelota.

Thank you for reading

This is a free article. If you enjoyed it, consider subscribing to Baseball Prospectus. Subscriptions support ongoing public baseball research and analysis in an increasingly proprietary environment.

Subscribe now
You need to be logged in to comment. Login or Subscribe