keyboard_arrow_uptop
BP360 is Back! One low price for a: BP subscription, 2022 Annual, 2022 Futures Guide, choice of shirt
Image credit: Charles LeClaire - USA TODAY Sports

Traducido por Carlos Pérez

Antes de los juegos del martes por la noche, los San Diego Padres poseían un récord de 13-11. Esto puede estar lejos de las predicciones de grandeza que se hicieron antes de la temporada, pero todavía están al alcance de esa grandeza.

Aun así, gran parte de esa relativa decepción ha llegado por la parte de los bates. Los Padres, como staff de lanzadores, han registrado una ERA+ de 129, que es como ensamblar un staff entero solo de la carrera de Justin Verlander.

Hemos visto algunas de las preguntas ya respondidas, sobre todo enfáticamente. Digo esto no tanto porque lo que pasa en abril vaya a ser el destino (aunque Rob Mains nos recordó que significa más de lo que algunos piensan) y más porque estamos viendo que algunos patrones continúan más allá de 2020.

Como dice el dicho: un mes aquí, una temporada alterada parcialmente por el COVID, y de repente ya cuentas con una muestra relevante.

Empecemos con Joe Musgrove. Quizá hayas escuchado que lanzó un juego sin hit, ¡algo importante en San Diego! Allí tuvieron a un lanzador relevista pegar un jonrón ganador en 1986, algo más llamativo, si me preguntas. Pero supongo que todos queremos algo que no tenemos.

El juego sin hit no es la única apertura exitosa de Musgrove, que está en 29 entradas de 55 DRA- esta temporada hasta el momento. Ya había impulsado su ratio de ponches en 2020 hasta el 33.1% desde su marca de 21.9% en 2019, justo a tiempo para que los Pirates lo traspasaran por, supongo, principalmente Hudson Head. ¡Todo para evitar pagarle $4.45 millones en 2021!

Pero una combinación de la mala suerte de los Pirates y la falta de marketing le enviaron a la posición 123 en las ligas de fantasía el pasado invierno. En otras palabras, Musgrove era, en promedio, el quinto abridor de los Padres escogido por los jugadores de fantasía. Ahora quizá sea el mejor que tienen. Tiene un repertorio de cinco lanzamientos (cuatro a los diestros, ya que el cambio es exclusivo para los zurdos) muy similar a 2020, y su control ha mejorado a todas luces. Si seleccionaste a Chris Paddack por encima de Joe Musgrove… bueno, mis condolencias.

Musgrove tendrá competencia en lo alto de esa rotación de Blake Snell, seguramente, pero algo curioso le sucedió Blake Snell en su camino hacia el estrellato, lanzando nueve entradas cada vez después de ser liberado de Kevin Cash y su Computadora de Sueños Rotos. Tras cinco entradas, la apertura más larga de Snell ha sido de 5 1/3 entradas. ¿Por qué es ese número familiar? Ah, sí. Es cierto.

Pero bueno, es abril. Snell podría convertirse en el maratoniano que muchos predijeron al marcharse de Tampa. Pero ahora camina más de cinco bateadores por entrada, y está siendo consistente. Ha concedido al menos dos pasaportes en sus cinco aperturas. El zurdo necesitará mejorar su control para durar más en los juegos, sin importar qué camiseta vista. Y voy a necesitar verlo antes de creerlo.

Ese tipo de cosas suceden todo el tiempo. Nos dicen que algo habría sucedido ya si no fuera por fuerzas externas (Ichiro o Tony Gwynn bateando con poder, por ejemplo, o Ben Shapiro produciendo un argumento de buena fe). Cuando esas circunstancias cambian y los resultados permanecen igual, mi escepticismo sube.

Hay al menos una pizca de esperanza en sus resultados cuando se enfrenta al orden de bateo por tercera vez, donde registra una línea de .154/.214/.308. Todo eso en solo 14 apariciones al plato hasta el momento. Snell fue escogido, en promedio, el 44º este invierno. Necesita ser un lanzador capaz de enfrentarse a una alineación por tercera vez para justificarlo.

En el mundo de los cerradores de los Padres, Mark Melancon ha ocupado el rol de la novena entrada de manera excelente. Lo hace a su manera, también, con un combo de cortada y curva que produce mucho contacto débil pero pocos ponches espectaculares para acentuar esos salvamentos. Probablemente soñabas con Drew Pomeranz en ese papel, o incluso Emilio Pagán, o quizás un renacer de Keone Kela. Pero ha sido Melancon, y como las cenas al aire libre post-vacuna, aunque no son lo elegantes y lujosas que esperabas, cumplen su función.

Nuestra lección final de los lanzadores de los Padres viene de Ryan Weathers, que ha sido impresionante en este 2021. Hay posiblemente un rol para él en San Diego. ¿Por qué? En primer lugar, ha lanzado una ERA de 0.59 durante sus primeras 15 1/3, con 16 ponches y solo cinco bases por bolas. Segundo, los Padres decidieron agresivamente darle titularidades muy temprano en la temporada.

Las circunstancias alrededor de Weathers mejoran su relevancia. Otros potenciales abridores para los Padres, como Michel Báez y Adrian Morejón, han sido víctimas de las lesiones, y el grupo de personas que piensan que Paddack va a ser mejor que Weathers cada vez se hace más pequeño.

Incluso si Weathers es simplemente un relevista multi-entradas, en ligas de fantasía profundas tendrá valor para ti. ¿Pero hay una versión de la temporada 2021 donde vemos a cinco lanzadores de los Padres conseguir aperturas regulares por encima de él? Musgrove, Snell, Darvish y… ¿el propenso a las lesiones Dinelson Lamet? ¿Paddack? Esa es la lista de lanzadores abridores esta temporada para San Diego, sin asumir más lesiones para un grupo que incluye a Lamet, que está actualmente en la lista de lesionados. Así pues, al menos 25 aperturas para Weathers me parece probable, incluso si añaden jugadores antes del cierre de mercado.

Sobre la cantidad de apoyo ofensivo que puedes esperar, bueno, considérame escéptico porque no creo que terminen 13º en la Liga Nacional en porcentaje de slugging. Creo que este grupo estará bien.

Thank you for reading

This is a free article. If you enjoyed it, consider subscribing to Baseball Prospectus. Subscriptions support ongoing public baseball research and analysis in an increasingly proprietary environment.

Subscribe now
You need to be logged in to comment. Login or Subscribe