keyboard_arrow_uptop
Baseball Prospectus Needs Your Help! Check out our call for contributors!
Image credit: Peter G. Aiken-USA TODAY Sports

Traducido por José M. Hernández Lagunes

Después de una temporada en la que no hubo estadísticas de ligas menores para basar proyecciones, y sólo muestras pequeñas para añadir a las existencias para los jugadores de Grandes Ligas, PECOTA es una herramienta más vital que nunca. Si se utiliza correctamente, puede detectar tanto los cambios en el rendimiento que se mantendrán, como los contratiempos o las lagunas que no deberían atenuar nuestra perspectiva sobre un jugador. A continuación presentamos 10 jugadores cuyas proyecciones ofensivas brincan para 2021.

Yordan Álvarez, BD, Astros

Está de regreso, y PECOTA anticipa venganza por la temporada perdida que fue el 2020. Álvarez apareció en esta misma lista el año pasado, después de su sorprendentemente dominante temporada de novato, pero no tuvo la oportunidad de demostrar que el sistema tenía razón o estaba equivocado en 2020, gracias a una lesión de rodilla. Hace un año, el sistema lo proyectó como uno de los seis mejores bateadores del béisbol, pero esta vez es aún más optimista. Los únicos bateadores con un DRC+ más alto proyectado que los 154 de Álvarez son Mike Trout y Juan Soto. Sólo Trout, Pete Alonso y Eugenio Suárez proyectan batear más cuadrangulares.

Brian Anderson, 3B, Marlins

En sus tres temporadas completas hasta la fecha, Anderson ha registrado cifras de DRC+ de 109, 108 y 106. La flecha de tendencia es prácticamente una línea recta, y considerando la forma en que los jugadores envejecen en el juego de hoy, ese no progreso cuenta como una disminución. Sin embargo, Anderson cumplirá 28 años hasta mayo, y mostró mejor poder en 2020 que en el pasado. PECOTA proyecta que todo se acomodará y alcanzará un 115 DRC+ en 2021, la perspectiva más optimista para cualquier bateador de Miami. Un BABIP proyectado de .327 alimenta esa proyección, pero no es irrazonable, si Anderson recupera la consistencia de la batear líneas a los jardines, algo que le falló en el ambiente enrarecido de la pelota pandémica.

Alec Bohm, 3B, Phillies

Los puntos de comparación entre Bohm y Kris Bryant son bastante difíciles de ignorar. Al igual que Bryant, Bohm fue elegido en lo más alto del draft, y no encontró ningún nivel en el que los lanzamientos pudieran desafiarlo seriamente hasta que llegó a las Mayores. Incluso allí, en una temporada ciertamente corta y extraña, Bohm se vio muy bien, aunque un BABIP de .410 infló sus números brutos, y el DRC+ lo consideró más bueno-para-ser-novato que realmente bueno. Para su segundo acto, PECOTA ve grandes cosas: un 117 DRC+, y un WARP de 2.3.

Sin embargo, el paralelismo verdaderamente revelador con Bryant podría ser que el perfil de Bohm está mucho menos centrado en el poder de lo que sugiere su tamaño. PECOTA sólo proyecta 17 cuadrangulares (con a 28 dobletes), pero sólo lo tiene ponchándose 123 veces en 580 apariciones al plato. Al igual que Bryant, podría acabar siendo más completo (aunque menos letal) de lo que algunos imaginaban.

Yandy Díaz, 3B/1B/BD, Rays

Sé honesto: cuando abras las proyecciones de PECOTA, Díaz ni siquiera será el bateador de los Rays cuyo nombre termina en -andy en el que te fijarás primero. Sí, al sistema le pinta que Randy Arozarena siga bateando. Sin embargo, le gusta aún más Díaz. No está proyectando el fin de su interminable espera para que todos esos músculos se traduzcan en cuadrangulares, pero sólo otros nueve jugadores ostentan un OBP proyectado más alto que el de Díaz de .383, y todos son superestrellas. Con su buena disciplina en el plato, sus habilidades de contacto y su capacidad para conectar la pelota con fuerza (aunque principalmente al suelo), Díaz es un jugador difícil de poner out, siempre que esté lo suficientemente sano como para estar en la alineación. Su proyección de 122 DRC+ sería un salto impresionante desde su marca de 100 durante su carrera.

Alex Dickerson, JI, Giants

Hay 11 jugadores en la lista de profundidad de los Gigants con cifras proyectadas de DRC+ de 100 o más, empatando con los Yankees y los Blue Jays con la mayor cantidad de jugadores de este tipo en las Mayores. Sin embargo, su líder proyectado no es ninguno de sus veteranos famosos, ni siquiera el repentino candidato a MVP Mike Yastrzemski; es Dickerson, con 122. Tampoco se trata de una exuberancia irracional. El año pasado, Dickerson bateó la bola más fuerte que nunca, la puso en el aire más a menudo, y aún así mantuvo su tasa de ponches muy por debajo del promedio de la Liga. Todavía tenemos que ver los efectos de las dimensiones modificadas del Oracle Field durante una temporada completa, pero jugadores como Dickerson y Brandon Belt (el segundo mejor Gigante, según el DRC+ proyectado) parece que serán los mayores beneficiarios.

Paul Goldschmidt, 1B, Cardinals

A la edad de 32 años, a menudo hay que hacer ciertas concesiones para mantener la mayor cantidad posible de su capacidad anterior. Goldschmidt lo hizo hábilmente en 2020, cambiando algo de potencia por contacto. Eso frenó lo que había sido una tendencia preocupante de aumento de la tasa de ponches para el bateador estrella, y el uso del campo opuesto más a menudo dio buenos resultados en las bolas en juego. PECOTA proyecta que, con una temporada completa para concretar estos ajustes (y hacer otros nuevos), puede seguir desafiando la curva de envejecimiento. En sus últimas tres temporadas, Goldschmidt ha registrado marcas de DRC+ de 136, 119 y 126. Este año, está previsto que alcance los 138.

Eloy Jiménez, JI, White Sox

Las dos primeras temporadas de Jiménez sugieren una tendencia, con cifras de DRC+ de 105 y 114, y de hecho, PECOTA lo sitúa en 122 para 2021. No es una proyección sorprendente, para un jugador que se está haciendo rápidamente famoso por su capacidad tipo Miguel Cabrera de destruir lanzamientos, incluso los bien ejecutados, enviándolos a todas las partes del parque. Jiménez cree que puede batear cualquier bola, y tiene razón más a menudo de lo que cualquiera podría suponer.

Sin embargo, a diferencia de Cabrera, Jiménez abanica y falla a un ritmo bastante alto, y amplía su zona de strike con demasiada frecuencia. Como defensor en el jardín izquierdo, hace una buena imitación de Cabrera, pero por eso Cabrera fue trasladado rápidamente a la primera base. Las mejores comparaciones de PECOTA cuentan la historia de Jiménez mejor que la de Cabrera: Pete Incaviglia, Justin Upton, Greg Luzinski. Como nos asegura PECOTA, quieres a cualquiera de esos tipos en la caja de bateo, casi en cualquier momento. Esperas verlos tan poquito como sea posible en el campo.

Nate Lowe, 1B, Rangers

En una temporada invernal dedicada principalmente a deshacerse de contratos y a empezar desde cero, Texas encontró tiempo para traer a un jugador bastante bueno. La perpetua sobreabundancia de jugadores sólidos—más no espectaculares—que son los primeros bates, obligó a los Rays a deshacerse de alguien, y los Rangers se beneficiaron. Lowe, de 25 años, no logró impresionar a los Rays (ni al RDC+) en su breve paso por las Grandes Ligas en 2019 y 2020. Sin embargo, arrasó en las ligas menores altas antes de eso, con un OBP por encima del .400 y mucho poder. PECOTA ahora cree que producirá un DRC+ de 115, conectará 15 cuadrangulares y obtendrá 45 bases por bolas en Texas, en poco menos de 400 apariciones al plato. Pero si juega tan bien, no temas: también jugará más a menudo.

Sean Murphy, R, Athletics

Un par de impresionantes cuadrangulares en la postemporada anunciaron a Murphy a la audiencia mundial en 2020, pero había hecho mucho para establecerse a lo largo de la temporada corta. PECOTA proyecta que dará un diminuto paso atrás desde su 113 RDC+ en 2020, pero si simplemente cumple con su proyección de 109 DRC+, Murphy será bastante productivo para su posición. Como la mayoría de los receptores, se ha desarrollado lentamente—ya tiene 26 años—pero eso podría significar simplemente que Murphy está listo para ser más consistente y hacer el siguiente conjunto de ajustes necesarios más rápidamente que otros jugadores inexpertos.

Jared Walsh, 1B/BD, Angels

Probablemente—finalmente—hemos dejado de hablar de Walsh como un jugador con dos vías, y está bien. En 2020, hizo algunos cambios importantes en la configuración de su swing, y estos produjeron tremendos resultados. Siempre ha tenido un poder excelente, pero realmente lo puso en exhibición durante la temporada corta, gracias sobre todo a ser mucho más capaz de hacer contacto consistentemente. PECOTA no está del todo convencido de ese cambio, y cree que se volverá a ponchar en más de una cuarta parte de sus oportunidades en 2021, pero pronostica 28 cuadrangulares y un DRC+ de 107 en 547 apariciones al plato. Si Walsh puede manejar eso, y si los Angels obtienen lo que PECOTA cree que obtendrán de Trout y Anthony Rendón, serán un equipo peligroso en el Oeste de la Liga Americana.

Thank you for reading

This is a free article. If you enjoyed it, consider subscribing to Baseball Prospectus. Subscriptions support ongoing public baseball research and analysis in an increasingly proprietary environment.

Subscribe now
You need to be logged in to comment. Login or Subscribe