keyboard_arrow_uptop

(More information on BP En Espanol.)

Traducción por Marco Gamez

Esta temporada resultó ser bastante buena para los sistemas de proyección en general y para nuestro PECOTA en particular. PECOTA proyectó que Boston, Cleveland y Houston ganarían las divisiones de la Liga Americana, con Los Ángeles y Chicago imponiéndose en la Liga Nacional Oeste y Central, respectivamente. Tenía a los Mets con 86 victorias, Nationals con 85, y a los Giants con 84, así que estuvimos cerca con nuestra proyección para el campeón de la Liga Nacional Este, pero nos fue mal a la hora de predecir los Comodines.

Nos criticaron bastante por sugerir que los Dodgers ganarían nueve partidos más que los Cubs; la diferencia real es de 12 partidos. De manera similar, nuestra proyección de que los Twins tendrían el segundo mejor récord en la Liga Americana Central fue recibida con burla, pero jugarán la postemporada por primera vez desde 2010. En total, una temporada bastante buena para PECOTA.

Las proyecciones de Mets y Giants, por supuesto, fueron erradas, pero que casi todo el mundo erró con ellos también. Y aquí hay otra más: proyectamos a los Padres con el peor récord en las mayores, en 68-94. Esto fue común en casi todas las predicciones que existen. Y no solo fueron los algoritmos como PECOTA. Los humanos también estaban de acuerdo. De los 62 integrantes de Baseball Prospectus que participaron en nuestras proyecciones de pretemporada, todos menos dos tuvieron a los Padres en último lugar en la Liga Nacional Oeste. Ningún otro equipo en las mayores fue escogido unánimemente para concluir en el sótano.

No tendrán el peor récord en la Liga Nacional Oeste; ese lo tendrá el desastre que fueron los Giants. Tampoco tendrán el peor récord en todo el béisbol; los Tigers, Giants, Phillies y White Sox tienen peores marcas. Es probable que los Mets y Reds también concluyan por detrás de los Padres. Los Braves, A’s, Pirates, y Marlins también están al alcance. Esto no quiere decir que sean un buen equipo. Hasta el miércoles, San Diego tenía un registro de 70-88 y estaba 31 partidos por detrás de los Dodgers. También estaban 14 partidos por detrás en la lucha por el segundo Comodín. Los Padres obtendrán una selección muy alta en el draft amateur del próximo junio.

Pero este es un equipo que se había convertido en una especie de broma. Su dueño los llamó “fallas miserables”. El Gerente General fue suspendido por no revelar el historial de lesiones de jugadores que cambiaron. Él también desbancó el sistema de ligas menores del club cuando realizó una serie de transacciones antes de la temporada 2015 que resultaron ser rotundos fracasos. Tomaron tres jugadores de niveles muy bajos en el Draft de Regla 5 y los mantuvieron todo el año en el equipo mayor. Su inicialista del Día Inaugural fue Jhoulys Chacin, quien había sido puesto en libertad por los Rockies después de la temporada 2015 y quien había acumulado exactamente 0.0 WARP al combinar sus registros en las cinco temporadas anteriores.

Así que el hecho de que los Padres fueran “solamente” malos en lugar de ser pésimos se tradujo en una sorpresa. ¿Cómo lo hicieron? Antes de llegar a eso, permítanme subrayar dos puntos. En primer lugar, si eres fan de los Padres, probablemente sabes todo esto. Supongo que la mayoría de ustedes (como yo) no les han prestado tanta atención. En segundo lugar, para una tener una verdadera idea del club, escuche este DFA Podcast con Bryan Grosnick y R.J. Anderson. (Y mientras lo escuchas, ¡suscríbete! Es un podcast muy bueno.)

***

Austin Hedges, receptor extraordinario. Hedge presentó números consistentes en ese departamento en las ligas menores, y este año fue titular en la alineación. Es el segundo receptor en las mayores en totalizar +23.8 en carreras enmarcadas, y junto con su buena capacidad para el bloqueo y lanzamiento a las bases, le da 29.3 FRAA, fácilmente el mejor entre los actuales receptores de las Grandes Ligas. No es muy buen bateador, pero su mascota lo ha convertido en el MVP de los Padres según WARP, con 3.8.

Tienen piernas. Los Padres son segundos en las mayores en BRR. Han sido los mejores en avanzar a los corredores con roletazos y están entre los mejores en avanzar a sus corredores gracias a elevados y a hits. Cory Spangenberg ocupa el octavo lugar en las mayores con 5,4 BRR, liderando el camino. Los Padres no se embasan mucho (son últimos en las mayores con un .299 OBP), pero una vez que lo logran, corren las bases mejor que casi todo el resto de equipos.

Los nuevos jardineros. Los Padres tienen cinco jugadores con al menos 2.0 WARP. Hedges y Spangenberg son dos. Wil Myers, probablemente usted también lo adivinó. ¿Los demás? Uno, el jardinero central Manual Margot, cumple 23 hoy (¡feliz cumpleaños!). Él es conocido a los conocedores de prospectos; lo clasificamos en el puesto 18º en todo el béisbol antes de esta temporada y en el puesto 14º antes de la temporada 2016, por lo que su temporada de novato con producción de .270/.321/.421 no es una sorpresa.

El otro, el jardinero izquierdo José Pirela, surgió inesperadamente. El jugador de 27 años lidera el equipo con un TAv de .302, pero sólo apareció en 83 partidos, en parte porque estuvo en el equipo Triple A de El Paso hasta junio, y en parte porque una lesión en los dedos terminó su temporada a principios de este mes. Compiló un OPS de .568 en 59 partidos de Grandes Ligas repartidos por tres temporadas antes del 2017, por lo que su producción de .288/.347/.490 – le sirvió para encabezar el equipo en esas tres estadísticas (min 250 PA) – lo cual es una agradable (aunque parcialmente alimentado por un BABIP de .343) sorpresa.

(El tercer jardinero, Hunter Renfroe, ha sido bueno – .275 TAv, 1.6 WARP- pero ha quedado por detrás de Margot y Pirela.)

El All-Star. El representante de los Padres en Miami no fue la “Cara de la Franquicia” Myers; sino que fue el relevista zurdo Brad Hand. Hand, a quien los Padres reclamaron vía waivers después de que fue designado para asignación por los Marlins en abril pasado, lideró a las mayores en apariciones el año pasado y fue nombrado cerrador del club después de que Brandon Maurer fue cambiado a los Royals en julio. Su efectividad de 2.21 es la octava más baja entre los relevistas de la Liga Nacional con al menos 50 entradas lanzadas, y esta acompaña a 3.16 DRA y 3.09 FIP. Es elegible para el arbitraje el año que viene, y puede ser agente libre en el 2020, por lo que fue una sorpresa que no fuera cambiado antes de la fecha límite para las transacciones, pero su ratio de 5,1 K/BB y 32 por ciento en la ratio de abanicado le brindó a San Diego un brazo confiable en el cuerpo de relevistas para el final de los partidos.

Lanzadores Sin-Nombre. Seis lanzadores de los Padres han generado al menos 1.0 WARP. De ellos, dos -Domelson Lamet y Craig Stammen – ni siquiera justificaron una mención en el Anuario 2017 de Baseball Prospectus. Un tercero, Kirby Yates, solo fue merecedor de una oración de una línea en el Anuario 2016. (Y si te lo estabas preguntando, Lamet recibió un codiciado Premio Vogelsong en mayo y Stammen consiguió uno en agosto.) Lamet tiene una efectividad de 4,57 y 3,77 DRA en 21 aperturas, ponchando 139 en 114 1/3 entradas. Stammen tiene una efectividad de 3,10 y 3,53 DRA mientras lidera el equipo con 78 1/3 entradas en labor de relevo. Yates, adquirido también vía waivers de los Angels en abril, ha ponchado a casi el 40 por ciento de los bateadores que ha enfrentado en 54 2/3 de entradas en relevo, estableciéndose como el preparador del equipo de la octava entrada.

***

¿Significa esto que los Padres están al borde de la contención? Bueno no es para tanto. Van a perder 90 partidos, más o menos, este año, y juegan en la misma división que dos, y probablemente tres, equipos con proyección clara de ir a los playoffs. Están por encima de la media sólo en el fildeo (son cuartos en la Liga Nacional en la eficiencia defensiva ajustada al parque), y son 13º en TAv, 10º en DRA para los relevistas, y 14º DRA para sus brazos abridores. Su porcentaje de tercer orden en cuanto a victorias (basado en sus estadísticas subyacentes y la calidad del oponente) es seis juegos peor que su porcentaje real, lo que sugiere que han tenido suerte para ganar tantos juegos como han logrado.

Pero no han sido los peores, ni los segundos peores, e incluso tampoco están entre los seis peores equipos del béisbol actual. Eso puede ser no óptimo en términos de ubicarse mejor para el draft de peloteros aficionados, pero es mucho mejor de lo que PECOTA esperaba.