keyboard_arrow_uptop
Baseball Prospectus is looking for a Public Data Services Director. Read the description here.
Image credit: © Gary A. Vasquez-USA TODAY Sports

Traducido por Marco Gámez

A principios de la semana pasada, nos enteramos de que el ex incondicional de los Yankees, Masahiro Tanaka, firmó con las Rakuten Eagles de Nippon Professional Baseball. Brendan Gawlowski, de FanGraphs, calificó el acuerdo como “el fichaje más sorprendente de la temporada de descanso”, y los detalles ciertamente sorprenden. Pero la firma de Tanaka también encaja en un patrón: el béisbol japonés se ha vuelto cada vez más agresivo en la contratación de agentes libres estadounidenses, fichando a más jugadores de MLB en los últimos cuatro años que en toda la década anterior.

Es posible que recuerdes a los agentes libres de la MLB que se dirigieron de manera dispersa a la tierra del sol naciente en años pasados: Adam Jones en 2019, Kevin Youkilis anteriormente en 2013,  Nyjer Morgan en 2012, y así sucesivamente. La mayoría de las veces, NPB parece ser considerada como el destino para los jugadores japoneses importados a MLB que ya no quieren (o no pueden) jugar en los Estados Unidos, desde Tanaka hasta Hiroki Kuroda pasando por Daisuke Matsuzaka. Desde la explosión de la agencia libre en la MLB, los estadounidenses que viajaban a Japón eran, en general, del tipo Cuatro A, cuyo mejor ejemplo es el rey de los jonrones de la NPB, Wladimir Balentien.

Pero la cantidad y calidad de la participación de Japón en el mercado de agentes libres de Grandes Ligas ha cambiado bastante en los últimos años. NPB está fichando a muchos más jugadores y agentes libres de mucha más calidad que antes. Este gráfico muestra cuántos de los agentes libres, rastreados por ESPN, fueron a Japón, usando una media móvil de tres años, desde 2006.

Tanaka es solo la punta del iceberg de una masa mucho mayor de agentes libres que parten hacia las costas japonesas. En los últimos cuatro años, 17 agentes libres rastreados por ESPN se han unido a la NPB. En toda la década de 2007 a 2016, solo 13 agentes libres de Grandes Ligas fueron a Japón. La actividad alcanzó su punto máximo el año pasado con seis MLB que partieron hacia las costas japonesas. 2021 ha tenido un comienzo impresionante, con dos jugadores ya firmando con equipos de la NPB. Varios factores están impulsando la migración: Mientras la temporada de descanso de MLB se está alargando a enero y febrero, la NPB y la KBO todavía arman sus plantillas temprano, ofreciendo una oportunidad única para la seguridad laboral en el mercado actual. Y como han demostrado los fichajes de Josh Lindblom y Chris Flexen, cruzar el Pacífico ya no condena a la invisibilidad con respecto a los equipos de las Grandes Ligas. A medida que los jugadores prospectos de MLB se hagan escasos y más jugadores se dirijan hacia el este, se espera que la línea se proyecte aún más hacia arriba.

Tampoco es pura cantidad. NPB está atrayendo jugadores con currículos mucho más llamativos que antes. Tanaka representa el ejemplo más inusual, como señala  Gawlowski, debido a su registro consolidado de productividad en MLB y su relativa juventud. Varios sistemas de proyección lo ubicaron en algún lugar entre 1-3 WAR para la temporada 2021, lo que lo convertiría en un lanzador abridor de mitad de rotación con un valor entre $10 y $20 millones. Por lo tanto, es un jugador útil para la gran mayoría de equipos de la liga.

Por supuesto, Tanaka es un caso especial porque es japonés. Mudarse a casa le permite vivir más cerca de su familia, en un país que conoce y que ha tenido mucho más éxito en la gestión de COVID-19. Ciertamente, le dio a los Eagles algo así como un descuento de ciudad natal (y “país de origen”) pero, probablemente, podría haber encontrado algún tipo de contrato en los Estados Unidos por un salario más alto que el valor promedio anual (AAV, por sus siglas en inglés) de $ 8.6 millones que Rakuten le paga.

Antes de este año, solo otro jugador entre los 100 mejores agentes libres de cada temporada de descanso (según ESPN) había firmado con un equipo japonés: Hiroki Kuroda, que ocupó el puesto 13 en 2014. Fue, en muchos sentidos, un caso más anormal que Tanaka: A los 40 años (frente a los 32 de Tanaka), a Kuroda no le quedaba mucho béisbol y quería retirarse en la liga donde comenzó. Jugó durante dos temporadas más (ambas excelentes) en la NPB antes de colgar sus zapatos.

Solo este año, dos de los 100 mejores de MLB habrán sido fichados por la NPB: junto con Tanaka, quien está en el puesto 11, Domingo Santana, ocupante del puesto 89, será el otro. Santana no tiene conexiones aparentes con ese país. Si bien existen preocupaciones legítimas sobre Santana, las proyecciones lo ubicaron en el nivel de reemplazo o ligeramente por encima de él con un historial reciente de ser un bateador aceptable. Especialmente si el bateador designado llega a ambas ligas, muchos equipos podrían arrepentirse de no haberse arriesgado con Santana. MLB siempre perderá a algunos jugadores de avanzada edad, nacidos en el extranjero, que quieran regresar a casa; si también empieza a perder toleteros en la mitad de sus carreras, con años por delante, el mercado de agentes libres puede estar incluso menos saludable de lo que parece.

Debido a que la información sobre los salarios de NPB no es detallada y es incompleta, es difícil decir cómo los contratos de la liga japonesa se alinean con propuestas comparables en los Estados Unidos. Sin embargo, los valores de los contratos anuales de MLB se han estancado en los últimos años, mientras que los pocos contratos de NPB publicados que conocemos parecen estar aumentando. El acuerdo de Kuroda para regresar en 2014 fue por $ 4.9 millones y fue el más alto de la liga en ese momento. El de Tanaka está más del 50 % por encima de eso. Si otros salarios se han mantenido a la par de los ofrecidos a estas estrellas japonesas que regresan, entonces la NPB podría atraer a bastantes agentes libres como Santana y llevárselos de MLB. El creciente número de talentos que abandonan la MLB sugiere que están haciendo precisamente eso.

(Según el autor de Baseball Prospectus, Kaz Yamazaki, el acuerdo de Santana fue por $ 1 millón, además de incentivos. Pero Kaz advirtió que esos detalles no han sido corroborados).

No es exactamente el momento de presionar el botón del pánico: La NPB probablemente no buscará fichar a Nolan Arenado en la próxima temporada de descanso, por ejemplo. Pasará mucho tiempo antes de que Rakuten le pague a cualquier jugador los contratos de $ 20 a $ 30 millones que son comunes para las estrellas aquí. Sin embargo, los salarios que ofrecen son suficientes para atraer al nivel más bajo de agentes libres estadounidenses, a pesar de que han pasado de fichar a veteranos jugadores estadounidenses que no pueden conseguir trabajos en Grandes Ligas a indiscutibles lanzadores abridores de mitad de rotación.

Pero, la entrada de Japón en el mercado muestra cuán frío está el movimiento de transacciones para los jugadores del tipo de Santana. Y si los salarios en la NPB continúan aumentando al ritmo que lo han hecho durante la última media década mientras la MLB se estanca, es posible que no pase mucho tiempo antes de que equipos como Rakuten deban ser considerados como destinos válidos para al menos algunos talentos estadounidenses.

Thank you for reading

This is a free article. If you enjoyed it, consider subscribing to Baseball Prospectus. Subscriptions support ongoing public baseball research and analysis in an increasingly proprietary environment.

Subscribe now
You need to be logged in to comment. Login or Subscribe