keyboard_arrow_uptop
Baseball Prospectus is looking for a Public Data Services Director. Read the description here.
Image credit: Darren Yamashita-USA TODAY Sports

Traducido por Carlos Pérez

Los Toronto Blue Jays fichan al SS Marcus Semien por un año y $18 millones.

Quitemos la narrativa de en medio: Semien, que terminó tercero en la carrera por el MVP de la LA 2019, tuvo problemas junto al resto de nosotros en la temporada abreviada, bateando .223. Su recompensa fue quedarse atascado en el flujo de agentes libres en el campocorto, saliendo de ahí solo a través de un contrato para cambiar de posición e intentar recuperar su valor en un aspirante a los playoffs.

Esa será la opinión que circule mayoritariamente, sobre todo entre las aficiones que no consiguieron los servicios de Semien. También es probablemente falso. En primer lugar, no pensaste realmente en términos de promedio de bateo, ¿verdad? Las otras grandes marcas valoraron su temporada 2020 a un ritmo de 1.5 o 2.5 victorias, pero el WARP, que considera DRC, estableció su producción alrededor del nivel de las cuatro victorias, o básicamente el nivel de gran jugador que era antes de ese increíble 2019. Esto es porque comparado con OPS+ y wRC+, DRC+ se interesa menos en el promedio de bateo, especialmente cuando el resto de los elementos de su producción fueron estables. En 2019 bateó .285. En 2020 bateo .225. A ojos de DRC fue un bateador de .255 en ambos años, y debería serlo en el futuro. (Si insistes en pensar en términos de promedio de bateo, al menos recuerda que la liga promedió .248 el año pasado).

Pero 60 puntos de promedio de bateo son muchos, así que merece la pena buscar a dónde se fueron. El perfil de la bota bateada de Semien no fue muy diferente; intercambió algunos rodados por elevados, que cayeron en su BABIP. Hay una razón para eso, no obstante, ya que Semien vio formaciones especiales en más del 40% de sus apariciones al plato, un incremento dramático. Antes de que te preocupes demasiado, ten en cuenta que no es exactamente un bateador que le pegue con éxito al medio del campo; su ratio de bateo al lado natural del 44% es tres puntos porcentuales superior al promedio de la liga. No es tiempo de llorar por el BABIP de Semien aún.

Su disciplina al plato también fue consistente. Tomó malos lanzamientos a la misma ratio (19% frente al 19.5% de 2019) y abanicó a lanzamientos en la zona más que nunca. El problema es que no bateó esos strikes, y su ratio de contacto bajó a niveles de pre-grandeza de Semien. Un factor interesante: el antiguo jugador de los Athletics tuvo una nueva filosofía al bate en 2020, abanicando al primer lanzamiento mucho más que antes. Eso es un viejo proverbio sabermétrico, pero en este caso la agresividad no pagó dividendos, ya que solo pegó .267 (.300 de slugging) cuando puso la bola en juego con cuenta de 0-0. Dicho esto, su OPS fue casi 200 puntos superior que cuando dejó el bate en el hombre en su primer lanzamiento.

En cierta manera, el 2019 de Semien parece ilusorio en su poder. Los sencillos puede que regresen, pero sus dobletes de 2020 (4.3%) y jonrones (3.3%) se asemejan a la norma de su carrera (4.7% y 3.2%, respectivamente). Una vez más, por perspectiva, los segunda base de la liga tuvieron un porcentaje de slugging de .386 la pasada temporada, así que una potencia de 15-20 jonrones es todavía una novedad en estos tiempos modernos, si no dejan de crecer. ¿O quizás la regresión tan dura fue culpa de un músculo oblicuo? Amigos, siempre hay un oblicuo.

¿Ves qué tan fácil es ser negativo sobre Semien? Es increíble. Todas estas críticas hacen fácil olvidarse de que según WARP fue el 19º mejor jugador de posición del béisbol en este año atípico, empatado con Juan Soto.

Es igual de fácil, a la vez, ser positivo sobre los Blue Jays, que después de perderse los fichajes de la primera camada de agentes libres han conseguido convencer a varios ases. La suma de Springer en el centro y Semien en segunda (donde ha jugado en el pasado (distante), así que la penalización de cambiar de posición de Carleton no aplica aquí) solidifica la ofensiva de la plantilla de Toronto. Lourdes Gurriel Jr., Teoscar Hernández y Springer ocupan los tres puestos del jardín, mientras Semien empuja a Cavan Biggio a tercero, que empuja a a Vlad Guerrero Jr. a primera, dejando a Randal Grichuk y Rowdy Tellez el puesto de BD y bateo emergente.

La rotación todavía es un trabajo en proceso, y no hay mucha ayuda en términos de prospectos; el equipo podría soportar fichar a un jugador del estilo de Taijuan Walker para ocupar el agujero dejado por el agente libre Taijuan Walker. El bullpen era un área de fortaleza, y debería ser potenciada con la adquisición de Kirby Yates, pero podría ver algo de regresión. Aún así, es una muy buena semana para ser un aficionado de los Blue Jays, y quizás no tan buena para apoyar a los Rays. Toronto parece destinado a ser el segundo mejor equipo de la LA Este, y parece que seguirá creciendo en el futuro cercano.

El propio future de Semien es sorprendentemente constreñido para alguien que acaba de firmar un contrato. Una ratio por año de $18 millones no está lejos de la opinión de los expertos, pero la mayoría de las personas esperaban de él un contrato de tres o cuatro años en lugar de uno. Para Toronto tiene sentido; el prospecto Jordan Groshans está programado para debutar en 2022. Pero para el nuevo segunda base de los Blue Jays, su preferencia fue clara, maximizar el AAV y jugar con un gran contrato mientras seguía en sus 30. No es la peor idea: un retorno a 2019 obviamente le hará ganar una fortuna, e incluso otro 2018 le hará recuperar estadísticas tradicionales y ayudar a su causa. Hay dos problemas principales: que su pérdida de ratio de contacto es real, o lo más probable, que se muestre incapaz en un año en segunda, ya sea por reputación o por métricas peores, y regrese al campocorto.

Aún así, esos son problemas para otro día. Entretanto: Los Toronto Blue Jays son buenos. Marcus Semien es Bueno. El fichaje fue Bueno. Todo es bueno, hasta la próxima cosa que leas. —Patrick Dubuque

Impacto en Fantasía

Marcus Semien (↑)

El equipo más caliente (que jugó sus partidos de casa en 2020) en Nueva York son los Blue Jays. Este equipo tiene todo: jóvenes superestrellas, más jóvenes superestrellas, y estrellas no tan jóvenes con las adiciones recientes de George Springer y Semien. Cualquier jugador que se una a esta alineación para ser titular tiene una flecha hacia arriba para 2021, y el jugador de 30 años no es una excepción, cambiando un parque beneficioso para los lanzadores y una alineación normal a un parque beneficioso para los lanzadores y una alineación con calidad.

No hace falta enfriar los ánimos. Todo resultó en su campaña 2019, que lo vio terminar tercero en la votación al MVP de la LA, pero sus números: un promedio de bateo de .285, 33 jonrones, 10 robos y 123 carreras fueron una excepción en un perfil ofensivo bueno, pero no genial. Mientras que no pongamos muchas expectativas (algo como 25 jonrones y 10 robos que la mayoría de los sistemas de proyecciones lanzan antes del fichaje, con carreras y RBI ajustados ligeramente hasta casi llegar a 100 y 90, respectivamente) Semien será otro jugador excitante de los Blue Jays que fichar en 2021.

Rowdy Tellez / Randal Grichuk / Alejandro Kirk (↓)

Incluso después del fichaje de Springer, quienes creían en uno o más del trío formado por Tellez, Grichuk y Kirk podían hacer la suficiente gimnasia mental para convencerse a sí mismos de que su(s) chico(s) podrían encontrar turnos al bate en una alineación de los Jays cargada de jugadores. Esa matemática sube a álgebra de nivel universitario con el fichaje de Semien. La posición de bateador designado todavía existe, pero un escenario realista ve al bateador zurdo Tellez y al bateador diestro Grichuk compartir la posición, negando el valor de fantasía de ambos. Quizás los Jays tienen más ases en la manga, pero de momento, ninguno de los tres merece que se invierta por ellos en fantasía.  —Nate Grimm

Thank you for reading

This is a free article. If you enjoyed it, consider subscribing to Baseball Prospectus. Subscriptions support ongoing public baseball research and analysis in an increasingly proprietary environment.

Subscribe now
You need to be logged in to comment. Login or Subscribe